viernes, 3 de agosto de 2012

Carta con "Información reservada" (!)

Carta para mi gente; los fachas, abstenerse

El contenido de la carta que recibí a las 15:50 fue:

«Querido Rafael, aquí nosotros también hemos estado reflexionando estas cuestiones, pero aunque el miedo y el terror sean armas de nuestros enemigos, sólo harán efecto si nosotros lo consentimos, si dejamos que nos paralicen. Creo que el 25 de septiembre sólo es el principio de una larga lucha, y el efectivo tomar la Moncloa, no será ni en septiembre ni en octubre, aunque la situación es lo suficientemente grave como para intentarlo, y para que esto tenga éxito tiene que ser masivo. Ten en cuenta que este gobierno se ha puesto en contra, con los recortes funcionariales, incluso a la policía y al ejército que ya se han negado a obedecer órdenes en más de una ocasión. No son tan fuertes como nos quieren hacer creer. En cualquier caso, tienes razón en que hay que actuar con prudencia y preparar los instrumentos necesarios para responder a estos miserables criminales de la oligarquía española, que están matando lentamente a su pueblo. Sólo el hecho de planteárselo ya me parece un éxito. Creo que debemos apoyar esta movilización y después mantenerla, un abrazo Rafael...

»El 30 de julio de 2012 16:31, Rafael Domínguez Losada <rafaeldominguezlosada@gmail.com> escribió:

»El motivo de este otro correo-e, después de habérselo remitido a 22 personas, es preguntarte qué deberemos hacer en el más que probable supuesto de que la policía arremeta en contra de los manifestantes a fin de disolvernos: ¿Cómo deberemos reaccionar? ¿Y si interviniese el ejército en contra una multitud carente de preparación e indefensa?

»En verdad yo no veo que ninguna de las manifestaciones habidas hasta la fecha hayan servido de nada. Más bien creo que lo que se debería apoyar es un alzamiento similar al que preconizo en mi blog, que implique un rearme doctrinal y bélico del pueblo, a fin de ponerlo en disposición de defender por sí mismo la más procedente sociedad de derechos.

»Por favor no dejes de responder a tan importantes cuestiones, o me veré obligado a rectificar ante mis destinatarios la convocatoria, justificando el porqué».


*          *
*

Mi respuesta, abierta, es:

Queridos compañeros de Amalur Cooperativa Integral, vuestro planteamiento es inteligente, pero me imagino que no reza con los más altos mandos militares, cuyos ingresos económicos por el procedimiento de la corrupción: que se sirve de muchas prebendas y formas de desvío de fondos con los que mantener a sus fieles muy por encima del resto social, no dudo de que van mucho más allá que sus sustanciosas mensualidades a cargo del erario público (véanse, por ejemplo, las cuantiosas riquezas reunidas por los hombres de iglesia, que tan buenos servicios prestaron al fascismo occidental a lo largo de su historia). Muy probablemente consideren otros factores, como por ejemplo el desarrollo sostenible en el marco de ese nuevo orden mundial que preconizaba Busch padre. Y como ellos son inteligentes muy por encima del obscurecido ente popular y además están perfectamente orquestados, no creo que el hecho de que se les oponga una masa más o menos sustancial de funcionarios -que por mor del desarrollo tecnológico también serán considerados como sobrantes para el nuevo orden posible: que deduzco conseguirán establecer si teniendo en cuenta esta posibilidad por nosotros no hacemos lo necesario para contrarrestarla-, vaya a ser para los grandes el impedimento que los frene en la realización de sus fines. Pensad, además, en el control que ejercen los altos mandos sobre los mandos inferiores y la masa de cobardes imbéciles de que se sirven en todo tiempo: para que se atrevan por ellos a lo que por sí mismos no se atreverían ni siquiera los valientes entre los más valientes. (El hombre siempre se atrevió a demasiadas cosas por miedo o cobardía, y nosotros ni tenemos a nadie de que servirnos, ni tampoco un pueblo bravo y debidamente preparado en que apoyarse -a tales efectos solamente existe algo así como arenas movedizas-; mientras que ellos probablemente tendrían disponibles, para lo que les fuera necesario, incluso a las fuerzas de la OTAN en pleno.)
  • Y aunque hubo algunos gestos en el sentido desobediente de que me hablas, están bien estudiados y a mi entender no son, ni remotamente, baremo por el que poder hacer predicciones en el sentido optimista vuestro. Probablemente formase parte de las órdenes superiores la realización de dicho gesto, a fin de no fomentar una fuerte oposición por la ofensa de los apaleamientos de gentes más inteligentes que las pobres y alienadas gentes de más abajo, parte de ellos mismos que después podrían tomar algún tipo de represalias, aparte el hecho de pasarse a una oposición real al sistema en el supuesto de que esta pudiera llegar a formarse mediante algún intento realista al modo mío.

En cuanto al miedo que me puedan inspirar las mafias fascistas, aunque real porque sólo por inconsciencia podría no tenerse, verás que no me paraliza, sino creo que al contrario. Y sino considerad los datos que proporciono en la cabecera de mi blog, en mi perfil y en la parte inferior de mis correos-e; parte que hago pública a continuación para que no queden dudas:

--
Un Saludo                           
Rafael Domínguez Losada
Calle Iglesia 29, Portal 2-1º-A
45180 Camarena (Toledo)
Castilla La Mancha (España)
F
ilósofo antifascista, según mi blog:http://is.gd/SQWdvp


My love for Windows
--

Cuando no se teme a la muerte, se la hace penetrar en las filas enemigas. Coincido con vosotros en que debemos tomar el poder, y ello desde hace ya años; pero al menor coste si se hace usando de la inteligencia de los mejores estrategas al servicio del pueblo, ya que la inteligencia es la más potente arma (si el pueblo rechaza poner sobre sus hombros las mejores cabezas, seguirá perdido como hasta ahora). También pensé en que si nuestros enemigos se sirven de todo medio lo más exclusivamente posible para sus fines, ello no quiere decir que los medios en sí no sean válidos o buenos; ya que los medios son buenos o malos (para el pueblo), en función de quienes y de cómo se utilicen en pro o en contra nuestros (y me refiero asimismo a la violencia conformadora o mantenedora de estados, que gente mentecata repudia irreflexivamente, ya que si necesaria y preconizamos prescindir de ella, no nos queda otra que la sumisión a todo todo tipo de presupuestos injustos que se quieran seguir arbitrando en nuestra contra). Y de similar forma a cómo el enemigo podría estar utilizando los medios de comunicación masiva para esa Guerra de Cuarta Generación en el campo social (la estrategia de manipulación encubierta en la “protesta de los indignados”) de que hablo por primera vez en mi anterior entrada (que ya no sólo para la alienación del pueblo o la represión jurídico-política, o militar en llegado el caso); pueden y deben servir para esta otra lucha de que tratamos, que apruebo (y si alguien lo dudase, a los diversos trabajos de mi blog le remito). Pero bueno sería tratar de forzar, en principio a la mayor parte de la población posible, a cerrar sus parabólicas (envidiables me imagino que incluso por los más grandes asnos), a las emisiones de mala baba con que al modo de sapos venenosos defiende el enemigo los intereses propios y de sus crías; y escuchar únicamente a quienes quisiéramos concertarlos para la defensa de los intereses realmente populares, mediante aquella guerra que entendamos como más procedente oponer a nuestros adversarios, pese a nuestra menor capacidad de todo tipo (estratégica, mediática, bélica, etc.). Porque, no dudéis de que estamos en guerra en medio de la aparente paz, incluso durante el transcurrir de las más diversas legislaturas (y me imagino que muchos sabréis perfectamente a qué me refiero, porque habréis detectado como yo el constante proselitismo por todo tipo de funcionarios fachas en pro de los llamados populares). Internet y demás medios de comunicación deberían servirnos, además de para coordinarnos en todo lo que fuese necesario (sin necesidad de aquellas postas que para sus veloces correos utilizaba Genghis Khan para concertar a sus huestes allí donde consideraba necesario someter a los enemigos, que debido a ese proceder estos consideraban innumerables, similarmente a las arenas del mar o los desiertos), para concentrar en nuestros intereses reales la atención que actualmente se presta a la eterna cháchara de estos manipuladores (que nos traen sistemáticamente como novedad la misma basura), y poder detectar más fácilmente a nuestros adversarios en esa lucha por la libertad generalizada que preconizo: porque se pusieran en evidencia queriendo defender esa libertad de ellos a costa del resto social.