jueves, 2 de junio de 2011

Por qué no procede el capitalismo

Asumir que estamos en crisis cuando la mayor parte de la población tenemos prácticamente de todo tipo de servicios y bienes de consumo, es asumir que somos esclavos por el sistema capitalista de quienes tienen en su poder los diversos medios de que se fueron apropiando abusivamente para su beneficio, en detrimento del resto social que a modo de esclavos y consumistas tenemos que trabajar engordarles.
  • Asumimos que somos esclavos por el sistema capitalista cuando, gracias al desarrollo de técnicas productivas que nos descargan de trabajos groseros y nos posibilitan crear sin mayores esfuerzos productos altamente refinados, aceptamos que se nos pase el tópico de la crisis.
  • Cuando, consiguientemente, ya no se puede seguir produciendo como míseros asalariados al ritmo anterior y por ello se nos impide todavía más el derecho al bienestar y a la vida digna.
  • Cuando, sometidos a una paz larga e indigna, a una esclavitud impuesta por los franquistas a efectos enriquecerse a nuestra costa como lo han hecho, aceptamos su tópico de estamos en crisis y permitimos que se nos niegue por su puto sistema capitalista ese derecho que debería ser inalienable al bienestar y a la vida digna.

Definamos las formas de "el poder", del que se apropiaron los católicos a efectos de mantenernos esclavos, de ellos y de sus cachorros, por el sistema capitalista: Poder económico (incluidos los medios de producción y servicios), poder político, poder judicial, poder militar y poder mediático. Los pilares en que se asienta "el poder" son, los ayuntamientos, las magistraturas fijas como movibles, la iglesia y la administración (de la miseria para con nosotros la gente de abajo).

Y cuando ya no es ni volverá a ser posible seguir produciendo al mismo ritmo para engordarles, en su voluntad de mantenernos alienados por todo tipo de obscurantismo y quedarse ellos con todo lo nuestro de que se apropiaron repito que abusivamente, nos pasan al resto social el tópico de la crisis (pero guardándose muy mucho de definirla) y al que le toque sufrir las consecuencias de la falta de política social adecuada para con el pueblo real por todos esos falsos populares del poder: que en realidad están usando de las naciones a modo de feudos para su beneficio (como si fuesen señores feudales), se le deja en el desamparo sin la menor intención de remediar los problemas desde la raíz a fin de que todos podamos disfrutar de un merecido bienestar y seguridad de vida, ya que ello implicaría un cambio de sistema que les igualaría en gran medida al resto social y eso claramente no les interesa a estos cucos (el cuco es el grande y astuto pájaro que hace que a él y a sus crías los alimenten y engorden las pequeñas e ingenuas avecillas).

Viven de la corrupción de la sociedad de derechos que querían y estaban elaborando para nosotros nuestros nobles antepasados greco-latinos antes del advenimiento de la mafia católica, ellos como sus comparsas lameculos que les secundan en la preservación del statu quo. Todos ellos prevaricadores y golpistas cuando el pueblo no traga por el juego seudo-democrático por el que burlan nuestras expectativas realmente populares: Legislatura tras legislatura y generación tras generación, en clara voluntad de perpetuar el sistema por el que viven a costa del sometimiento del pueblo por sus malas artes.
  • Se aprovechan del infantilismo y desamparo en que se nos mantiene por la alienación de nuestros intereses políticos a efectos de que ni siquiera sepamos cómo debemos defendernos: Desunidos por técnicas diversas, acobardados por la política del miedo que tan bien se les da, como por sus reiterados golpes fratricidas, incluida esa forma de terrorismo psicológico que son las religiones de cara a los inmaduros, o por sus argumentos de que sin ellos nada puede funcionar adecuadamente porque los demás no estamos preparados, etc.
  • Y seguirán explotando todo esto mientras que no nos unamos decididos a hacernos respetar, según una doctrina favorable a una sociedad de derechos auténtica. Seguirán explotándonos mientras que no convirtamos al pueblo en un poder fáctico (equivale a decir de hecho), con capacidad para escindir en dos la historia de la humanidad y comenzar una última y definitiva era anticristiana para nuestro beneficio: En vez de esclavizados por esos falsos cristianos que son los católicos, que se limitan a fingir creer en lo que no creen a fin inducir a otros a asumir, e incluso a respetar (como si fuesen respetables) tales creencias o invenciones.
  • Se debe respetar únicamente lo respetable, pero ni remotamente a los parásitos, cuentistas y terroristas: disfrazados de angelitos o golpistas, y no debemos doblegarnos ni siquiera por el terror –bélico o psicológico– como el que puedan infundir con sus comunicados religiosos o mediáticos, con sus hogueras o cruces si se decidieran a intentar algo así nuevamente, o con la violencia de estado de la que no se privan sirviéndose de perros falderos o de cobarde y borreguil carne de cañón contra nosotros (su forma moderna de imponerse).

El pueblo necesita de un rearme doctrinal y bélico, que lo capacite para hacerse respetar y defender por sí mismo una sociedad de derechos libre del parasitismo o corrupción fascista (con conocimiento de causa para no cometer las barbaridades que se dice cometieron los bolcheviques en Rusia, haciendo de aquello un horrendo remolino de venganzas, aunque en parte de seguro que se lo buscaron quienes con anterioridad habían abusado de ellos). Y debe lograrse impartiendo un "quatum" de derecho constitucional muy básico (embrionario) desde la más tierna infancia (en vez de haciendo a los niños cantar maestros fascistas en las escuelas el cara al sol o rezando el padrenuestro, ¡Cabrones!), e intensivamente por medio de una iglesia de liberación alternativa a las religiones por las que hasta la actualidad nos estuvieron amansando a los pueblos del mundo a fin explotarnos impunemente: Con sus moralinas y predicando intervenciones mágicas o divinas sobre las cosas humanas, a fin de que esperándolas infantilizados e incluso aterrorizados por sus engañosas y terroristas prédicas favorables a la paz borreguil, conseguir que pase el tiempo sin cambios efectivos o reales y así poder mantener más fácilmente el orden de cosas establecido para su beneficio, en el que tan bien les va a los fascistas y sus dragones guardianes del "Statu quo" a nuestra costa.
  • Por contraposición, nuestra doctrina debe ser para ponernos en disposición de defender: con conocimiento de causa, el tipo de sociedad de derechos que quisieron para nosotros la nobleza antigua que nos legó el derecho romano para que, hecho efectivo y no permitiendo que judicatura alguna demorase la resolución de las causas como si tuviesen que estudiar las carreras (sin duda de que a fin de enriquecerse a costa de los litigantes con clara voluntad de hacer también ellos de las instituciones de justicia objeto de negocio particular), tuviésemos justicia efectiva (como quien paga al contado) y viviésemos en función de los merecimientos según las prestaciones de cada cual al resto social (los parásitos, sobran).

Como es sabido, por mor de los dados en llamar buenos abogados se obtienen sentencias ridículas a cambio de todo tipo de graves delitos. (Pensando en buena lógica, además de lo que ya sé por haber estado largos años penando una sentencia abusiva, lo que en realidad se cuece y no sale a la luz por la radical opacidad del tema penitenciario de cara al resto social –al que alienan de éste y demás temas políticos usando a la conveniencia de ellos del poder mediático como del religioso–, es que a cambio de fuertes sumas de dinero sobre las mesas de los más diversos tribunales sentenciadores [prebendas, tráfico de influencias y similares], magistrado presidente, magistrados y fiscal pintan hechos en vez de juzgarlos o, cuando no, simplemente los dejan prescribir sin duda que gracias a la mediación de fuertes intereses o simplemente al botín que se reparten cuando de graves delitos económicos se trata.)
  • Por el poder mediático e Internet como medio para la información, pero fundamentalmente por el estudio de la historia, se sabe de multitud de prevaricaciones judiciales históricas realizadas con total impunidad. Pero posiblemente no de la manipulación documental sistemática que se da por los más diversos centros penitenciarios, a fin de retener en ellos indebidamente a la gente más humilde (o de liberar a la más poderosa indebidamente, pintando a tales efectos a multireincidentes de angelitos, incluso reiteradamente). Si mal no se me informó, cada interno en prisiones le cuesta al erario público alrededor de cinco millones de las antiguas pesetas anuales (más que lo que ganan dos trabajadores sin cualificar). Pero como es para alimentar la corrupción por ellos de la sociedad de derechos, para los trabajadores no hay dinero y sí para que lo administre la zorra supuestamente al cuidado de las gallinas (así es imposible que los fondos del erario público surtan por lo que pagamos en ningún ámbito institucional). Si a los centros penitenciarios se fuese diariamente para hablar con los más diversos internos y controlar así lo que allí sucede (desde el marco de un "Observatorio de prisiones" controlado por el pueblo), o si viesen claramente lo que se nos hace a los que supuestamente vivimos en libertad (que es lo que trato de conseguir con mis trabajos) y tuviesen ustedes un poco de imaginación, se darían una idea cuando menos aproximada de lo que se les hace a los internos en prisión, hecho sobre el que por supuesto pienso volver por extenso en otro contexto más adecuado y así no extenderme aquí mucho más.
  • Ya para concluir, en esta otra viñeta les aclaro que, cualquier doctor en derecho puede y debería dictar sentencia en el momento que se le presentase a su consideración cualquier causa y, en un plazo de alrededor de 15 días, citar a las partes involucradas para efectuar posibles revisiones de sentencia en función de que, una vez consultados por las partes los pertinentes asesores legales e investigados los motivos de cualquier posible desacuerdo con la "sentencia a priori", aplicar los posibles eximentes, atenuantes o agravantes que en principio no se hubieren considerado a tales efectos (por haber delinquido los encausados en estado de enajenación mental como atenuante o eximente, ocultación del delito como agravante, etc.). Y que si a modo de constante histórica se demoran como se hace la resolución de las causas, no tiene otra explicación que lo es a fin de enriquecerse a costa de los litigantes a los que por este procedimiento "ablandan": La supuesta saturación de los juzgados no es sino que una excusa válida para justificar sus arteras demoras, tal y como se recoge en determinados asertos históricos, y cabe deducir en buena lógica (que no de lo que nos quieran hacer creer los interesados en que este orden de cosas no cambie, por motivos obvios).

A mí me echarán los perros y no sé qué otras cosas harán o intentarán hacer. Pero si la humanidad aceptase mi guía política (que les participo en este foro), para salir de esta crisis sistémica hacia otro orden de cosas. Y consecuentemente aceptase servir de puente hacia otra humanidad futura muy superior a la actual (afectada por retrasos irrecuperables, por incapacidad para pensar como estadistas y en consecuencia saber querer los medios para someter a nuestra voluntad a quienes actualmente nos someten por los diversos medios engañosos y/o abusivos a la de ellos), nunca más volveríamos a padecer ninguna otra crisis. Yo estoy dispuesto, asimismo, a servirles de guía personalmente, tan grande en mis horas buenas como no es posible encontrar otro (no cuando estoy dormido ni en mis horas bajas, por supuesto: Ya que todos somos borricos y pollinas, ellas como nosotros y, en consecuencia, incluso los más sabios alguna que otra vez emitimos rebuznos).