domingo, 26 de agosto de 2012

¿Cómo forzar un desarme universal?

¿Qué se requiere para poder forzar un desarme universal?


El cómo se debe forzar la unión popular, es algo que ya quedó dicho por mí. Porque contar con una voluntad de un ente popular deconstruido y por ello inexistente, sin antes haber creado una fuerte unión popular y dicha voluntad, es como querer al modo de Juan el soñador de la justicia y demás cosas bonitas, que a nada nos conduciría por no saber querer asimismo los medios para su consecución. (Similarmente a como proceden los pacifistas del 15M, que para más inri tampoco quieren formar partido para gobernarnos el pueblo desde las asambleas en la plaza pública, habilitada ésta a modo de parlamento universal. De lo que se deduce una pobre voluntad popular por dicho movimiento -hacia el "statu quo", diría yo-, insuficiente como para sacar al pueblo de la alienación y solucionar, junto con nosotros, los grandes problemas de la humanidad.) Si se consiguiese esa unión, obligando paulatinamente a posicionarse a la gente junto a los intereses reales del pueblo, mediante todo tipo de técnicas de "persuasión" (véase al respecto en mis anteriores trabajos), tendríamos la base necesaria para poder comenzar a operar a otros niveles, en pro de imponer la salvaguarda de nuestros intereses realmente populares.

Sobre dicha base, y a efectos de poder forzar un desarme universal y evitar que puedan seguir masacrándonos por las guerras o sometiéndonos al poder fascista por la manipulación mediático-religiosa o las armas, se requiere algo así como armarse de ideas, de valor y de armas propiamente dichas... en-lo-posible. En lo posible, ya que si nos decidiéramos a ello, las mafias del poder tratarían de impedirlo por todos los medios a su alcance: comenzando quizá por las predicaciones morales sobre la inconveniencia de que el pueblo estemos armados (me refiero a la clásica política del miedo a que el pueblo armado puede llegar a ser irresponsable en el uso de las armas, lo que equivaldría a pretender continuar tratándonos como a niños). Y de conseguir armarnos sustancialmente, también emplearían el sensacionalismo cuando se diese algún caso -real-o-ficticio-, de mal uso por el pueblo de sus armas, a fin de que nos desarmásemos. (Por ejemplo hubo muertos en Venezuela por los agitadores fascistas que, cínicamente, se pretendieron achacar, a tales efectos, desde el poder mediático en gran medida bajo control fascista -allá como acullá-, a las fuerzas populares del presidente Hugo Chávez -pertinentemente armadas a efectos de poder hacerse respetar, cosa que no les resultó ni resulta todavía nada fácil-. Similarmente a lo que hicieron en contra de Irak o Libia, a fin de utilizarlo como excusa por los colonialistas occidentales. Cosa que cuando de sus inconmensurables abusos se trata, se silencia arteramente, por el prostituido poder mediático al servicio del capital, que padecemos los contribuyentes de acá o de acullá.)

¿Y... por qué armarse cuando de desarmarse se trata? Muy sencillo: porque si no se nos teme porque se nos vea dispuestos a usar de la razón de la fuerza con brutalidad y/o crueldad extremas, contra quienes no se sometan a la voluntad popular por la fuerza de nuestras razones (una vez que la fuerza de la razón ha sido desatendida sistemáticamente, a lo largo de milenios, por nuestros esclavistas; y no sólo a fin de causarnos la actual crisis, las mafias del poder, por el latrocinio de todo lo nuestro), no cabe sino que seguir sometidos a la corrupción generalizada de la sociedad de derechos, en pro de ese Cuco o Zorra al cuidado de las gallinas que son los fascistas, mayoritarios al frente de las más diversas instituciones de poder (los católicos en el sentido universal del término, de que hablo en anteriores trabajos).

Después debería venir la voluntad popular de no apartar la vista ante ningún hecho abusivo (por desequilibrados o prevaricadores de cualquier tipo), hechos que se deberían querer reducir por el pueblo erigido en su propia fuerza y cuerpo de seguridad del nuevo estado popular, para poder estudiar públicamente el caso y obrar en consecuencia (y todo en la plaza pública, sin los olimpos al uso para ninguno de los poderes, desde los que prevaricar vulnerando impunemente las leyes establecidas, la decencia informativa o la voluntad jurídico-política realmente populares). Ya que lo que que habría que mantener (para el supuesto de que nos decidiéramos a responsabilizarnos de nuestros intereses, sin volver a delegar su salvaguarda en mafiosos), es que nadie pueda tomarse impunemente la justicia por su mano, a efectos de evitar remolinos de venganza, que hagan de la vida algo inseguro y desagradable de ser vivida.
  • Hay buenas leyes a tales efectos (quizá no todas y menos todavía la interpretación, absolutamente torticera, por los poderes al uso, que se hace de muchas de ellas; cuando no de la misma Ley fundamental, Carta magna o Constitución). Pero haría falta aplicarlas rectamente (como generalmente no sucede), a efectos de reducir la corrupción, todo tipo de violencia y demás infracciones. (Así como el reeducar en pro de reinsertar social y efectivamente a los detenidos, como no se hace por nuestras corruptas Instituciones Penitenciarias al uso, en las que se da impune y sistemáticamente la figura de delito penal que es la manipulación documental; generalmente atendida por el corrupto poder judicial, que rechaza a tales efectos pruebas irrefutables por parte de los afectados -cual se podría demostrar desde ese Observatorio de Prisiones que a tales efectos preconizo-; debido a que El Cuco o esa gran Zorra al cuidado de las gallinas, que en realidad son las mafias del poder, están mayoritariamente a lo mismo.)
  • Y puestos en el ámbito de lo civil, que me digan por qué se ha vulnerado el derecho de millones de connacionales al trabajo dignamente remunerado y, por contraposición, por qué se ha documentado a millones de extranjeros, por los leguleyos que tan sustanciosamente cobran por poner sus firmas sobre documentos pro-forma, que tan alegremente fueron aceptados desde dicho poder judicial, causándonos así la vulneración inmisericorde de nuestros derechos más elementales (pues no se trataba de la libertad generalizada -hecho para mí irrenunciable-, sino de un mínimo de bienestar para nuestros connacionales, en base a las oportunidades que los mayores hemos generado, y que tan malvada y desconsideradamente se les adjudicó a millones de extranjeros, cuando dichas oportunidades hubieran debido de ser prioritariamente para los españoles).
  • Es muy grave cuanto está sucediendo y deberíamos tomar la viril decisión de atajarlo, en pro de la consecución de ese futuro de belleza, bienestar y libertad generalizados, de que hablo a lo largo de mis diversos trabajos. En vez de continuar asumiendo borreguilmente esta corrupción generalizada de la sociedad de derechos más auténtica de entre las posibles, que se merecen todos y cada uno de nuestros descendientes; y no que parte de nosotros seamos esclavos de una panda de maricones, gracias a que así se lo propician sus pistoleros y demás perros consentidos.

Siempre cabría tratar de ir ganando la voluntad de muchos de quienes hoy manejan las armas; para que, conjurados a nuestro favor, puestas las armas al servicio del poder realmente popular, en llegado el momento las volviesen en contra de aquellos jefes que trataran de oponerse a nuestra voluntad de desarme masivo... para evitar así que nadie pueda seguir matando en humanos mediante ningún tipo de armas... incluida la posibilidad de envenenamiento masivo mediante "chemtrails" químicos <imágenes de chemtrails>; ejerciendo para ello el debido control sobre los vuelos civiles, que se deberían de reducir sustancialmente, a efectos de reducir el despilfarro de energía y la contaminación.
  • A efectos de poder lograr una organización superior para la vida -en el marco de una paz global- y de acabar con el despilfarro que supone alimentar tanta actividad superflua y parasitaria. Pero sobremanera para hacer efectivo nuestro derecho a ser libres y no tener en absoluto amos de lo nuestro... procedería... lo que no me cansaré de reiterar: restringir severamente la propiedad privada y, consecuentemente, nacionalizar también las compañías aéreas. A fin de ir recuperando, por la vuelta a las nacionalizaciones, lo que se nos robó por todo tipo de privatizaciones y reflotes a base de erario público; a fin de acabar con toda propiedad privada improcedente, al servicio de unos pocos, en vez de al servicio social; para que la gente viva en función de sus merecimientos, y no por lo que estén robando o hayan robado ellos o sus papitos, por todo tipo de procedimientos abusivos.

Quizá cupiere pensar también en cómo lograr, dentro de lo posible, un bloqueo de todo tipo de bastimento a las bases militares (y demás actividades con las que conviniese acabar), previo a ese ultimátum para el desarme de que aquí se trata. Quizá empleando, entre otros medios o procedimientos de control de los enemigos de un nuevo orden realmente social, las huelgas selectivas, para por ejemplo forzar a que todo lo que fuese de interés para nosotros continuase funcionando sin dinero y, por contraposición, bloquear lo que no nos interesase (según el decir popular de que: «al enemigo se le debe dar por donde vino»). Y ello mientras se realizase un cambio de sistema económico, en el que no continuase mandando como hasta ahora el poderoso caballero (don dinero). A fin de que no les pueda servir de nada el habérnoslo robado y de que no puedan seguir sirviéndose de nosotros y de nuestras mujeres con él, a modo de esclavos; a modo de gente prostituida a su servicio.
  • Y sin duda hay muchas formas de prostitución, además de las consistentes en vender el cuerpo para placer de los demás; a las que no deberíamos de conferir el derecho a la vida. Incluida la mendicidad, que nada positivo aporta al resto social y que no es sino que algo vergonzante; algo que deberíamos de impedir, dándole a todo el mundo alternativas de vida que implicasen contraprestaciones al resto social, que no el mero tender la mano desde la impotencia para salir de la marginación, a la que están mandando los amos de lo nuestro cada vez a más y más conciudadanos. Todo un cúmulo de actividades... que se deberían reconducir hacia otras que implicasen aportaciones positivas para con el resto social. Pues, por poner otro ejemplo, yo no veo por qué se debería continuar manteniendo loros humanos, por el hecho de que estén burlando con sus procedimientos mediáticos los intereses realmente populares (a base de juegos con los que premian la estupidez pura y dura; o eludiendo el debate político, mientras que, para cosas sin mayor interés, tienen todo el tiempo del mundo). Por no hablar de las mujeres u hombres dedicados a la prostitución pura y dura, a la que muchos se dedican para hacer de sus apetencias sexuales un modo placentero de vida que, en última instancia, se debe sostener por todo obrar positivo; por el obrar que piensa y labora para que, el orden social, discurra por cauces po-si-ti-vos.
  • Yo que sé cuánto se podría hacer, con imaginación puesta al servicio de nuestra finalidad de cambio de sistema político, para acabar con tanto horror como suponen las guerras, con tanta actividad superflua o parasitaria: Incluida la esclavitud por enanos, que muchas veces ni saben que lo son, al servicio de los fascistas. Por ejemplo, agobiar a todo aquel que se sepa que presta servicios al "statu quo", como a indeseables que se debe forzar a posicionarse con el nuevo orden realmente popular.

Y sólo así podríamos llegar a prescindir de las armas bélicas (una vez desarmados nuestros opresores, tanto de sus armas de destrucción masiva, como de las de alta tecnología para el crimen más personalizado por militares, generalmente estúpida y borreguil carne de cañón al servicio de nuestros opresores), y limitarnos al uso de las indispensables para el control de la caza o pesca, por medios y metodología modernos respetuosos para el equilibrio y selección o salud naturales.
Un saludo

jueves, 23 de agosto de 2012

¿Quiénes eligen Defensor del Pueblo?

¿Quiénes deberíamos elegirlo y a quién?

¿A Soledad Becerril?

¿A Juan Manuel Sánchez Gordillo?


a. Soledad Becerril, sobre Gordillo: "A esas pobres chicas las han maltratado"
b. Soledad Becerril: 'Lo de Sánchez Gordillo es robo con violencia hacia mujeres'
c. Gordillo tacha de fascista a Soledad Becerril por acusarlo de violencia contra la mujer
d. Sánchez Gordillo pide la dimisión de Soledad Becerril por acusar al SAT de "robo con violencia contra la mujer"
e. Gordillo, que anuncia que habrá más acciones en supermercados, responde a Griñán que "más deleznable" es el caso ERE
f. Sánchez Gordillo pide la dimisión de Soledad Becerril por criticarle

El siguiente párrafo viene del artículo c: «Asimismo, Sánchez Gordillo ha insistido en la apuesta del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) y de su partido, el Colectivo de Unidad de los Trabajadores - Bloque Andaluz de Izquierdas (integrado en IU), por la lucha pacífica. "Llevamos 32 años de práctica de no violencia y en ese momento tampoco hubo ninguna violencia...»

Dicho que demuestra que Juan Manuel Sánchez Gordillo no es un buen estadista (es un pacifista, de lo que se ufana incluso ante situaciones de indignidad para el pueblo, de las que él, con seguridad, estará más y mejor informado que pueda estarlo yo). Pero sí sería un excelente Defensor del Pueblo y yo votaría por él, si no fuese que esa prerrogativa ya se la han arrogado nuestros falsos demócratas y sólo supuestos representantes políticos de los más diversos partidos.

*          *
*

¡Querido pueblo! (aunque empequeñecido por la alienación mediático-religiosa); del pueblo procedo también yo y con él estoy y quiero estar de la mejor de forma o manera. ¡Queridos enanos! (por educados en la alienación -claro está-, en vez de en la praxis política); aunque yo os quisiera grandes y libres, en vez de empequeñecidos por los genios al servicio del fascismo. Yo no aspiro a ser padre de más constituciones fascistas ni reformas constitucionales (componendas) con las que engañaros, a fin de seguir con el juego seudo-democrático al servicio de los poderosos, en vez de al servicio del pueblo trabajador por la honesta administración de la cosa o res pública (que equivale a decir, por la honesta administración de la causa del pueblo, u honesta administración de la propiedad pública, inexistentes la una como la otra). Debido por una parte a que nuestro anciano sistema capitalista sobrevive, únicamente, gracias al interés que lo es en realidad de muy pocos, y a su habilidad en dividirnos y mantenernos alienados, no hay causa del pueblo a administrar por ellos, sino la voluntad incondicional de esclavizarnos sistemáticamente. Por otra parte, debido al latrocinio de las privatizaciones y a la corrupción generalizada: por la que desde las más diversas instituciones se llevan la mayor parte del erario público, sin que éste surta jamás a los efectos para los supuestamente se lo destina, la propiedad pública pasó a ser una especie de feudo del que se enseñorearon las mafias del poder, a fin de vivir parasitando a los demás.

Es imposible crecer espiritualmente asumiendo las valoraciones meramente morales de que se nos imbuye por el enemigo, usando de los poderes mediático y religioso. Debéis saber que la violencia es, más que necesaria, imprescindible cuando de configurar o mantener estados se trata. El estado de cosas actual es sin duda alguna fascista, para nada democrático (el juego democrático no es sino que un juego y para nada democrático ni democracia)... y, para quienes me siguen atentamente, ya no deberían caber dudas de cómo se nos impuso en occidente este orden fascista. De todos los estados basados en la alienación mediático-religiosa del pueblo, el capitalista y muy católico estado occidental (protestante, judío... qué más da) es, sin duda alguna, el más cruento y criminal jamás existido (en singular, dado que la separación en naciones a estos efectos no es más que aparente; ya que en realidad están muy bien orquestados, a efectos de mantener las diversas naciones a modo de feudos para el beneficio de los poderosos del mundo actual, que en ellas nos mangonean sistemáticamente). Si el pueblo quisiéramos cambiar el estado de cosas, de-hecho (efectivamente, y no sólo aparentemente), deberíamos querernos fuertes y dispuestos a toda violencia, crueldad y barbarie, a fin de que se nos respete y podamos disfrutar de un bienestar generalizado, así como de una paz digna, en un estado de cosas realmente democrático. Consecuentemente deberíamos descartar las valoraciones inconscientemente asumidas, o bien nutriéndonos "espiritualmente" a base de misas desde niños o jóvenes inmaduros, o nutriéndonos asimismo "espiritualmente" de la porquería mediática al uso, de que también se sirven para amansarnos y desarmarnos doctrinalmente (que no sólo para entretenernos con basura mediática, con la que evitar que nos preocupemos por nuestros intereses reales, que equivale a decir políticos).
  • Digamos que hay dos clases de mentes poéticas, unas aptas para inventar fábulas y otras dispuestas a creerlas. Consecuentemente que... "Cada uno es como Dios lo hizo y a veces incluso peor". (Y con esto tratamos aquí del anhelo de fantasía del ente popular y de la ignorancia creada por los genios, en el decir del gran maestro mediante su obra José Larralde; aunque no dudo que duro y por ello bastante difícil de roer para el entendimiento de muchos, sobremanera para los ajenos al argot o forma de decir latinoamericana.)
  • No se pueden fijar normas éticas para todos los hombres, ni incluso para un grupo de ellos; sino que en cada ocasión concreta y determinada, cada agente tiene que percibir lo que es o no oportuno; lo que es moral o inmoral (los mineros asturianos ya dejaron dicho que "están hasta los mismísimos cojones"). Se trata, pues, de un radical contingentismo moral, que no da lugar a la posibilidad de formular ley moral alguna. Motivo por el que no cabe sino que el ceñirse muy bien los riñones (no los intelectualmente castrados y  por ello infantilizados o afeminados, sino quienes tengan lo que se debe tener) y aplastar inmisericordemente a la infame (a la puta moralina cristiana, de que también se os imbuye mediáticamente sin necesidad de misas). Y consecuentemente querer con realismo los medios para un cambio de sistema o, en su defecto, aceptar el continuar sometidos a nuestros opresores de milenios (al mundo católico).
  • Aprovecho para decir aquí que yo me he prohibido, a mí mismo, el entrar de forma habitual en esos confesionarios que son los bares (sólo lo hago cuando necesito cubrir alguna necesidad, para salir inmediatamente después de satisfecha); asimismo me he prohibido oír radio-televisión y leer periódicos (Internet es la mejor y más libre fuente de información, pese a que se hizo mucho para tratar de conseguir que sea otra porquería mediática, llenándolo a tales efectos de páginas basura y restringiendo el libre acceso a muchos contenidos de interés, mediante leyes y otras abusivas formas de intervención, a fin tratar de impedirnos el acceso a todo lo que en realidad importa; en cuanto que lo que no debería importarnos, nos lo meten como a embudo por todas partes, con una omnipresencia que para sí quisiera el Dios que ellos fabulan). Y si me interesé por esta polémica en torno a Juan Manuel Sánchez Gordillo -a quien conocí en Marinaleda, previo a la concentración el día primero de mayo en la finca en Somontes, en Palma del Río (Córdoba), en la que estuve: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/05/01/andalucia/1335898799_648247.html-, fue con motivo de que se me notificó por gente amiga por Internet.

Los caracteres débiles, propensos al sueño o a una vigilia similar al sueño, son el resultado de la trabazón de elementos pasivos (impartidos por la religión y el poder mediático en forma de fútbol, telebasura y similares). Contra alineaciones sin vida está la tragedia (o arte trágico) que, influyendo con sus mitos las almas receptivas, creó hombres más justos, sabios y valientes (como-leones). El desgarro de lo trágico implica tener que elegir entre dos extremos excluyentes igualmente deseables, en los que se implican otros entes (por ejemplo: en política tomar partido honestamente a favor del pueblo, o sólo fingirlo y en realidad estar del lado de sus explotadores: por míseras prebendas que jamás darán vida a la vida, que es lo que en realidad hace falta)... implica el todo o nada, pues mucho o poco no son bastante. De ahí que yo esté a favor de un mundo sin amos de lo nuestro; sin parásitos y de que abogue porque el pueblo estemos armados doctrinal y bélicamente (a fin de que podamos hacer respetar, por nosotros mismos, una sociedad de derechos auténtica e igualitaria; una sociedad libre de actividades superfluas, de parásitos o amos de lo nuestro, en la que nadie sea esclavo de nadie ni por el látigo ni porque pueda ser comprado a golpe de talonario; y no lo haga por más sociedades de derechos mínimos, que para más inri nos vulneran reiterada y sistemáticamente). Imposible ser trágico y no libre: «Consecuentemente se debe llegar al extremo, con tal de preservar nuestra "real" honra y derecho a vivir dignamente, en paz y libertad... pero-reales» (a ese tipo de educación es al que llamo, y no al continuar educando al pueblo en la alienación).
  • El fenómeno de la televisión demuestra que la gente está dispuesta a ver cualquier cosa, con tal de no verse a sí misma o su problemática social (con la gente adormecida por este nuevo opio o religión, es como si viviésemos en una gran tumba, carente de entes y vida reales). Donde funciona un televisor hay alguien que no está documentándose o leyendo cosas que realmente importen, a fin de obrar consecuentemente con la problemática que se deba afrontar. (No podemos matar el tiempo sin herir la eternidad; se pretende establecer una confusión falaz entre gloria y eternidad, creo que a fin de ganar adeptos para la causa fascista, que tantas glorietas le dedica a gentes que a mi honesto entender son mediocres o incluso despreciables; como por ejemplo lo son, y-no-sólo-para-mí, tanto el tan celebrado Cervantes, como su Quijote y... si alguno así lo desease, se lo podría explicar, recurriendo para ello, a la tesis de Nietzsche con respecto a tan despreciable acontecimiento.)
  • Se es sabio por estudiar las cosas precisas; que nada hay indiferente se comprueba al recolectar: No te canses, pues, ¡oh necio!, en lo que nada aprovecha.
  • El azar es orden en el tiempo y por ello el pasado define al presente, dado que "la Humanidad" continúa sin ser dueña de su propia historia. En realidad lo es El Cuco, ese grande y astuto pájaro que hace que a él y a sus crías los alimenten y engorden las pequeñas e ingenuas avecillas. (Tanto por la manipulación como por la fuerza, así nos lo vienen imponiendo los fascistas desde hace milenios.)

Procede un cambio de sistema económico-político, sin duda que educando al pueblo en la praxis política en vez de en la alienación. Es por ello que cuando supe que el 15-M había creado la web "Propongo Tomar la Plaza", creé una cuenta y... a continuación, en las categorías Política-> Sistema democrático-> Democracia directa-> Referéndums de dicha web, colgué el siguiente trabajo: Propongo crear un sistema mundial alternativo al capitalista, por un mundo sin amos de lo nuestro... -> según mi guía política. Proposición que procede mantener y por tanto mantengo.

sábado, 11 de agosto de 2012

des-Montando la Guerra


Porque algún día tendrá que ser
Como en Fuente Ovejuna, amigos

Deberíamos comenzar un clamor universal, en contra de mantener los ejércitos del mundo, e inventar formas de presión y guerra de todo tipo, hasta acabar con ellos. Si queremos llegar a ser libres, en un mundo unido por una sola y la mejor normativa, en democracia real, en la que el partido político y gobierno lo seamos todos, sin religiones ni guerras, sin tener que alimentar la corrupción que suponen todas estas actividades no positivas; entonces deberemos querer los medios. Fundamental sería destruir todo lo inherente a los ejércitos y no seguir trabajando para la guerra, ya que el pueblo no la queremos. Sería un requisito indispensable para poder construir la paz mundial; paz que ya sabemos que jamás vamos a lograr mediante las mafias de la ONU ni de la OTAN. Éstas no dudan en realizar guerras imperialistas, en contra de la voluntad popular expresada en manifestaciones multitudinarias por todo el mundo, criminalizando a los gobiernos de las naciones que quieren piratear (a fin de robarles sus riquezas y también de mantener vivo el negocio de la guerra), fabricando artificialmente las excusas para ello hasta el extremo de asesinar a miles de sus connacionales a tales efectos y sirviéndose siempre del poder mediático para manipularnos. Ejemplo: el atentado de la Torres Gemelas: <11 de septiembre de 2001 - Engaño global>, <El Proyecto Matriz>, <ZERO investigación sobre el 11S (Completo-Doblado al Español)>... Son gentes sin escrúpulos morales ni conciencia que les reproche sus multitudinarios homicidios, que están haciendo de la guerra su criminal negocio particular (por la piratería superior o de estado a cargo del erario público, por estados fascistas; más la consiguiente asignación de presupuestos ingentes para el mantenimiento de su negocio, de los que por el procedimiento de la corrupción se embolsan cantidades sustanciales los más altos responsables, para seguir pidiendo y embolsándose más y más), para vivir todos ellos como dioses a costa de la sangre y sufrimiento humanos. No cumplen con sus expectativas de pacificadores, por lo que no hay por qué seguir alimentando algo tan nefasto como lo es el actual poder militar. Además es necesario acabar con él, si queremos prevenir nuevos golpes militares, con los que pudieran oponerse a la creación de otro mundo mejor para todos; en el que no existan amos de lo nuestro por la corrupción de una sociedad de derechos mundial auténtica (con que sustituir las falsas sociedades de derecho actuales); en el que trabajemos únicamente para el bienestar generalizado, cuidando de la madre tierra que se nos está destruyendo por el capitalismo salvaje, del que precisamente ellos forman parte fundamental y pretenden seguir siendo los amos.

Supongamos que muchos militares apoyasen nuestra tan burlada y para nada 'soberana' voluntad popular, porque sintiendo humanamente se sumasen a nuestro proyecto de vida. Supongamos asimismo que consiguiésemos hacer partidaria a la mayor parte de la humanidad, e inducir su voluntad a esta acción que aquí se os sugiere como imprescindible, a fin de cambiar el mundo, para vivir todos bien por la eliminación de toda actividad superflua y negativa; a fin de reducir el impacto de éstas en la duración de nuestras jornadas laborales, como en la ecología, y de llevar una vida austera pero sumamente señorial, sin necesidad de esclavizarnos unos a otros. No sé si es o no un proyecto de locura, el que aquí os traigo. Pero tengo por cierto que quizá no exista mejor forma de lograr todo, que mediante un desarme mundial efectivo y pronto, como hecho indispensable y quizás el más importante logro, previo a la construcción de un mundo unido y en paz. (Deberíamos preparar formas de lucha similares a las que a lo largo de mis trabajos os expongo, que nos hagan temibles 'a priori', a fin de poder vencer resistencias minimizando en lo posible toda voluntad de oposición de aquellos a quienes no les bastasen nuestras razones; a fin de lograr todo al mínimo costo en sangre. Y ojalá que sin costo alguno, porque se nos viese dispuestos a las mayores crueldades, y que así los de mala voluntad no viendo posibilidades de seguir saliéndose con la suya, se entregasen sin resistencia.)

La cobardía es mala, ser valiente es bueno. Dejad que las niñas pequeñas digan: "ser bueno es ser bonito y a la vez conmovedor". La cobardía también es, sin duda alguna, nuestro peor enemigo, que deberíamos acabar por penalizar fuertemente; y en su lugar fomentar, mediante nuestra "Iglesia Educacional Laica de Liberación Popular" y el arte al modo greco-latino, la antigua valentía (consecuentemente prohibir que sigan fomentando los teólogos, arteramente, la borreguil benevolencia de corderos y ovejas por la predicación moral, a fin de mantenernos esclavos al modo sacerdotal). Finalmente y para minimizar la violencia en el marco social (en pro de la no-violencia), habría que inducir el comportamiento ético de la ciudadanía y comprometerla a que no mirase hacia otro lado cuando surgiesen conflictos o situaciones que requiriesen de pacificación: para impedir remolinos de venganza, porque irreflexivamente se nos permitiese tomarnos la justicia por mano propia (personalmente). Pacificar directamente nosotros, obrando a modo de cuerpos y fuerzas de seguridad, y coadyuvando con los especialistas a los enjuiciamientos en la plaza pública, en los casos de litigio que pudieran surgir (y no volver a delegar tal responsabilidad en poderes corruptos).

Resumiendo: Se debería comenzar fomentando una fuerte unión, incluso forzándola progresivamente, para finalmente y al modo de cualquier general en guerra, penalizar que el des-obedecernos no fuese de balde. A fin de que unidos, pero como si fuésemos leones en vez de borregos, en lo posible armados bélicamente (claro está; pero también con la más firme e incluso criminal decisión de hacernos respetar a cualquier precio), preparar un levantamiento universal sin precedentes; previniendo que lo realizaríamos cuando lo estimásemos oportuno, y que quienes opusieran impedimentos o se opusieran abiertamente, serían condenados a morir, junto con su descendencia, tras las más horrendas torturas. (Quizá esto suene demasiado fuerte a los oídos de nuestros afeminados, y más probablemente sea objeto de crítica por nuestros manipuladores: que sólo levantan la voz cuando así conviene a sus intereses, y a nosotros nos la quitan a no ser para el marujeo y otras mariconadas, al tiempo que nos descalifican cual si fueran sapos, soltando mala baba con la que proteger el interés de ellos y sus crías, cuando no acallando nuestras voces por el asesinato; hecho este último al que también habría que someterlos a ellos, como toros que por avisados no vamos a envestir los trapos rojos que se nos pudieran tender, pero sí a ese tipo de toreros.) El aviso previo tendría por cometido ir ganando partidarios y debilitar toda voluntad de oposición por el temor (que tienen que llegar a sentir ellos en lugar de nosotros); en cuanto que el ultimátum lo sería a fin de poder tomar conjuntamente (similarmente a como sucedió en Fuente Ovejuna contra el Comendador), las más diversas bases militares y que ningún avión de guerra que se atreviese a levantar el vuelo con intención de oponerse a nuestra voluntad (porque quisieran rebelarse), tuviese después disponibles otras donde aterrizar para su repostaje en tierra, a fin de que regidos por esta estrategia y lo que consideremos necesario para reforzarla (en principio ir poniendo pero que muy bravos a nuestros partidarios), podamos forzar, ojalá que sin oposición que hiciese indicados más derramamientos de sangre humana:

- Primero y mientras realizamos un cambio de sistema socio-político y organizativo, para el logro de una auténtica economía y bienestar sociales, a que todo siga funcionando, para todos, sin el factor moneda de ningún tipo (sin la mediación del poderoso caballero don dinero), con esos más valiosos factores sociales que son: amor, solidaridad y similares (excepto de cara a los enemigos que se opongan y pretendan continuar con el inicuo sistema capitalista por el que actualmente nos esclavizan; ya que al enemigo se le debería cortar todo tipo de bastimento, incluida el agua, que de poder debería serles envenenada). Solidaridad, , pero para quienes estemos por otro futuro de dignidad, belleza y bienestar generalizados; pero nunca para con nuestros esclavistas. Si ellos quieren guerra: yo, nosotros, queremos acabar con toda guerra. Pero conscientes de que no podremos lograr nada actuando al modo de Juan el soñador de la justicia y demás cosas bonitas, sino con realismo propio de hombres con sentido histórico. Vean sino quienes son el enemigo, cómo obran, y consecuentemente cómo procede obrar a fin de imponer nuestra sistemáticamente burlada voluntad popular, por nuestros empecinados esclavistas (creo que quienes me siguen o puedan llegar a seguir, de forma no superficial, me entienden o llegarán a entenderme sin duda alguna).

- Y en ese levantamiento a una (como en Fuente Ovejuna, pero no monárquica porque no queremos más pastores de ningún tipo), tomar por toda la tierra todo tipo armas y de bases militares para su inmediata destrucción. Que estos criminales en potencia que son los militares, con toda su parafernalia bélica y voluntad criminal, sepan que carecerán de bases desde las que poder operar, sería fundamental para tratar de obtener esa necesaria victoria en lo posible sin oposición. Para después poder someter el pueblo mismo, a la ética y deontología profesionales, a todas y cada una de las instituciones sociales y miembros que las compongan, en pro de ese otro mundo futuro (tan necesario con motivo de la inoperancia y corrupción imperantes, y la falta de códigos de ética y deontología profesionales, e instituciones, por los que someter efectivamente a todos, a esa sociedad de derechos que se quería y estaban elaborando para nosotros nuestros nobles antepasados, antes del predominio de las criminales mafias católicas de occidente sobre el ente popular que nosotros somos): sin contar para ello con los perros guardianes al uso, que para nada impiden la corrupción de dicha sociedad de derecho, sino que la fomentan porque viven de ella por encima de sus merecimientos, a costa del padecimiento de los demás. Aquí, nuestro lema debería ser: "O todos tenemos las mismas armas, o no las debe tener nadie"; para que sirviéndose de ellas, nadie pueda obligar a nadie a someterse como hasta ahora a presupuestos injustos (¡Basta ya!).


Fuente Ovejuna, por Lope de vega
resumen

Fuente Ovejuna, es un pequeño pueblo labrador, que está bajo el dominio del Comendador Mayor de la orden de Calatrava, Fernán Gómez, un hombre cruel y sin escrúpulos que maltrata y explota a sus vasallos.

Entre la gente del pueblo se encuentra Laurencia, que quiere casarse con Frondoso, un joven de la localidad. Un día Laurencia se encuentra en el bosque con el Comendador, que la quiere aprisionar y llevar a palacio; pero aparece Frondoso en defensa de su amada, y amenazando al Comendador con una ballesta, logra poder escapar con su prometida. Esto enfada al Comendador, que aparece el día de la boda de los jóvenes, y se lleva a Laurencia a palacio, y a Frondoso a la cárcel.

El pueblo de Fuente Ovejuna, harto de la crueldad de dicho señor, que no piensa sino que en reclutar jóvenes para sus guerras o deshonrar a sus mujeres; deciden matar al tirano, para no tener que sufrirlo más. Por lo que asaltan su palacio y, al grito de "Vivan los Reyes Católicos"(!), acaban con él sin piedad. Tras ajusticiarlo, acuerdan no decir nunca quién de ellos lo hizo, sino decir que fue Fuente Ovejuna. Flores, un fiel criado del Comendador, huye del palacio y va a avisar a los reyes de la revuelta. Estos mandan que un juez recoja información, con la que poder juzgar al pueblo. Pero el pesquisidor nada pudo sacar en claro; ya que, pese a torturar a todo el mundo: incluso a niños, a la pregunta de "quién mató al Comendador", siempre respondían "Fuente Ovejuna, señor". Tras estos hechos el juez vuelve a ver a los reyes, acompañado por todo el pueblo, para informarles de lo sucedido. A su vez, el pueblo les dice que sólo quieren ser sus vasallos, y de nadie más. Por lo que los reyes, admirando la valentía y respeto que les tenían, les perdonan y acogen bajo su protección.


*          *
*

Pero mucha atención al crecimiento exponencial de las problemáticas humanas (demografía, contaminación, carencias... y no precisamente dentro de una abundancia similar a la actual), que deberemos de solucionar por nosotros, sin que nos asesinen los fascistas a fin de hacerlo ellos a su manera (de la que en mis trabajos se les previene), optando quizás:
- o bien por una forma de vida (filosofía, entendida ésta como sabiduría aplicada a la forma o formas de vida), similar por ejemplo a la que parece ser que habían adoptado los indios de Norteamérica (vida de guerreros).
 - o bien por una regulación para el decrecimiento demográfico primero (dado que ya somos demasiados habitantes sobre la tierra, sobremanera si pensamos en mantener los modos de vida actuales) y para el equilibrio demográfico después.



Vean, extraído de este vídeo: <Aritmetica Población y Energía>, las siguientes opciones:




Y en vez de centrarse en el marujeo, al modo de los maricones y marujas TV (se supone que la plaga de homosexualidad que padecemos sea en enorme medida causada por la vacunación intensiva, a la que, en interés de farmaindustria, se sometió a la población mundial, con la necesaria cooperación de la ONU mediante la OMS, que inmisericordemente secundaron tan enormes intereses, según se refleja todo ello, implícita como explícitamente, en alguno de los diversos vídeos que están a la base de mi anterior trabajo: <Vacunación: ¿Arma para genocidas?>), vayan ustedes pensando soluciones (desde nuestra actual limitación para pensar: fomentada hasta el extremo por los obscurantistas para que seamos incapaces de hacerlo, educándonos para ello en la más radical alienación mediático-religiosa)...
- porque según la siguiente imagen no cabe que podamos llegar a vivir:




Y como lo que a muchos nos va a tocar padecer a partir de ahora, tampoco se le podría llamar vida, si no le ponemos humano remedio, mejor si pensado con amor y realismo... vayan pensando ustedes si conviene o no tomar el poder y decidir por nosotros qué soluciones adoptar a nuestras problemáticas a partir de cuanto antes. Por ejemplo: una nueva forma de conceder el derecho a la procreación, no de forma indiscriminada y para que haga negocio en base a ella leguleyo alguno al modo actual, sino porque aquellos que deban de procrear, de forma tan limitada como se estimase oportuna, estén preparados para esa responsabilidad como no lo estamos la humanidad actual (por supuesto que me refiero también a nuestros inhumanos opresores, y quizá ellos los que menos). Y esto es lo que debería comenzar a dilucidarse cuanto antes en la plaza pública, habilitada a modo de Parlamento Universal (fundamentalmente local, aunque también universal por relacionado virtual o telemática con el resto de localidades; porque la humanidad como conjunto tenemos mucha problemática en común sobre la que adoptar decisiones). Dicho sea considerando que nadie como la gente de cada localidad sabría asignar con máxima justicia el derecho a la procreación, a quienes en realidad estuviesen mejor capacitados para tener hijos y saber criarlos, sin hacerlos pasar por carencias psicológicas ni traumas debidos a separaciones de la pareja u otras problemáticas humanas. Por lo que entiendo que dichas parejas deberían demostrar, previo a la procreación, fundamentalmente su capacidad de bien avenidos, además de lo que se considerase pertinente a tales efectos.
  • Y estaríamos hablando de matrimonios basados en amor del bueno, que no de matrimonios por interés, que no son precisamente los que dan el más alto porcentaje de crías genéticamente mejor configuradas, según nos explica el teólogo de la liberación Paulo Freire, en su obra: "Pedagogía del oprimido". Y si no fuese en esta obra, vean esto que les digo en la de el también teólogo de la liberación Francisco Gutiérrez: "Educación Como Praxis Política". Y atendiendo las inmejorables indicaciones de este último, vayamos todos cuanto antes al parlamento de que les hablo, para educarnos como mejor procede: en la Praxis Política, en vez de contando manzanitas, hablando del sexo de los ángeles, o entretenidos por el marujeo y demás porquería mediática.

Es todo para este trabajo; quizá término, remate o consumación de mis exposiciones; ya que me encuentro cansado de escribir sin respuestas, que quizás obtenga mediante conversaciones en vivo (cierto que tampoco abrí esa opción en mi blog). Un saludo, y espero que en breve podamos comenzar a hablar sin las cortapisas con que comenzaron la gente de ese para mí sospechoso movimiento 15-M.


*          *
*

Aviso sobre este y mis demás trabajos, ya muy elaborados. No descarto retocar muchas otras de mis entradas, ya que no quiero limitarme a hablar al hoy. Y esta voz con que pretendo hablar para todos los tiempos, debe hacerlo lo mejor posible; a fin de que, debidamente fundamentados en la razón, nos decidamos a forzar esa necesaria unión para la humanidad futura, que acabe con toda la miseria y fealdad actuales, brotadas de la división imperante (que acabe con la inseguridad, incertidumbre y temores para nuestras vidas; en resumen, con la miserable división que nos separa y enfrenta en los más diversos ámbitos del obrar humano: religioso, político, por los nacionalismos, etc.). A fin de conseguir que la humanidad futura caminemos unidos, tanto en la forma de sentir como en la forma de interpretar la vida. Y ello porque esencialmente todos somos humanos, con las mismas necesidades y temores, y nos merecemos algo más que la basura que nos proporcionan a los de abajo (a los sometidos), las mafias que actualmente nos rigen desde las diversas formas del poder.

Gracias por escuchar

Por qué soy tan inteligente


Soy realmente inteligente, no lo duden, quizá con motivo de que no soy ningún docto; y no estando condicionado por pesados bagajes, alcancé el saber racional y unitario llamado filosofía, primero intuyendo la realidad de la cosa y después por la deducción continuada hasta entenderla hasta las últimas consecuencias. Soy realmente inteligente, y es porque no estando escindido por idealismo alguno, supe ver directamente en la realidad, sin edulcorarla con ideas; porque no estoy escindido por condicionamientos morales y, debidamente prevenido en contra de la infame e infamante (moral) por mi padre espiritual (Federico Nietzsche), jamás acepté moralinas por aquellos manipuladores o asnos que pretendieron condicionar mis instintos naturales, de forma más o menos fina o absurda, bien fuese directamente o usando del poder mediático o religioso, y por ello supe ver razón en la realidad misma, sin negarla idealizándola, ni atendiendo a cuentistas. Y consecuentemente me conduzco directamente por la inteligencia suprema, que no es otra que el instinto humano no degenerado por religión ni moral alguna. (Se les está predicando la no-violencia por gente aparentemente amiga, la no-voluntad de poder y que nos gobiernen otros, para que con esas nadas afronten ustedes los abusos a que se nos somete desde el poder en sus diversas formas. Pero la violencia para conformar, mantener o cambiar estados es un hecho y no veo razón para renegar de ella y abogar por la no-violencia, que es una no-herramienta, como si ésta fuese algo en sí; como si fuese una herramienta válida para cambiar y también mantener nada en contra de quienes que están preparados y dispuestos a usarla en su beneficio, hasta extremos propios de los más grandes criminales asesinos).

Como hombre de instinto no sé dar muchas veces plena razón de mi obrar (tesis, propuestas realizadas... basadas en el sentido histórico y en mi aceptación de la realidad humana que somos: con buenos o malos instintos en función de que se nos exciten unos u otros). Sé que es correcto lo que digo, que no me equivoco y que soy ese guía válido para sacarnos a la humanidad del atolladero en que nos hallamos los pueblos del mundo, basado en divisiones de todo tipo (políticas, religiosas, nacionales, etc.). También sé que necesito que se me secunde y ayude, en principio por un núcleo de gente inteligente y dura (de hecho así lo estoy solicitando), lo suficientemente amplio como para la arrancada: en pos de sumar más y más partidarios de ese otro futuro tan necesario y anhelado por los más humanos de entre nosotros; pero humanos en la esencia, en el corazón (corazones fuertes y por ello auténticos; que no los comodones debilitados por la vacuidad espiritual, cobardía o temores paralizantes y todo tipo de falsedades del alma a que nos inducen los fascistas por las más diversas moralinas religiosas o técnicas mediáticas, mediante todo ese cúmulo de seudo-arte con que nos desencaminan a fin de obtener para su utilización por los católicos bueyes privados de aquello que a veces hace falta tener... a fin de obtener dóciles esclavos). Se necesita de esos corazones auténticos; pero no por sus formas de decir no comprometidas, por las que incluso nuestros falsos opresores no dudan en llevarse a la boca los más grandes conceptos (de justicia, bondad, amor y similares); opresores a quienes más que a ningún otro cabría aplicarles el dicho: "Dime de qué presumes ser, y te diré de lo que careces o no eres en realidad; marrano".

- Jiddu Krishnamurti, filósofo internacionalmente reconocido, con el epigramático título: <El Silencio como fundamento de lo Eterno>, nos indica la forma única a través de la que se puede llegar a las conclusiones correctas sobre verdades o realidades últimas, que se podrían denominar de eternas (por intemporales); nos proporciona la fórmula para ello: Cuando hay una pasión del artista, filósofo o de cualquier ser humano (un padecer por algo), el silencio es requisito indispensable para que de él brote lo real o cierto, en nosotros; porque si no brota en nosotros, por mucho que nos expliquen lo que sea, seguiremos ciegos a la realidad de que se trate (pues sólo se tiene acceso al conocimiento de lo real, a través de ese tipo de vivencias). Y sólo no permitiendo que ocupen nuestro silencio con ningún tipo de cháchara, evitaremos que maten en germen (con lo que se podrían considerar ruidos: mediáticos, religiosos o de nuestros allegados cuando nos participan esto o lo otro), la posibilidad de que de 'el silencio' u obscuridad de la mente no tomada por ningún yo, por la meditación que así valora o mide, pueda nacer la luz sobre lo que es real o no (soluciones consecuentes a nuestras problemáticas, etc.), pero no cuando nosotros queramos, sino cuando el pensamiento acude por sí.

También nos dice Jiddu Krishnamurti:
- El mundo y yo somos uno, somos inseparables. Eso es verdadera meditación. Has de sentirlo como una realidad y no sólo como afirmación verbal. Soy el custodio de mi hermano: tal y como han dicho muchas religiones (y políticos), pero no lo cumplen (lo dicen sólo a modo de declaración verbal, que no cumplen; pues no lo hacen en su corazón).
- Por eso los budistas han proyectado la idea del bodhhisattva, que es compasivo y esencia de toda compasión y está esperando para salvar a toda la humanidad. Suena muy bien y se siente uno feliz de que haya alguien haciendo esto. Pero en realidad nosotros no haremos nada que no sea cómodo, satisfactorio, seguro... tanto física como psicológicamente (yo agregaría, si no se nos obliga a ello por alguna fuerza mayor). Que lo que la gente quiere es ser entretenidos ("panem et circenses", que decían nuestros sabios antiguos).

Eso lo saben perfectamente los católicos; y es por ello que toda iniciativa que nos tomemos desde la debilidad (la no-violencia preconizada reiteradamente por el 15-M, o como quieran disfrazar a todas sus debilidades o cobardías morales brotadas de la propia alma), no va a ser atendida por nuestros esclavistas (esclavistas que me imagino tendrán estudiadas mil y una putadas, militares y de todo tipo, a fin de seguir manteniéndonos subyugados; que equivale a decir bajo el yugo, dándonos así los católicos de bueyes a su servicio, que en una orgía de cachondeo no hace mucho nos pedían seguir tirando del carro). Por eso me parece inútil, por idealista y malo para tratar de afrontar los abusos a que se nos somete por el mundo católico, además de una pérdida de tiempo que hubiéramos debido emplear en fortalecernos para poder hacerse respetar, ese gesto al que se nos llama:

¡El 25 de septiembre tod@s a Madrid!, ¡toma la Moncloa!
No importa el color, todos estamos en el mismo saco(!). Ocupa el Congreso
Martes, 25 de Septiembre de 2012 - Madrid, alrededor del Congreso de los Diputados

Es mi parecer, que sostengo (y ojalá que pese a no equivocarme, al menos sea ese llamado el inicio de nuestra reacción en pro del fortalecimiento previo a una toma o restitución del poder al pueblo, soberano que deberíamos llegar a ser si con realismo nos dispusiéramos a adoptar incluso la violencia y barbarie más extremas, a fin de someter a estos mafiosos a la igualdad para la buena vida de todos y seguridad inherente a que tenemos pleno derecho). Consecuentemente sostengo que el 15-M ha asumido de forma improcedente y estúpida la no-violencia como un no-instrumento para tratar de forzar aquellos cambios que procedan en el estado de cosas o estado político, y lamentablemente ha inducido a muchos a mantenerse en su actual estado borreguil en vez de a comenzar a ponerse bravos. Pues no va a haber futuro para muchísimos, como no nos decidamos a trabajar en el sentido de prepararnos para ser más fuertes que actualmente lo son quienes nos subyugan: con sus leyes en nuestra contra (porque ellos son los primeros en saltárselas con toda impunidad, cuando y como mejor les parezca), con sus cobardes perros guardianes, con sus arteros e incluso cínicos políticos, con sus jefes militares y nuestra obediente carne de cañón a emplear paradójicamente en nuestra contra, con su falsos santurrones u hombres de iglesia de que se sirven para aborregarnos ya desde la crítica e indefensa infancia (con las tretas, mañas o abusos, encubiertos o no, de todos ellos). Y el posicionar políticamente a todos allí donde convenga a la humanidad, habrá de ser responsabilidad de los más conscientes de entre los realmente populares: según mis tesis.
  • Y llamo cobardes a sus perros guardianes, porque tengo la seguridad de que uno a uno y sin la protección que les brinda el grupo y la impunidad para sus abusos por el resto de los poderes (incluido el judicial que, asimismo guardián de este inicuo orden capitalista, protege todos sus abusos, cual es sobradamente sabido; y de la impunidad que por el poder judicial se les concede a sus excesos, están plagadas las páginas de sucesos), si tuviesen que enfrentarse a entes éticos como lo fueron la plebe romana o griega en sus mejores tiempos (en vez de a gentes aborregadas por la moralina cristiana, o inducidas por el seudo arte impartido por el poder mediático a asumir las tesis o no-valores que a los enemigos conviene a fin de mantenernos sojuzgados), si tuviesen que enfrentarse a ese tipo de leones indignados por situaciones similares a las que nos están haciendo padecer estos fascistas; de seguro que no tendrían los cojones o coraje necesarios para afrontarnos, ni de a uno contra los más valerosos de nosotros, ni tampoco agrupados como siempre hacen contra grupos de nosotros asimismo dispuestos y preparados al modo de ese tipo de leones que fuimos en la antigüedad clásica, sabedores del grande riesgo que el hacerlo supondría para sus vidas (porque, sépanlo, estamos en una lucha a vida o muerte y sólo nos cabe hacernos respetar o morir cobardemente como borregos en la marginación a que inmisericordemente están forzando cada vez a más gente). Y de seguro que se nos respetaría si estuviésemos psicológicamente preparados para afrontarlos, y ello aunque no alcanzásemos la preparación a que intensivamente se someten para reprimirnos exitosamente este tipo de perros, que para mí no dejan de ser sino que perros guardianes de las ovejas que somos los demás (hay que ser realistas y reconocer los hechos, en vez de negarlos), a las órdenes de los pastores, obedientes asimismo a los mandamás.

Concluyo pues reiterando que yo no estoy por hacer el estúpido, pero que pueden contar conmigo si se requiriese de mi persona como guía, al margen de mis escritos, para emprender a la mínima demora las acciones que convengan, a fin de tratar de superar la realidad histórica que padecemos cuanto antes. Porque independientemente de cómo les dé a ustedes por llamarla, yo la he objetivado por lo que tiene de realidad histórica y, consecuentemente con lo que vivimos: que se debe reconocer a fin de poderlo superar, he realizado mis "Propuestas Políticas para la Construcción del Futuro", en esta mi "Guía Política Antifascista", que si ustedes acaban por asumir, servirá, cuando menos, para saber cómo deberemos o procedería obrar a fin de tratar de conseguir otro futuro más humano, de dignidad, belleza y bienestar generalizados.

Si lo que quieren es seguir siendo entretenidos mediáticamente por la porquería al uso; o si se creen que tratando de presionar a nuestros opresores con algún que otro gesto sin continuidad, van a lograr nada; continúen ustedes acomodados en la estupidez, que yo me apeo de ese tren hacia la nada.

Es todo para aquí

miércoles, 8 de agosto de 2012

El 15-M tuvo todo claro desde su inicio


El 15-M tenían claro ya en sus inicios demasiadas cosas

Jamás abogaron por sustituir esta farsa de la democracia representativa, sino que incluso impidieron toda intervención en ese sentido. Pese a los venerables ropajes con que aparentaban imitar las buenas prácticas antiguas: inherentes a la democracia real o participativa, jamás quisieron saber nada de formar partido, para gobernarnos el pueblo en democracia real: Democracia que sería la participativa, desde el marco de la plaza pública y sin condicionar por ellos, como sucedió, las intervenciones que podían aportar indicaciones valiosísimas para la solución de la problemática política: que se nos está haciendo padecer al pueblo, en pro del inicuo e indefectiblemente corrupto sistema capitalista, que jamás posibilitará una sociedad de derechos auténtica e inherente libertad e igualdad generalizadas; en el buen sentido en que se entiende por los latinoamericanos, de quienes que podríamos adoptar un cúmulo de indicaciones valiosas para superar esta inicua historia, que se nos viene imponiendo a sangre y fuego por los católicos capitalistas de todo el mundo (católicos en el sentido universal del término, según les dejé ya explicado en diversos trabajos de mi blog).

Ya tenían todo decidido y nada quisieron oír siempre que se intentó hablar en contra del capitalismo, y menos todavía en contra de quienes de él se benefician a costa del resto, dándoles a los beneficiarios de lo que son (mafia católica), y por ello nos acallaron siempre que se intentó hablar en contra del opresor mundo católico, que tan cruentamente nos imponen su sistema esclavista por todo el mundo, actualmente por el reiterado o empecinado intervencionismo imperialista Yankee (de Norteamérica), que se han erigido en sus criminales cancerberos. Venían con el guión bien aprendido, según supe ver, pero también más gente:

Son en potencia unos soberbios burócratas: gracias a su formación universitaria pro-sistema, que entiendo que pretenden que no se les mate la gallinita de los huevos de oro por explotarla abusivamente, porque también ellos aspiran a vivir de ella similarmente a como ya lo hicieron sus mayores. El ser unos soberbios burócratas en potencia, lo demostraron en la representación que supuso el montaje del campamento de Sol: con precisión militar (al modo de consumados estrategas), pero únicamente con la finalidad de amagar un cambio que indefectiblemente supondría hacerles perder las elecciones a 'nuestros' supuestos socialistas. En cuanto que ahora, con el llamado ¡El 25 de septiembre tod@s a Madrid!, ¡toma la Moncloa! quieren poco más expulsar al PP del Parlamento, pero no una cura real (y no superficial) a los males que padecemos el pueblo a manos del mundo católico: por un cambio de sistema que nos restituya el poder en todas sus manifestaciones o formas (económico, político, jurídico, militar y mediático; así como una auténtica "Iglesia Educacional Laica de Liberación Popular" como la única permisible y por tanto permitida, y consecuente control real por el pueblo sobre los ayuntamientos, magistraturas de todo tipo y la administración). Tampoco piden restitución y castigo por los expolios realizados, ni preconizan una cura definitiva que implique un cambio de sistema y consecuente nueva historia no capitalista.

Son demasiadas las cosas a cambiar sobre las que deberemos tratar el pueblo, hablando sin las limitaciones a que se nos condicionó por "El 15-M". Entre otras ya citadas en el marco de mis anteriores trabajos, se deberá cambiar el actual sistema de salud a fin de hacerlo realmente hipocrático (incluido el sistema agro-alimentario). Ya que por la trampa del sistema sanitario meramente paliativo que nos "montaron" las mafias del poder, se posibilita, como nunca, el deterioro de la población por las enfermedades (realmente no es un sistema para la salud sino para la enfermedad); para exclusivo beneficio de farmaindustria y de los doctos zopencos de universidad que ésta crea al servicio y beneficio de las grandes corporaciones farmacéuticas (repito que no para la auténtica salud). A cambio de cuya formación y a efectos de que se sirva a tan grandes intereses, se les a sus lacayos la zanahoria que supone un cierto reconocimiento social y algunas migajas, por ser buenos siervos al servicio de farmaindustria:
Es lamentable el mal empleo (o malgasto) que se hizo de los esfuerzos del pueblo trabajador, en pro de esta horrenda construcción mafiosa. Y consecuentemente mucho lo que nos resta por hacer, el esfuerzo de todo tipo que se requiere o requerirá para poder cambiar de sistema político, en pro de construirnos un futuro de belleza y bienestar generalizados.


*          *
*

Y ahora vean el tipo de música que deberíamos posibilitarle bailar a los pueblos del mundo, perteneciente a una destacada estrella de esa maravillosa y pródiga constelación de estrellas latinoaméricas, entre cuya producción se encuentran abundantes clarificaciones de su concepto de igualdad, de que "El 15-M" carece y nada quiere saber:

Ruperto

Un soberbio recitado de Chávez

Un vídeo con ilustraciones acordes al audio
Véase en el vídeo lo que en latinoamérica se entiende por rancho de pobres.
Afiche (cartel o lámina de papel para exhibir).


Ruperto vivía en su campo
su mujer y tres muchachos
la hierba su medicina
y el brujo Antonio su médico

Y un día miró a Caracas
en la pulpería del pueblo
en un almanaque de esos
de la Creole Petroleum Corporation

Quiso venir a Caracas
vino a Caracas Ruperto
lo ayudó el capitalismo
lo ayudó a construir su rancho
con latas vacías de Pepsi-Cola
con latas vacías de Mobil Esso
y le puso como techo
un afiche de la Ford Company
"Qué fácil tener un Mustang"

Se le enfermó su muchacho
el más pequeño de ellos
y el más grande de sus sueños
bajó a la ciudad Ruperto
a buscarle algún remedio
y se le murió en la cola
se le murieron sus sueños.

No tenía pa' enterrarlo
el desempleado Ruperto
y buscó robar Ruperto
pa' llevarlo al cementerio
apresaron a Ruperto
la policía siempre es eficiente
cuando se trata de los pobres.

Vinieron los curiosos
y gritó uno de ellos
"policía deje ese hombre"
no lo ves que está llorando
no lo ves que quiere irse
con su muchachito muerto
No lo ves que quiere irse
corriendo tras de sus sueños

Hace tiempo no lo veo
pero mi pana me dijo
que lo vio buscando tablas
no pa' enterrar a un pequeño
sino pa' enterrar un viejo
pa' enterrar al capitalismo
el causante de los males
que está sufriendo mi pueblo
pa' llevarlo al cementerio
que construyen los obreros.

Échale bolas Ruperto
guillo Ruperto
que la lucha te liberará.
Mucho guillo Ruperto
lucha Ruperto
con la lucha, la lucha no más.
Por tu madre Ruperto,
lucha Ruperto,
que la lucha te liberará.

lunes, 6 de agosto de 2012

Vacunación: ¿Arma para genocidas?


El siguiente hipervínculo: <La mafia médica>, es una interesante entrevista publicada por Laura Jimeno Muñoz, que recomiendo leer.

Mi texto a continuación, es un extracto, retocado, de lo más relevante del siguiente vídeo: <Ghislaine Lanctot. La mafia médica_Vacunación 101>, cuya transcripción íntegra puede verse, junto con el vídeo anterior en una serie de 6 vídeos cortos, en el blog: <Ciencia y Ecología: La mafia médica>. Ghislaine Saint-Pierre Lanctôt, nacida en Canadá, fue doctora durante 25 años y ex-propietaria de varias clínicas médicas en Canadá y en EEUU. Pasó por la cárcel: <Ghislaine Saint-Pierre Lanctot, autora de ‘La Mafia Médica’, encarcelada>, con motivo de que, por coherencia con lo que había averiguado desde su profesión médica y con lo que noblemente postulaba, optó por no pagar más impuestos a las mafias del poder: <Entrevista a Madame Ghis (Ghislaine Lanctôt)>).

para el culpable, don dinero, pido pena de muerte como castigo
pido que acabemos con el podrido sistema capitalista de una puñetera vez


Pongan atención, porque la cosa es muy seria:

«Durante los años que practiqué la medicina, me di cuenta de que el sistema médico (internacional) está totalmente financiado y controlado por financieros; de modo que el objetivo del sistema médico, aunque algunos médicos no sean plenamente conscientes del hecho, es hacer que la gente enferme para hacer negocio con la enfermedad. Por tanto, es un sistema de enfermedad y no un sistema de salud. Cuando me di cuenta del hecho, opté por denunciarlo públicamente, hecho que me costó la inhabilitación.

»Tardé 25 años en comprender cómo funciona el sistema, y ello estando dentro del sistema. ¿Cómo podría la gente profana comprender un sistema tan complicado, sin ser parte de él? Por tanto, decidí escribir un libro titulado "The Medical Mafia" (La Mafia Médica), con el objetivo de explicar el sistema. Además, si lo que aprendí en la Facultad de Medicina era cómo hacer enfermar a la gente, con el fin de encontrar una solución me pregunté: "¿Cómo podemos hacer que la gente tenga salud y, en qué consiste la salud?"; y me di cuenta, después de varios años, de que la parte psicológica de la solución pasa por saber quién es uno mismo en realidad, nuestra propia identidad.

»Nos consideramos criaturas pobres y sin poder y, consecuentemente, nos comportamos como ovejas necesitadas de un salvador que nos proteja. Hablando de vacunas, tenemos miedo de ese lobo que son los gérmenes y, por tanto, nos sentimos necesitados de que un médico nos proteja (y a esto lo llamamos vacunación). En el libro "The Medical Mafia", hablé del problema, consistente en que hemos olvidado quiénes somos y estamos entregando nuestro poder a otras personas; que no se limitan a hacer uso de él, sino que abusan. La solución, por tanto, pasa por recuperar nuestro poder. 
Pero antes de continuar, nótese este primer Aviso: Yo no asumo la tesis que nos proporciona Ghislaine sobre cómo recuperar nuestro poder político. Y rechazo de sus tesis con respecto al ser, aquella parte que ignoro si es sólo religiosa o quizá también teológica (no se explicitó suficientemente), de una supuesta evolución cuasi mágica hacia la divinidad (redundaré sobre ello al final). Aunque en base a ello no se le debería restar importancia a lo que desde su experiencia médica nos previene en este trabajo (que de forma valiente e imparcial contrapone a la información sesgada, por gentes prostituidas por el capital, que habitualmente se nos proporciona por el poder mediático al uso), en contra de las vacunaciones que se nos imponen o tratan de imponer por las actuales mafias del poder. Dada la enorme gravedad del hecho, ahí tienen un artículo a leer en tres páginas web, otro vídeo con información muy a tener en cuenta, y un extenso y bien detallado artículo web que nos informa al margen de intereses espurios a los de la auténtica salud:
<Artículo: La otra cara de las vacunas (parte 1 de 3)>
<Vídeo: Vacunación, La Verdad Oculta>
<Artículo: Vacunas... la medicina del miedo (parte 2)>

»Obedecer... ¿qué significa? Eso significa que la auténtica autoridad está dentro y no fuera de mí. Pero, puesto que he olvidado esto, no soy consciente de ser la última y suprema autoridad, y consecuentemente entrego mi poder y me someto al doctor y al sistema médico para el que trabaja. Por tanto, hoy voy a hablar de un tema concreto que traté, detalladamente, en el libro "La Mafia Médica" y este tema es la vacunación. No os explicaré los aspectos científicos de la vacunación, porque están hechos para ser tan complicados que la gente renuncie a entender la jerga y la composición de las vacunas y simplemente entreguen su poder y confíen en lo que el médico les recomendará; sin darse cuenta de que el médico es parte del sistema sanitario, el cual pretende hacerlos enfermar y matarlos. Cuando digo que el sistema pretende matar a personas; hacerlas enfermar y matarlas... usando otra vez del gráfico (véase en el vídeo), pregunto: ¿Quién es el pastor y cuál es su papel? Siendo el pastor el médico al que vamos por protección y seguridad y el gobierno al que obedecemos por protección y seguridad... damos nuestro dinero al gobierno y a los médicos, y les obedecemos. Pero el papel [rol] del pastor es esquilar las ovejas y cuando no les quede lana darlas encubiertamente al matadero, haciéndoles creer que es para su bien o salud.

»Ésta es la clave para entender el sistema sanitario, demasiado complicado, así que por ello os llevaré a la misma esencia del problema, siendo éste, quién soy yo y a quién voy a hacer caso, a quién voy a creer. ¿Voy a creer al doctor o voy a creer lo que me dice mi voz interior; lo que mi intuición me dice?

»¿Quién es el médico? El médico es un ser humano, puede que un buen tipo y quizá digáis: "Tengo un buen médico, es un buen tipo". Os cae bien, es amable con vosotros y eso está bien. No olvidéis que el ser humano es una cosa y que el papel o rol que él desempeña socialmente es otra. Pero vuestro médico fue a la Facultad de Medicina, que está totalmente controlada por intereses financieros, por el dinero. Lo que vuestro médico aprende en la Facultad de Medicina lo dicta el dinero, y él quizá no lo sabe. Todos los materiales científicos, las revistas científicas, la continua educación médica, todo está al servicio del dinero, y no al servicio de los pacientes, de la gente enferma. Debéis entender eso.
  • El dinero sobra, dado que existen medios telemáticos con los que podríamos controlar la asignación de bienes y servicios, en función de las prestaciones de cada cual al resto social. No permitiendo así la acumulación de capital por nadie, y limitando severamente la propiedad privada (para que no puedan existir amos de lo nuestro), acabaríamos, de la forma más suave y racional de entre todas, con la corrupción de la Sociedad de Derechos. Sistema éste que, si asumiéramos en democracia participativa según preconizo, sería más procedente que los falsamente representativos preconizados por cualquier otro populismo moderno (Demócratas o Republicanos por allá, Socialistas, Comunistas o Populares por acá; todos una panda de parásitos, mafiosos de guante blanco, aunque debajo tengan abundantemente teñidas sus manos de sangre, perteneciente a las vidas o sudor ajenos).

*          *
*

»Volviendo a las vacunas: ¿La vacunación está al servicio de quién? ¿Quién saca beneficios de la vacunación? La vacunación está al servicio de los intereses militares y de los industriales.

»¡Me diréis, "qué tienen que ver con esto los militares?" ¡Qué sino necesitan los militares, que tener buenas armas biológicas, armas de guerra para la destrucción masiva de poblaciones objetivo? ¿Y por qué harían eso?" Porque los líderes, la élite global de este mundo tienen un programa eugenésico. Quieren reducir la población mundial a 500 millones de personas. Por tanto muchas personas tienen que ser asesinadas, y la mejor manera para hacerlo es mediante la vacunación; porque se puede poner lo que queráis en las vacunas, y usarlas para grupos de población objetivo. Quieren reducir población, porque creen que hay demasiada gente en el planeta y la vacunación es el medio para conseguirlo. Los grupos objetivo son negros, asiáticos y pueblos aborígenes; los pobres, los discapacitados y la gente mayor; también las personas rebeldes, porque más conscientes que los borreguitos se resisten a la autoridad de los financieros y de la élite global. ¿Con quiénes pretenden quedarse? Tienen dos necesidades; reducir la población y asegurarse que los que queden sean personas obedientes. Necesitan un buen sistema de control mental para esas personas, posible mediante la vacunación. Otra vez la vacunación como la herramienta perfecta para inyectar-inocular-un microchip diminuto en el cuerpo de las personas que queremos que sean muy obedientes. Esclavitud pura y dura, es lo que los militares y su nuevo sistema capitalista, necesitan. (Personalmente considero que aunque esa técnica no fuese un requisito indispensable para la dominación de masas de población, sí que lo sería formidable desde la perspectiva de las actuales mafias del poder; y no dudo de que la adoptarían, pese a que las técnicas de alienación mediática al uso: con que enseñan a pisarnos entre nosotros en vez del amor y la igualdad en que deberíamos asociarnos todo el género humano, junto con el paro y la marginación para los menos dóciles, se demostraron suficientes para controlar a sus esclavos actuales.)

»Por otra parte está la industria, sin duda que supeditada al programa eugenésico, que en una visión quizás a corto como a largo plazo, se guía por la perspectiva de los beneficios. El objetivo de toda industria son los beneficios y tampoco les importa asesinar a personas; no les importa perjudicar la salud de las personas; hacer enfermar a los niños para el resto de sus vidas; no le importa que nazcan bebés con problemas congénitos, malformaciones... no les importa; su objetivo son los beneficios. Por tanto, obedecen las órdenes de los militares para producir vacunas. Si los militares dicen: "es urgente", entonces aprueban leyes. El gobierno aprueba leyes que les permitirán no ser demandados y les permitirá no tener que realizar los ensayos clínicos que demostrarían que las vacunas no son peligrosas. Por tanto, tenemos tres grupos trabajando juntos: los militares, la industria y la política.

»¿Qué tiene que ver con eso, el poder político? Fijaros en la situación, en lo que está sucediendo. ¿Quién ordena las inyecciones? ¿Quién toma las decisiones sobre pandemia? ¿Quién decide si hay pandemia o no la hay? La Organización Mundial de la Salud; o sea, el Ministerio de la Sanidad del gobierno mundial, llamado las Naciones Unidas. Este es el gobierno mundial. Las decisiones se toman a ese nivel. ¿Quién es en realidad el gobierno mundial? Bueno, aquí lo tenemos otra vez: la élite global. La élite global, que son financieros, gente rica de dinastías que han estado dirigiendo el mundo durante años, siglos o miles de años, que controlan la política del planeta y toman las decisiones. Decisiones que son aplicadas por los gobiernos de cada país, que son sólo sus marionetas; que hacen sólo lo que los anteriores les digan que hagan. Por tanto, un político, el ministro de sanidad de tu país, por ejemplo, es solo una marioneta que obedece las órdenes que recibe. Luego, ¿quién lo convertirá en hechos, quién hará el trabajo en el país? Lo que llamamos el servicio público de salud, que está lleno de médicos, enfermeras, "expertos" obedientes a las ordenes que les vienen de arriba. Y abajo estamos las personas, obedientes a los doctores, que a su vez obedecen las recomendaciones que reciben del servicio público de sanidad, éste obedece las recomendaciones que reciben del ministro de sanidad, el cual obedece las recomendaciones y órdenes que recibe de la Organización Mundial de la Salud. Así es como funciona. ¿Qué quiere la OMS? Quiere reducir la población y tener ovejas obedientes (las que les queden), que sean perfectamente robotizadas y obedientes. Cuando publiqué "La Mafia Médica", la represalia fue inmediata y contundente. Me pidieron que dimitiera y dije: "No; a menos que probéis que lo que he dicho sea falso, no dimitiré". Luego, la junta médica me dijo: "Si no dimites, te llevaremos a juicio y revocaremos tu licencia para practicar la medicina". Les dije: "Está bien, adelante". Por tanto, estuve once días en un juicio, al que fui por mi cuenta, no tenía abogado, y esa fue una gran experiencia para mí. Sabía que todo estaba decidido de antemano; que sólo era una formalidad. No hubo juicio, en absoluto. No querían saber lo que estaba sucediendo; por qué había escrito ese tipo de libro. Solo querían revocar mi licencia.

»Fue interesante darse cuenta de que todos los expertos que fueron traídos por la junta médica en representación suya, eran contratados y pagado su sueldo como empleados del gobierno; siervos serviles y, por supuesto, parciales. Cada vez que exponía algo que tenía sentido, que era obvio, decían: "No, no es pertinente". Y el mejor ejemplo de esto fue un vídeo de 60 minutos que me proporcionó un seguidor cuando escribí "La Mafia Médica", sobre el episodio televisivo producido por CBS en 1979 sobre la vacunación por la gripe porcina de 1976, que tuvo lugar en EEUU (vídeo que se puede ver en Internet). Mostré durante el juicio al juez y expertos la mentira que son  las campañas de vacunación: que hubo una persona que murió y en absoluto existía peligro; que fue una total mentira, que nada en toda la campaña era cierto (según pudimos ver en el programa); y les dije: "Esto es lo que son las campañas de vacunación: se trata de asustar a la gente con algo que no existe, y forzarlos a vacunarse obligatoriamente, fingiendo que es para protegerlos de una enfermedad dañina; todo una obvia mentira, según se documenta en este vídeo". Pero respondieron que: "No es pertinente" (y eso mismo, es lo que se reiteró durante todo el juicio). Yo traje expertos independientes y nunca olvidaré que uno de ellos, el Dr. Gherard Buchwald, de Alemania, cuyo hijo fue gravemente perjudicado, me dijo: "Cada vacuna, sea la que sea, destruye una parte del cerebro; estamos destruyendo la inteligencia de nuestras generaciones futuras"; y quieren hacer esto porque quieren personas sumisas, gente obediente, gente no inteligente; quieren robots estúpidos y obedientes en este planeta.
  • Y eso tiene sentido. Si te pones en la piel de estos líderes mundiales, la pregunta que a menudo surge es: "¿Por qué quieren más dinero?" No quieren el dinero por sí mismo, porque tienen más del que podrán gastar. Quieren dinero con el objetivo de tener poder. Y quieren más poder, porque tienen miedo de ser dominados. Es un viejo miedo animal que llevamos con nosotros, en los genes, el miedo a ser dominados. Por tanto, ahora que la conciencia está aumentando, quieren dominar para no ser dominados. Cuando éramos totalmente ignorantes, hace sólo pocos años, podían hacer lo que querían. Pero ahora tenemos más información, más conocimiento y estamos volviéndonos más conscientes de quiénes son esas personas y de que no parecen tener en mente nuestro bienestar, sino el suyo propio; el cual es distinto al nuestro. Quieren asegurarse de que pueden dominar a todos en este planeta. Esta es la situación; y no se trata de un problema médico, sino de un problema político.
  • Otra pregunta que a menudo se realiza es: "¿Qué contienen las vacunas; qué hay en ellas?" Pues nunca lo sabremos, porque es alto secreto, con motivo de que quieren ocultarnos algo. Si las personas supieran exactamente que las vacunas son cócteles de microbios genética y artificialmente modificados y recombinados, si supieran que esos microbios están en un caldo de cultivo de células animales y humanas que son cancerosas; si supieran que se añaden conservantes y adyuvantes al conjunto para asegurarse de matar a los gérmenes restantes, que se trata de venenos muy poderosos que matan también las células vivas; si fueran conscientes del daño que se nos hace... quizá no querrían que se les pusieran vacunas (en el continente americano parece ser que eran muy sanos, hasta que los colonizadores los invadieron).

*          *
*

»Las vacunas son como una sopa. Yo la llamo la poción de magia negra. Es como una sopa. Si quieres hacer una sopa tienes que decidir qué tipo de sopa quieres. Si una sopa de verduras; entonces necesitas de verduras (que equivaldrían a los microbios). Luego, tienes que escoger el caldo donde pondrás los microbios (el fluido que usan está hecho de tejidos humanos y animales que están enfermos, que están contaminados, llenos de todo tipo de cosas). Luego, querrás añadir conservantes a la sopa para que puedas guardarla durante varios días (eso es lo que hacen con los adyuvantes). Esos adyuvantes son venenos, siendo los dos más importantes el mercurio (que afecta profundamente el cerebro); otro que es muy común es el aluminio (una de las principales causas de Alzheimer). Después nos preguntamos por qué los niños sufren enfermedades degenerativas. Nuestros niños son tan viejos como la gente mayor, su salud es la de un viejo, están deteriorados. Si la gente supiera eso, probablemente no querrían que les inoculasen vacuna alguna a ellos ni sus hijos.

»¿Qué más podrían querer ocultarnos? Pues que las vacunas son distintas de un grupo de personas a otro, pues se eligen diversos grupos de personas como blanco de ellas. También, que las vacunas son probadas, porque se trata de armas, de armas militares de guerra biológica, que tienen que probar para asegurarse de que funcionan bien.
  • ¿Cómo funciona eso? Como los primeros en obedecer ciegamente son los militares (nuestra propia gente, que utilizan a modo de cobarde y estúpida carne de cañón en contra de nosotros mismos), por lo que los soldados militares han sido contaminados concienzudamente con vacunas. Acordaros de la primera gripe de 1918, llamada la gripe española (aunque nada tiene de española). Se trataba de soldados estadounidenses que fueron contaminados con una vacuna experimental; algunos de los cuales murieron en EEUU, otros estaban demasiado enfermos para irse, en cuanto que los que por no estar tan enfermos fueron a la guerra la difundieron por doquier (acordaros del síndrome de la Guerra del Golfo). Se trató de soldados a los que se les aplicó nuevas vacunas, que fueron probadas en ellos.
  • Los prisioneros son otra categoría de personas a menudo usados para control mental y para experimentación con vacunas. Por tanto, así es como realizan las pruebas. ¿Cómo se hace esto? Bueno, en grupos de personas objetivo, en distintos países. Y también se realizan pruebas sobre el público, sobre la gente normal. En algunas ciudades, de repente, todo el mundo enferma. También a través del aire: chemtrails en el cielo; fijaros en ellos (estelas químicas dejadas por algunos aviones, con el objetivo de causar daños de algún tipo a la población). Están llenos de todo tipo de sustancias que no quieres en tu cuerpo, pero que te entran por la nariz y la piel y la gente enferma por ello.

»Por tanto, no es sorprendente que sean alto secreto; y no es sorprendente que a nadie se le permita saber qué contienen las vacunas. ¿Qué más querrían ocultar, además del mencionado control mental, tema sobre el que volveré porque es muy importante? Los niños. ¿Cómo es que tantos niños estén discapacitados, tengan problemas de oído, de pulmones, alergias, diabetes, todo tipo de enfermedades degenerativas; de dónde proviene todo eso? Porque sucede que la vacunación repetida a que se los somete, simplemente destruye el sistema inmunitario, de modo que no les queda más inmunidad y es por eso que luego se pueden seleccionar grupos a los que quieras afectar con esa o la otra enfermedad. Esta es otra importante consideración, a la hora de mantener el secretismo sobre lo que las vacunas contienen.
  • Se está haciendo mucho dinero con las vacunas. Se benefician los fabricantes de enormes corporaciones multinacionales. Y lo pagamos el pueblo mediante gobiernos fascistas que dicen representarnos (!). Pagamos enormes cantidades de dinero para que destruyan nuestra salud e incluso para que nos maten con vacunas. Ahora, hablando de esta que llaman nueva "epidemia", se dice que será obligatorio vacunarse en Francia y EEUU, que afectará sobre todo a niños y adultos jóvenes y, no lo olvidéis, nativos americanos.
  • Recuerdo que cuando escribí "The Medical Mafia", un grupo de nativos se reunió conmigo y me contaron que el gobierno les daba todo lo que necesitaban, pero que tenían que obedecer ciegamente y nunca cuestionar cada vez que se les proponía una vacunación. Esas personas ahora tienen muy mala salud: problemas de oído, de pulmón, sufren obesidad y diabetes mucho más que el resto de la población, y sabemos que durante muchos años los pueblos nativos de todos los países han sido destruidos, y que ese es un modo de destruir personas.

»Por tanto, la pregunta es la siguiente: ¿Debería ponerme la vacuna o no? Entiendo que, como personas profanas, os sentís impotentes, ignorantes, no sabéis qué deberías hacer; y al final obedecéis al médico, a las autoridades externas. Pero las autoridades externas son para las ovejas, que se ven a sí mismas como criaturas pobres que necesitan de un pastor (de una autoridad externa), porque creen que él sabe más que ellas y que, como ovejas, no pueden tomar una decisión (no saben nada de salud, de medicina... sino que algunos científicos saben más que ellas), y este es el problema. La pregunta es: ¿Somos ovejas o no lo somos; quiénes somos? Y mientras sigamos siendo ovejas seremos vacunados, cederemos nuestro poder y seremos vacunados. Ahora hay un tipo de ovejas que está volviéndose más consciente, a las que llamo ovejas negras. ¡Qué hacen estas ovejas negras? Pues, se rebelan; y actualmente oímos bastante a menudo: "debemos resistirnos, protestar, denunciar y firmar peticiones". ¡Sabes que nos hemos rebelado durante miles de años y qué sucede cuando te rebelas? Pues que traen consigo los garrotes y te dan garrotazos; en cuanto que si obedeces, te dan zanahorias (las zanahorias del poder, dinero y prestigio; y esto es lo que los médicos que trabajan en el sistema obtienen).
  • Si te rebelas, te dan garrotazos: la exclusión, desposesión y te predestinan a la exterminación. Pero la elección que se nos dará, nos están diciendo ahora, será la vacunación obligatoria o sino grandes multas o la prisión. Es lo que el gobierno nos hace en todo tiempo; nos dan a escoger entre una bofetada en la cara o una patada en el trasero. ¿Cuál será nuestra respuesta? Bueno, mi respuesta, que invito a encontrar también dentro de vosotros, será ninguna de las dos: sino que no quiero la vacuna y no quiero la detención y simplemente diré no a que me vacunen. No sé que harán por ello; sólo sé que si acepto que me vacunen, será porque tenga miedo; y que cada vez que hago algo porque tenga miedo, estaré matando en mí misma mi autenticidad o ser real.
  • Debemos abandonar nuestro miedo a ser quienes somos, nuestro miedo a mostrarnos y comportarnos como realmente somos; cual creador y criatura: ambos. Y esto es lo que significa la palabra indivi-dualidad; que hay dos, el creador y la criatura y que yo soy ambos de una sola pieza (indiviso); que soy puro amor y que a partir del amor en mí no aceptaré que se me inocule una vacuna, cualesquiera sean las consecuencias. Esta es mi elección y quiero que sepáis que vosotros también podéis escoger.

Esta es la elección a la que ahora nos enfrentamos: ¿Voy a seguir siendo una oveja impulsada por el miedo o voy a ser una yegua soberana y alada impulsada por el amor? (usa de otra imagen que quizá la haga entender mejor: la transformación que implica salir de la crisálida convertidos en mariposa, por la que entiende que deberíamos de pasar). Esta es la auténtica pregunta y esta es la auténtica elección a la que nos enfrentamos; con la vacunación como con las guerras, a las que tantas veces vamos a defender los intereses fascistas en contra de nosotros mismos, igual que imbéciles borregos. ¿Qué está sucediendo actualmente, qué vemos? Muchas crisis; lo que llamamos una crisis económica o una crisis política o una crisis religiosa o una crisis social. Cualquiera que sea la crisis por la que estemos pasando, sólo hay una crisis que está aconteciendo en estos momentos: una crisis de evolución. Y eso significa que estamos pasando de una especie a otra; que el ser humano como oveja está muriendo; que el ser humano que no es consciente de su identidad real está en proceso de morir (entiéndase según supra); y que a partir de esta muerte emergerá el ser real.
  • Este nuestro estado y ser actuales, son un ser falso, una identidad falsa, un poder falso, un gobierno falso; es todo falso. Este es el mundo de ilusión y mentira en el que vivimos ahora, y nos vemos a nosotros mismos como ovejas, en lugar de como la yegua alada que somos. Este mundo de ilusión, puede que esté tocando a su fin. Si nos quedamos en él, nuestro ser real morirá irremisiblemente con él.
  • Os invito a parar de intentar de entender argumentos y lenguaje científicos que usan médicos, políticos… y recordad que si no confías en los políticos, no puedes confiar en tu médico, porque está obedeciendo las órdenes de los políticos. Este es el despertar al que debemos llegar, y darnos cuenta de dónde se encuentra el auténtico poder. Y justo ahora, nos encontramos en esta transición, transformación o transferencia de poder... del poder externo y falso de las autoridades externas, al poder interior del individuo, que es donde el poder real se encuentra. Por tanto, es una transferencia de poder lo que está sucediendo en el mundo actualmente. Os invito a verlo desde esta perspectiva, porque esta es la realidad».

Y último Aviso, nótese que con respecto a la parte religiosa de las declaraciones de Ghislaine, que cabría considerar incluso disparatadas y por ello desvincularnos de la parte más seria del asunto según supra, debo decir:
  • Que yo seguiré usando amorosamente de mi aparato reproductor, aunque sólo sea por no ir contra natura y no desdecir de mis inclinaciones animales (ya que básicamente soy un animal y a otra cosa no aspiro, sino que a ser cada vez más racional y sabio en lo posible y en ello me empleo mucho más que en obtener placer). Asimismo que rechazo su antropocentrismo por considerar a nuestros hermanos los animales perfectos, para nada inferiores al animal humano (cada uno según su especie) y además mejor logrados debido a que generalmente son lo que son; siempre que no se les interfiera para que vayan en contra de su naturaleza como contra nosotros sucede por nuestros esclavistas, a fin de rebajarnos por la domesticación y castradismo intelectual, en vez de elevarnos engrandeciéndonos por la espiritualización.
  • En cuanto a la divinidad, entiendo como Ghis que sólo cabe vincularse al carácter absoluto de Dios como unidad suprema en nosotros mismos (no a divinidad externa alguna), pero al modo del más grande santo del islam (más bien filósofo que sufí: Abū Bakr Muhammad Ibn 'Alī Ibn al-'Arabi, que aunque también entiende que Dios no es sino que la realización o realidad del ser y de las cosas sobre las que éste valora, a la que por la espiritualización se llega o asciende por una serie de grados: partiendo desde la simpatía o inclinación natural, hasta alcanzar el amor puro o divino). Quede claro que todo eso es lo que lo asumo, pero no la supuesta necesidad del ascetismo radical que preconiza Ghis con miras al logro de dicha realización (por no cuestionar aquí esa transformación más que hipotética de que también nos habla, si a ella sacrificásemos radicalmente los instintos del animal sexual que somos). Y dicho esto, concluyo a su modo:
Gracias por escucharme».