jueves, 25 de agosto de 2011

Limpiemos la historia, ensuciada por marranos


Y ahora un poco de constructiva higiene histórica

Yo no creo que Nerón haya sido incestuoso con su madre y menos todavía un mal gobernante. Ello para mí no pasa de ser otra invención de la mafia católica, muy dada a comedias de bondad y disfraces de angelitos (que no casan con sus reiterados crímenes históricos), a mentir en todo para dejarnos sin modelos ni referencias históricas válidas y por tanto vinculantes, y a caricaturizar y enfangar a sus opositores. Y si en verdad Nerón fue incestuoso, con tal de que hubiese sido como parece ser que lo fue un buen gobernante, es algo que a nadie que no sea un ser meramente moral o un cretino debería importar. Ya que si les plugía pasárselo bien a madre e hijo (cosa que por supuesto pongo pero que muy en duda), ningún daño hacían a la Cosa pública: que es lo único que al ente popular debe importar, pues en la Cosa pública es donde tenemos realmente nuestros intereses políticos y no en la libertad sexual de Nerón y su madre o cualesquiera otros (y este es mi cuento rosa, con el que pretendo hablar no a la estupidez de las personas sino a su inteligencia).

Y no dudo que Nerón fue un buen gobernante, debido a que en su contra como tal prácticamente nada vinculante se dice que no sea en películas Hollywood al servicio del fascismo, con las que consiguen hacen creer al alienado e infantilizado pueblo cuanto les conviene, a fin de mantenernos sometidos por la moral y distraídos de nuestros intereses políticos por todo tipo de cuentos, sin jamás rendirnos cuentas claras, como se debe de hacer con todo soberano. Y además no perdamos de vista el hecho de que trataba de limpiar la tierra de creencias aberrantes para nosotros la humanidad en general, como perteneciente que era a la nobleza presente en el Imperio romano en su forma más bella y madura... justo antes de que la mafia católica atentase con éxito y nos sometiese al pueblo por el terror y el crimen a asumir su moralina cristiana a fin esclavizarnos como a borregos.

Lamentablemente esa nobleza cayó, debido más que a la criminal mafia católica: que tan bien supo hacer en todo tiempo sus cálculos, a la estupidez del pueblo que a lo que parece jamás protege a sus baluartes (aquellos que se opusieron valientemente a estos criminales, como fue el caso de Galileo Galilei, Miguel Servet y otras gentes decentes que antes o después a lo largo de la historia de la humanidad cayeron por no agachar la cabeza ante ellos. Recientemente en la Argentina...).
  • Aquella nobleza era epicúrea, estoica. Habían desterrado todo cristianismo latente en los cultos de la antigüedad y no se servían del temor religioso para gobernar al pueblo que respetaban como jamás lo hizo la criminal mafia católica... detectora del poder con el que nos vampirizan desde entonces para deshonra y desgracia nuestra, que lo permitimos como si en realidad fuésemos todos imbéciles.
  • Había vencido el dios de El JardínEpicuroque dedicó su vida a enseñar a griegos y romanos, de todas las clases sociales, que la verdadera felicidad consiste en la serenidad que resulta del dominio del miedo de los dioses, de la muerte y de la vida futura. (Hijo de un maestro, él mismo enseñó ya desde los 19 hasta los 72 años en que murió, desde los 39 en su propio centro El Jardín). El fin último de toda la especulación epicúrea sobre la naturaleza fue eliminar esos temores. Dejó claro que los dioses, si existían, no se ocupaban de los asuntos de los hombres. (Ciertamente, pues ningún dios no antropomórfico, ningún dios ultramundano, invención de cuentistas al servicio de las mafias católicas interesadas en someternos al pueblo a sus intereses partidistas usando de la moral para aborregarnos contrarias en su afán de acaparar todo para sí al interés realmente popular de belleza, bienestar y seguridad de vida para todos, jamás hizo ni va a hacer políticamente en esta tierra nada que no hayamos hecho o hagamos nosotroslos seres humanos.)
  • Fueron necesarios cien años para que Grecia se diese cuenta de quién había sido aquel dios de El Jardín, Epicuro. Pero si se dieron cuenta las noblezas griega y romana previas al advenimiento de la mafia católica, como si no. Estos arteros criminales, tras su victoria trataron de borrar todas sus enseñanzas y nos desvincularon o trataron de desvincularnos de ellas al pueblo desde entonces, dándole al venerable Epicuro de cerdo, apelativo que con quienes en realidad casa es con ellos y nos quedaríamos demasiado cortos al calificarlos así.
  • Por contraposición al artero mensaje de los católicos, el mensaje de Nerón -al que sin duda alguna me vinculo y por tanto asumo- fue: "Que no hay premio ni castigo divinos en función de cómo obremos, que no cabe esperar intervenciones mágicas o divinas sobre los asuntos humanos, que nada que no hagamos nosotros se va hacer mediante intervenciones mágicas o divinas de ningún tipo y que la impartición de este tipo de cuentos sirviéndose mafiosa y criminalmente al modo judío de organizaciones sacerdotales es y se debe de considerar grave delito".
  • Y si quienes asumen o pretenden que quienes encendieron hogueras a fin de imponernos al pueblo el desarme doctrinal y bélico por el terror y el crimen eran mejores que Nerón y quieren ladrarme (cosa que se les da bastante bien a los dragones guardianes de "statu quo" y a sus perros consentidos), pueden ladrar cuanto quieran los perrillos falderos –que se consideran a sí más bien como perros de caza al servicio de sus amos–, que por sólo ladrarme no me van a acallar.

Con respecto a la desprotección en que los pueblos dejan a sus baluartes, véase cómo la mafia católica descabezó a la Argentina asesinando a sus mejores gentes, ante la estúpida cobardía del resto que consintió arrugándose como hacen los gusanos para reducir el riesgo de ser pisados. Afortunadamente después pagaron su estupidez cuando dándoles de ovejas y borregos les hicieron "El Corralito", a fin de que empobrecida la población y buscándose la vida dejarla incapacitada para luchar por sociedades de derecho más altas que la que ya tenían, que era una sociedad de derechos efectiva más alta que la que nosotros los españoles pretendíamos con la Constitución de 1978, que paró en toda una serie de derechos mínimos vulnerados. ¡Que se jodan, por cagones e imbéciles; por haber consentido el asesinato de sus mejores gentes, de sus baluartes! (Hay que reconocer que saben hacer muy bien sus cálculos los católicos.)
  • También cabe referirse a los asesinados por la mafia militar americana y sus comparsas en las más diversas guerras capitalistas: Recientemente a ese gran hombre que sin duda fue Sadam Hussein e iraquíes heridos rematados a sangre fría allí donde los encontraban (esos miserables niñatos americanos, despreciables hasta la náusea, que en su cobardía se prestaron a servir como soldados, obedecieron incluso hasta hacer de verdugostambién torturaron en Guantánamo o Abu Ghraibpero para beneficio de sus amos capitalistas). Todo ello a fin de liberarse las mafias del poder por el sistema capitalista a base de múltiples negocios basados en el petróleo que robaron a los iraquíes. (Y eso después de destruir óptimos coches eléctricos y aún mejores: los coches de hidrógeno cuya tecnología más avanzada y conveniente hubiera debido implantarse por respeto tanto a la ecología como a la sociedad que les servimos de base a sus ingenieros y demás universitarios, que sin el resto social no hubieran podido ni podrán jamás realizar sus estudios). Todo eso son crímenes de lesa majestad en contra del pueblo (que habremos de llegar a ser pueblo soberano si nos decidimos a querer los medios, claro estáy ello por mucho que pudieran intentar oponerse estas mafias). La Guerra de Irak fue un acto ilegal de piratería superior a costa del Erario público de cuantas naciones la patrocinaron e intervinieron en ella como criminales de guerra contra la humanidad indefensa, gobiernos que hubieran debido ser juzgados por los tribunales internacionales establecidos a tales efectos en La Haya si las instituciones de justicia no estuvieran ocupadas mayoritariamente por católicos en el sentido de mi tesis, que por tanto se entienden bien entre sí.
  • Nótese que como John F. Kennedy supo estar a la altura de su responsabilidad y se proponía realizar cambios a fin de que la política sirviese al gobierno efectivo y no meramente aparente de la cosa pública (discurso de 17/04/1961), para evitarlo lo asesinaron los dragones guardianes del "statu quo" a quienes pretendía someter al poder político antes de que fuese demasiado tarde. No sé si es ya tarde o no, pero recuérdense las diversas guerras del fascismo norteamericano posteriores al asesinato de Kennedy (piratería superior o de estado todas ellas, con fondos públicos a costa de los recursos de uno de los pueblos más imbéciles y obscurecidos del planeta, pero demagógicamente halagado por el fascismo que lo gobierna desde uno u otro partido a fin de hacerle creer que son más que otros pueblos, cuando en realidad es quizás el más enfermo física y psiquiátricamente entendido con más del 46% de las camas de hospitales dedicada a enfermos psiquiátricos). Vean aquí nuevamente algunas de las guerras posteriores al asesinato de John F. Kennedy, ya que no está de más recordar lo dicho en <Mejor sin amos parasitarios>
  • Guatemala 1954, Irán 1955, Líbano 1956-57, Haití 1958-59, Cuba 1960, Laos 1961, Tailandia 1963, Vietnam 1964-65, Congo 1966-67, Rep. Dominicana 1968-69, Indonesia 1970-71, Camboya 1972-73, Chile 1974, Angola 1975, Irak 1976, Sudán 1976-77, Yugoslavia 1977, Afganistán 19788, Yemen 1979, Filipinas 2000, Colombia 2001, Irak 2002, Liberia 2003-04... El Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Organización Mundial del Comercio fueron considerados por algún entendido como la Trinidad del mal. Al respecto véase la web:  <disclosure project>

No soy ningún demagogo y no voy a coquetear, ni en la forma de decir ni por el poder, con grandes ni con pequeños, en mi voluntad de deciros a todos cómo se debe caminar hacia el futuro de dignidad y transparencia que os indico y también dentro de él cuando se alcance, consciente de que callando acobardados por el miedo que nos inspiran o pretenden inspirarnos la mafias fascistas en el poder, nada se podrá conseguir. Todo pasa por hablar, mucho y claro: pero en las plazas públicas de las más diversas localidadespara que se sepa quién es cada cual y sus aportaciones de cara al resto social, mediante debates debidamente planificados y coordinados desde Internet; y no como rezadores por esos antros públicos que son los bares (que obran a modo de iglesias para la alienación, donde la gente suicida sus vidas, en las que se bebe sin sed generalmente cosas poco sanas y además muy caras), por no hablar más aquí de las otras iglesias. Se debe rehabilitar el foro romano, el ágora griego, en todas y cada una de nuestras plazas públicas, y mediante una democracia real evitar para el futuro el daño que nos hicieron y siguen haciendo mediante la seudo-democracia parlamentaria que padecemos los modernos en la actual era cristiana, los responsables institucionales más diversos, en su mayor parte falsos populares o netamente conservadores (eufemismo de fascistas, mayoritarios en las diversas instituciones de poder, no en vano nos ganaron la última cruzada católica que fue la franquista). Ellos corrompen en su pro todas las sociedades de derecho habidas y por haber. No en vano son como la zorra al cuidado de las gallinas y esperar de ellos otra cosa sería una imbecilidad a la que, debido a mi indubitable madurez intelectual, yo no estoy dispuesto. La corrupción generalizada que soportamos para nuestras sólo supuestas sociedades de derecho, en las que todos los moratones posibles debe sufrirlos la carne del pueblo en este orden fascista con que nos envainaron sistemáticamente la mafia católica a lo largo de su historia, la sufrimos el pueblo real en forma de precariedad e inseguridad de todo tipo (en forma de mileurismo, mendicidad, paro o todo tipo de prostitución: que no consiste únicamente en vender el cuerpo para placer sexual de los demás, sino en venderse de muchas otras formas).
  • Pero de eso no quieren que hablemos los encargados de repartir la miseria entre nosotros la gente del pueblo, mientras que ellos engordan o, a modo de posaderas acomodadas en la administración, malgastan fondos del erario público mientras propician que otros engorden abusivamente a nuestra costa, y para mejor preservar el "statu quo" nos escamotean el debate político que nos permitiría objetivar toda problemática a fin de poderla remediar desde el ámbito de la política (se trata de la corrupción más absoluta de todas y cada una de nuestras supuestas sociedades de derecho capitalistas, en pro de parásitos, con los que deberemos acabar):
  • Y sólo cabe remediarlo desde el Gobierno obligado a servir efectiva y no aparentemente a la cosa pública, porque nuestros políticos estuviesen bajo constante control del propio pueblo erigido en cuerpo y fuerza de seguridad del estado a su propio servicio, y que por tanto pudiésemos cuidar que no nos matasen a nosotros ni a quienes elijamos para hacer efectiva desde el Gobierno nuestra voluntad, o liquidar a los políticos que la incumpliesen pretendiendo seguir burlando nuestras expectativas realmente populares como hasta ahora. Todo es política y de política únicamente y de ninguna otra cosa se debe tratar públicamente (en los foros adecuados: la plaza pública convenientemente habilitada para debatir nuestros problemas o aspiraciones políticas, de cara a lograr el mejor futuro posible para el pueblo), y quienes pretenden que no se les hable de política se les debe considerar, cuando no afectados de morbo, sumamente sospechosos de fascismo: que tratan de rehuir así el que podamos tratar de objetivar nuestra diversa problemática a fin de que debidamente objetivada podamos aplicarle aquellas soluciones que se estimasen como las más indicadas (ese y no otro es mi cuento rosa).

La "Iglesia de liberación" es necesaria a tales efectos (habilitada asimismo en la plaza pública, que también debería habilitarse como área de recreo por excelencia), a fin de sentar la doctrina que implique el rearme doctrinal del pueblo que nos ponga en disposición de hacer una defensa efectiva de nuestro intereses. (Y ello de forma similar a como los católicos nos impusieron su puta doctrina cristiana con misas de mañana y tarde: y más aún en sus días festivos, mediante su iglesia que aún mantienen como un instrumento de poder entre otros para nuestra alienación o desarme doctrinal y quizá también previniendo que puedan necesitarla nuevamente a fin de volvernos a sumir criminalmente al pueblo en la obscuridad y esclavitud al modo sacerdotal judío.) Similarmente deberemos obrar nosotros para revertir en pocas generaciones el retraso en que sumieron al pueblo los católicos, sirviéndose criminal y también arteramente de los hombres de iglesia durante milenios y actualmente también de los medios de comunicación, a fin de por la alienación religiosa y mediática causarnos retrasos insuperables reduciéndonos a borreguitos disminuidos a fin de poder abusar parasitándonos impunemente al pueblo. Utilizan contra nosotros basura de todo tipo con la que mantener nuestra mente ocupada y asimismo mantenernos al margen del debate político, debate por el que deberíamos de objetivar en lo posible la diversa problemática a fin de poderle dar las soluciones que más nos convengan a nosotros, por supuesto que sin permitirles a todo tipo de perros consentidos o dragones guardianes del "statu quo" que en su voluntad de obscurantismo nos manipulen pretendiendo que lo negro es blanco a fin de impidiéndonos objetivar la diversa problemática volver insuperables los problemas que nos afectan al pueblo en beneficio de ellos: los fascistas de todo tipo, y así poder preservar más fácilmente el orden establecido en el que tan bien les va a nuestra costa.