domingo, 4 de septiembre de 2011

"Partido Imperialista Constitucional"


para que vayáis abriendo boca,
aunque puede que todavía deba seguir elaborando esta entrada

Ese y no otro es el título más conveniente para el partido con el que decirle y cumplirle el mayor y más definitivo de entre los posibles a la vida ("Partido Imperialista Constitucional"). Con el que deberíamos ponernos a sumar partidarios (voluntades) de cara a la consecución del mejor futuro político para los diversos pueblos del mundo. Y deberíamos darnos prisa para tratar de ganar unas elecciones, a fin de emprender cuanto antes la reconstrucción del ente popular y la consiguiente unión que nos haga invulnerables. Para a continuación afrontar con garantías suficientes la realización de un futuro acorde a nuestros intereses, ya objetivados en medida suficientemente en las propuestas políticas para la construcción del futuro que os fui participando en mi blog (eso creo). Es por ello que deberíamos abrir el debate mediático por Internet que nos facilitase al pueblo, una vez que consideremos objetivada la diversa problemática política y preconizada la cura más procedente, poder aplicar remedios a nuestros males históricos. Y no aceptar manipulación alguna por los fascistas cuando pretendan que los problemas que nosotros veamos no son tales, o que las soluciones que entendamos oportunas no procedan según ellos: A fin de volver irresoluble la problemática que nos afecta al pueblo, en pro de preservar este estado de cosas por el que, la mafia católico-fascista con su pléyade de lameculos, no dejan de trabajar para seguir beneficiándose a nuestra costa como hasta ahora. Hasta extremos de faltarnos al respeto e incluso golpearnos, por medio de sus loros mediáticos o con sus perros consentidos o criminales de que se surten en todo tiempo para sus cuerpos y fuerzas de seguridad del estado fascista (que pretenden conservar a toda costa, en su voluntad incondicional de mantenernos sometidos por cualquier medio, después de habernos esclavizado por el terror religioso, el golpismo y diversas guerras civiles). Con esa gentuza no se debe tratar en absoluto.

Tenemos el deber de llegar a regirnos por las mejores normas, por lo que la humanidad como conjunto deberíamos someternos al imperio de una sola constitución y un sólo código civil, militar, mercantil, penal, etcétera, hechos con lo mejor y más vinculante para nosotros de las normativas actuales. Aunque para ello lamentablemente no quepa hacer otra guerra similar a la que en Italia existió en el 92 antes de nuestra nefasta era cristiana, porque lamentablemente nuestro opositores (enemigos más bien) son otros: El Lacio entero (Italia) se levantó en armas contra Roma, su aliada, porque se les negaba por ésta que se pudieran regir según el derecho romano, que era más avanzado que su nada despreciable derecho latino. (No hubo guerra, pues la Roma antigua todavía no prostituida por la corrupción fascista y por ello de sentir justo y noble, viéndolo además conveniente, accedió a gobernar a sus aliados según sus leyes.) Debemos trabajar (luchar más bien) para que todos los pueblos del mundo lleguen a ser libres, por el hecho de que se rijan por la mejor normativa de entre las posibles: Pero efectiva y no aparentemente como sucede actualmente con respecto a la aplicación de nuestra(s) normativa(s). Y ello en radical contraposición, asimismo, al colonialismo imperialista yanqui (los guardianes del orden fascista en Occidente, para lo que se sirven de sus niñatos alienados), con cuyas luchas o intervenciones colonialistas pretenden, además de piratear las riquezas de otros, eternizar el "statu quo" u orden de cosas en el que tan bien les va a los fascistas a nuestra costa.

Es posible y sumamente necesaria otra humanidad, amén de desarrollarle el medio supremo para la vida (siempre que los contemporáneos comprendamos y queramos servir de puente para darle a nuestra descendencia la grandeza que estos vampiros astutos y sigilosos del catolicismo, con todo tipo de manipulaciones, abusos y artimañas, nos impidieron a nosotros). Para que en futuras generaciones la humanidad, superada la disminución en que nos sumieron, posea, además de la maestría suprema para el arte de vivir, el medio urbano y el medio rural adecuados para hacerlo de la mejor forma posible. Deberíamos vivir en régimen de hostelería, atendidos por restauradores de la más alta escuela que hagan innecesarias tantas cocinillas y derroche energético y de tiempo. En resumen, superar la mediocridad que actualmente tenemos para el sector de la restauración y sobremanera para el del ocio: Con la que embrutecen a nuestros jóvenes por el seudo arte con que nos alienan, el botellón y la barbarie cultural que le es inherente (de que forma parte la animalidad gregaria o vicio del prójimo que también deberemos superar) y demás vicios que tanto nos disminuyen y tan costosos resultan para el resto social (que deberíamos dedicarnos a vivir más y bastante menos a cuidar de enfermos evitables).
  • De asumirse esto que aquí preconizo, se deberán expropiar grandes áreas urbanas para una Arquitectura de la Reconversión y rurales para la Nueva Arquitectura Rural. Por súper arquitectos que pongan a la consideración de los más entendidos sus proyectos para que optemos por los que consideremos como más convenientes, a fin de posibilitarnos a la ciudadanía en general el vivir en régimen de alta hostelería, incluso en el medio rural: Habilitado asimismo para el turismo rural que se estimase oportuno mantener para el disfrute vacacional de la ciudadanía del medio urbano (mejor hermanada que actualmente con el medio rural); con su correspondiente plaza pública en cada centro residencial a modo de área de formación y recreo (cubierta de forma translúcida en los lugares de mayor pluviosidad), en la que poder restaurarnos según gastronomía para la salud realmente hipocrática por hostelería de alta escuela, desarrollar confortablemente las tertulias políticas telemáticamente asistidas (debates de mayor o menor calado en función de lo que de problemática que en cada situación histórica se deba tratar, que cabe esperar sea mínima para el futuro si en el presente obramos con eficacia y honestidad totales) y también bailar contenidos un poco todos los días. Pasando definitivamente de los locales al uso, donde uno se ve en enorme medida constreñido a convertirse en rezador y "consumista" sin sed ni necesidad de los venenos legalizados (alcoholes, zumos no naturales y bebidas edulcoradas en exceso, basura mediática por doquier, etc.), para más "inri" mantenidos en condiciones insuficientes desde la perspectiva de lo posible.

Para formar a la humanidad futura se necesitaría del arte bien entendido y de la ciencia (ética, constitucional e histórica no tergiversadas), usando pertinente y sistemáticamente en dichas áreas de la telemática. A tales efectos deberíamos fomentar la creatividad para la música popular y diversas artes al modo de los antiguos festivales greco-latinos y posibilitar para el consumo general sólo aquellas obras que tengan un valor cultural suficiente (no conformándose con cualquier producto, sino vetándole el acceso a los medios de comunicación pública o simplemente quemando la porquería como se hace por ejemplo con los "Ninot" en las fallas de Valencia). Como artes escénicas deberíamos rehabilitar:
  • ...la comedia al modo antiguo que, con su cometido de estigmatizar con la risa aquellos comportamientos ridículos en los que no debería incurrir el ser humano, a fin de no convertirse a sí mismo de cara a los demás en un ser irrisible, nos educase acordemente al lema "Castigat ridendo mores" (corregir las costumbres por las risa) al modo de Aristófanes o de Moliere (Jean-Baptiste Poquelin);
  • ...el drama para enseñarnos a evitar comportamientos equivocados que puedan resultar en dolores o fracasos para nuestras vidas y a no causarlos a nuestros semejantes;
  • ...pero sobremanera la tragedia que nos enseñe el heroísmo necesario para poner incluso en grave riesgo la vida en pro de la gran justicia y, en consecuencia, evitar que se nos pisotee a nadie por ningún prevaricador, a fin de que no se nos sigan vulnerando impunemente por ninguna mafia fascista nuestros derechos (no todos ellos recogidos en la Constitución española de 1978 y menos aún respetados como ya quedó dicho). Porque es vergonzoso arrugarse cobardemente y por temor por nuestra integridad vital no asistir al que se le esté sometiendo a algún tipo de injusticia (entre otras razones porque si no nos unimos como preconizo, lo que hoy le hagan a uno mañana se lo harán a otro y, al final, abusarán nuevamente de todos nosotros cual ya nos está sucediendo).

Para forjar esa futura humanidad tan necesaria para sustituir la obsoleta que nos crearon los fascistas, se necesitaría asimismo impartir, ya desde la enseñanza general básica, un "quantum" de derecho constitucional embrionario pero suficiente para ir formando gente apta para defender con conocimiento de causa en su edad madura aquello que convenga a la mejor sociedad de derecho de entre las posibles (pero para nosotros el pueblo del futuro, en vez de para los fascistas a nuestra costa). Aunque sobremanera procede la celebración de un calendario de fiestas realmente educativas del pueblo, al modo pagano. Paganismo al que paradójicamente deberemos de retrotraernos si queremos evitar que sigan echando a perder la salud psíquica y fisiológica de nuestros jóvenes y progresar hacia una humanidad superior. Deberemos, pues, hacer de la vida una continua fiesta y competición por todo tipo de bellezas (artísticas, científicas y técnicas), por otro calendario festivo que a modo de instrumento educativo fundamental, ponga por objetos de fe aquellas verdades a que se llega a través de la razón madura, además del arte y ciencias como queda dicho. Un calendario para el festejo de mitos luminosos, que sincretice ciencia y mitos con los que celebrar al modo pagano, lo más finamente posible, todo tipo de realidades naturales (sin caer en la animalidad de algunos ritos bárbaros que "a posteriori" pudiera resultar dolorosa para nuestras vidas. El mito, pero también el rito, ya que de nada serviría un calendario festivo metido en un cajón sin celebrarlo).

Y cuando digo vivir, no me refiero a sobrevivir de la forma degenerada e irrespetuosa para con nosotros mismos, en que actualmente lo estamos haciendo los modernos en muchos sentidos, y ello no será posible sin un proyecto político previo y la firme voluntad de realizarlo. Por tanto deberíamos tratar de conseguir cuanto antes que nuestra gente pueda irse a dormir todos los días después de haber bailado un poco de música de nuestra selección por Internet, con la petición de que no se entre en lugares públicos donde no estemos única y exclusivamente nosotros (con nuestra música, debates políticos y contenidos audiovisuales que permitan al pueblo pensar a diario en lo que nos están haciendo). Y en consecuencia irnos configurando un alma que nos convierta en pueblos enteros y unidos y por ello capaces en un futuro lo más cercano posible de hacer la historia universal a nuestra conveniencia: En vez de dejarnos imbecilizar virtualmente estimulados por todo tipo de imágenes eróticas, o alienar con el recursivo y maloliente tema del amor según el hada maligna del romanticismo con que impúdicamente gran número de seudo-poetas enferman a nuestros jóvenes (causándonos así retrasos irrecuperables, en su voluntad de mantenernos alienados por todos los medios posibles de nuestros intereses políticos y así poder servirse de nosotros en estado de indefensión, pisoteando impunemente nuestros derechos y utilizándonos a su conveniencia todos estos marranos).
  • Tengo una buena preselección de música, válida a modo de ejemplo de lo que se debe utilizar para poner a bailar al mundo contenidos pensados para darle integridad moral y un gran corazón a la gente (en vez de para formar eunucos).
  • Aunque fundamentalmente hace falta un núcleo duro y maduro de partidarios que, a modo de motor para la arrancada, ayuden a la realización de aquellas "Propuestas políticas para la construcción del futuro" que a nosotros más convenga, dispuesto a todo activismo válido para la realización o victoria de nuestro proyecto: Por ejemplo instituyendo dominios con servidores por Internet para nuestros blogs y universidad telemática; ensayando un nuevo calendario mitológico informativo con el que sustituir este muermo aberrante impuesto por los católicos (a fin de hacer religión de aquellas verdades a que se llega a través de la razón madura y disponer así de un instrumento capital para la forja de seres en formación o de inmaduros de todas las edades, que tanto abundan en nuestra nefasta era cristiana, con motivo del obscurantismo con que se nos alienó durante milenios).

En resumen, que hay labor para muchas voluntades y puede que incluso generaciones que queramos cambiar la realidad en pro nuestro. Que deberíamos unirnos en un gran partido que quiera decir el mayor sí de entre los posibles a la vida para nosotros gente del pueblo y, debidamente coordinados, formarnos en pro de conseguir las mayores cotas de bienestar posibles para lo que deberá de ser la humanidad futura. Trabajar para que los fascistas, a partir de ahora, se coman una mierda. (Que es lo que nos dejan para nosotros con su porquería mediática y acaparando todo para sí quienes tienen el poder en sus diversas formas: Económico, Político, Judicial, Militar y Mediático, incluidos sus pilares la Iglesia, Magistraturas fijas y movibles, la Administración y los Ayuntamientos. Incluso haciendo objeto de negocio particular de las instituciones todas; por el incumplimiento reiterado de promesas electorales el poder político legislatura tras legislatura; limitando el poder judicial la sociedad de derechos mínimos que pretendíamos con la Constitución de 1978 a toda una serie de derechos vulnerados, por la que se nos reduce a bastante menos que al mileurismo a la práctica totalidad de la masa trabajadora, y a la prostitución y delincuencia para muchos hijos del pueblo en su necesidad de vivir digamos que dignamente en el plano material; manejando las diversas instituciones fondos públicos en los más diversos conceptos, que ni se fiscalizan con transparencia de cara al pueblo ni surten por aquello a que se los destina). Porque se están burlando de nosotros conscientes del estado de indefensión en que nos hallamos, al que con fuerte voluntad y claridad de ideas debemos poner fin cuanto antes (sobre esto versa toda mi obra). Y después nos pasan al pueblo que no piensa intelectualmente el tópico de la crisis, ofreciéndose cínicamente legislatura tras legislatura a resolvernos toda problemática el Poder Político, inaceptablemente no sujeto a ningún "Código de Ética y Deontología Política" debidamente regido por nosotros, en conjunción con otro poder judicial más cercano a la carne del pueblo, al que con menos pompa, instancias y protocolos fascistas se le obligase a hacer justicia efectiva, penalizando fuertemente este tipo de incumplimientos. (Que implican burla y latrocinio superlativos por los que se les debería ajusticiar de forma similar a como se mata en China a este tipo de responsables corruptos o incompetentes, por la trascendencia que sus malos actos acarrean al resto de la ciudadanía). Y ello así que se pusiera cualquier causa a nuestra consideración (pueblo y nueva judicatura), en vez de demorar las resoluciones al modo de la actual judicatura "conservadora", como si tuvieran que estudiar sus carreras (sin duda que a fin de enriquecerse a costa de los litigantes, como ya queda dicho en entradas anteriores).