sábado, 11 de agosto de 2012

des-Montando la Guerra


Porque algún día tendrá que ser
Como en Fuente Ovejuna, amigos

Deberíamos comenzar un clamor universal, en contra de mantener los ejércitos del mundo, e inventar formas de presión y guerra de todo tipo, hasta acabar con ellos. Si queremos llegar a ser libres, en un mundo unido por una sola y la mejor normativa, en democracia real, en la que el partido político y gobierno lo seamos todos, sin religiones ni guerras, sin tener que alimentar la corrupción que suponen todas estas actividades no positivas; entonces deberemos querer los medios. Fundamental sería destruir todo lo inherente a los ejércitos y no seguir trabajando para la guerra, ya que el pueblo no la queremos. Sería un requisito indispensable para poder construir la paz mundial; paz que ya sabemos que jamás vamos a lograr mediante las mafias de la ONU ni de la OTAN. Éstas no dudan en realizar guerras imperialistas, en contra de la voluntad popular expresada en manifestaciones multitudinarias por todo el mundo, criminalizando a los gobiernos de las naciones que quieren piratear (a fin de robarles sus riquezas y también de mantener vivo el negocio de la guerra), fabricando artificialmente las excusas para ello hasta el extremo de asesinar a miles de sus connacionales a tales efectos y sirviéndose siempre del poder mediático para manipularnos. Ejemplo: el atentado de la Torres Gemelas: <11 de septiembre de 2001 - Engaño global>, <El Proyecto Matriz>, <ZERO investigación sobre el 11S (Completo-Doblado al Español)>... Son gentes sin escrúpulos morales ni conciencia que les reproche sus multitudinarios homicidios, que están haciendo de la guerra su criminal negocio particular (por la piratería superior o de estado a cargo del erario público, por estados fascistas; más la consiguiente asignación de presupuestos ingentes para el mantenimiento de su negocio, de los que por el procedimiento de la corrupción se embolsan cantidades sustanciales los más altos responsables, para seguir pidiendo y embolsándose más y más), para vivir todos ellos como dioses a costa de la sangre y sufrimiento humanos. No cumplen con sus expectativas de pacificadores, por lo que no hay por qué seguir alimentando algo tan nefasto como lo es el actual poder militar. Además es necesario acabar con él, si queremos prevenir nuevos golpes militares, con los que pudieran oponerse a la creación de otro mundo mejor para todos; en el que no existan amos de lo nuestro por la corrupción de una sociedad de derechos mundial auténtica (con que sustituir las falsas sociedades de derecho actuales); en el que trabajemos únicamente para el bienestar generalizado, cuidando de la madre tierra que se nos está destruyendo por el capitalismo salvaje, del que precisamente ellos forman parte fundamental y pretenden seguir siendo los amos.

Supongamos que muchos militares apoyasen nuestra tan burlada y para nada 'soberana' voluntad popular, porque sintiendo humanamente se sumasen a nuestro proyecto de vida. Supongamos asimismo que consiguiésemos hacer partidaria a la mayor parte de la humanidad, e inducir su voluntad a esta acción que aquí se os sugiere como imprescindible, a fin de cambiar el mundo, para vivir todos bien por la eliminación de toda actividad superflua y negativa; a fin de reducir el impacto de éstas en la duración de nuestras jornadas laborales, como en la ecología, y de llevar una vida austera pero sumamente señorial, sin necesidad de esclavizarnos unos a otros. No sé si es o no un proyecto de locura, el que aquí os traigo. Pero tengo por cierto que quizá no exista mejor forma de lograr todo, que mediante un desarme mundial efectivo y pronto, como hecho indispensable y quizás el más importante logro, previo a la construcción de un mundo unido y en paz. (Deberíamos preparar formas de lucha similares a las que a lo largo de mis trabajos os expongo, que nos hagan temibles 'a priori', a fin de poder vencer resistencias minimizando en lo posible toda voluntad de oposición de aquellos a quienes no les bastasen nuestras razones; a fin de lograr todo al mínimo costo en sangre. Y ojalá que sin costo alguno, porque se nos viese dispuestos a las mayores crueldades, y que así los de mala voluntad no viendo posibilidades de seguir saliéndose con la suya, se entregasen sin resistencia.)

La cobardía es mala, ser valiente es bueno. Dejad que las niñas pequeñas digan: "ser bueno es ser bonito y a la vez conmovedor". La cobardía también es, sin duda alguna, nuestro peor enemigo, que deberíamos acabar por penalizar fuertemente; y en su lugar fomentar, mediante nuestra "Iglesia Educacional Laica de Liberación Popular" y el arte al modo greco-latino, la antigua valentía (consecuentemente prohibir que sigan fomentando los teólogos, arteramente, la borreguil benevolencia de corderos y ovejas por la predicación moral, a fin de mantenernos esclavos al modo sacerdotal). Finalmente y para minimizar la violencia en el marco social (en pro de la no-violencia), habría que inducir el comportamiento ético de la ciudadanía y comprometerla a que no mirase hacia otro lado cuando surgiesen conflictos o situaciones que requiriesen de pacificación: para impedir remolinos de venganza, porque irreflexivamente se nos permitiese tomarnos la justicia por mano propia (personalmente). Pacificar directamente nosotros, obrando a modo de cuerpos y fuerzas de seguridad, y coadyuvando con los especialistas a los enjuiciamientos en la plaza pública, en los casos de litigio que pudieran surgir (y no volver a delegar tal responsabilidad en poderes corruptos).

Resumiendo: Se debería comenzar fomentando una fuerte unión, incluso forzándola progresivamente, para finalmente y al modo de cualquier general en guerra, penalizar que el des-obedecernos no fuese de balde. A fin de que unidos, pero como si fuésemos leones en vez de borregos, en lo posible armados bélicamente (claro está; pero también con la más firme e incluso criminal decisión de hacernos respetar a cualquier precio), preparar un levantamiento universal sin precedentes; previniendo que lo realizaríamos cuando lo estimásemos oportuno, y que quienes opusieran impedimentos o se opusieran abiertamente, serían condenados a morir, junto con su descendencia, tras las más horrendas torturas. (Quizá esto suene demasiado fuerte a los oídos de nuestros afeminados, y más probablemente sea objeto de crítica por nuestros manipuladores: que sólo levantan la voz cuando así conviene a sus intereses, y a nosotros nos la quitan a no ser para el marujeo y otras mariconadas, al tiempo que nos descalifican cual si fueran sapos, soltando mala baba con la que proteger el interés de ellos y sus crías, cuando no acallando nuestras voces por el asesinato; hecho este último al que también habría que someterlos a ellos, como toros que por avisados no vamos a envestir los trapos rojos que se nos pudieran tender, pero sí a ese tipo de toreros.) El aviso previo tendría por cometido ir ganando partidarios y debilitar toda voluntad de oposición por el temor (que tienen que llegar a sentir ellos en lugar de nosotros); en cuanto que el ultimátum lo sería a fin de poder tomar conjuntamente (similarmente a como sucedió en Fuente Ovejuna contra el Comendador), las más diversas bases militares y que ningún avión de guerra que se atreviese a levantar el vuelo con intención de oponerse a nuestra voluntad (porque quisieran rebelarse), tuviese después disponibles otras donde aterrizar para su repostaje en tierra, a fin de que regidos por esta estrategia y lo que consideremos necesario para reforzarla (en principio ir poniendo pero que muy bravos a nuestros partidarios), podamos forzar, ojalá que sin oposición que hiciese indicados más derramamientos de sangre humana:

- Primero y mientras realizamos un cambio de sistema socio-político y organizativo, para el logro de una auténtica economía y bienestar sociales, a que todo siga funcionando, para todos, sin el factor moneda de ningún tipo (sin la mediación del poderoso caballero don dinero), con esos más valiosos factores sociales que son: amor, solidaridad y similares (excepto de cara a los enemigos que se opongan y pretendan continuar con el inicuo sistema capitalista por el que actualmente nos esclavizan; ya que al enemigo se le debería cortar todo tipo de bastimento, incluida el agua, que de poder debería serles envenenada). Solidaridad, , pero para quienes estemos por otro futuro de dignidad, belleza y bienestar generalizados; pero nunca para con nuestros esclavistas. Si ellos quieren guerra: yo, nosotros, queremos acabar con toda guerra. Pero conscientes de que no podremos lograr nada actuando al modo de Juan el soñador de la justicia y demás cosas bonitas, sino con realismo propio de hombres con sentido histórico. Vean sino quienes son el enemigo, cómo obran, y consecuentemente cómo procede obrar a fin de imponer nuestra sistemáticamente burlada voluntad popular, por nuestros empecinados esclavistas (creo que quienes me siguen o puedan llegar a seguir, de forma no superficial, me entienden o llegarán a entenderme sin duda alguna).

- Y en ese levantamiento a una (como en Fuente Ovejuna, pero no monárquica porque no queremos más pastores de ningún tipo), tomar por toda la tierra todo tipo armas y de bases militares para su inmediata destrucción. Que estos criminales en potencia que son los militares, con toda su parafernalia bélica y voluntad criminal, sepan que carecerán de bases desde las que poder operar, sería fundamental para tratar de obtener esa necesaria victoria en lo posible sin oposición. Para después poder someter el pueblo mismo, a la ética y deontología profesionales, a todas y cada una de las instituciones sociales y miembros que las compongan, en pro de ese otro mundo futuro (tan necesario con motivo de la inoperancia y corrupción imperantes, y la falta de códigos de ética y deontología profesionales, e instituciones, por los que someter efectivamente a todos, a esa sociedad de derechos que se quería y estaban elaborando para nosotros nuestros nobles antepasados, antes del predominio de las criminales mafias católicas de occidente sobre el ente popular que nosotros somos): sin contar para ello con los perros guardianes al uso, que para nada impiden la corrupción de dicha sociedad de derecho, sino que la fomentan porque viven de ella por encima de sus merecimientos, a costa del padecimiento de los demás. Aquí, nuestro lema debería ser: "O todos tenemos las mismas armas, o no las debe tener nadie"; para que sirviéndose de ellas, nadie pueda obligar a nadie a someterse como hasta ahora a presupuestos injustos (¡Basta ya!).


Fuente Ovejuna, por Lope de vega
resumen

Fuente Ovejuna, es un pequeño pueblo labrador, que está bajo el dominio del Comendador Mayor de la orden de Calatrava, Fernán Gómez, un hombre cruel y sin escrúpulos que maltrata y explota a sus vasallos.

Entre la gente del pueblo se encuentra Laurencia, que quiere casarse con Frondoso, un joven de la localidad. Un día Laurencia se encuentra en el bosque con el Comendador, que la quiere aprisionar y llevar a palacio; pero aparece Frondoso en defensa de su amada, y amenazando al Comendador con una ballesta, logra poder escapar con su prometida. Esto enfada al Comendador, que aparece el día de la boda de los jóvenes, y se lleva a Laurencia a palacio, y a Frondoso a la cárcel.

El pueblo de Fuente Ovejuna, harto de la crueldad de dicho señor, que no piensa sino que en reclutar jóvenes para sus guerras o deshonrar a sus mujeres; deciden matar al tirano, para no tener que sufrirlo más. Por lo que asaltan su palacio y, al grito de "Vivan los Reyes Católicos"(!), acaban con él sin piedad. Tras ajusticiarlo, acuerdan no decir nunca quién de ellos lo hizo, sino decir que fue Fuente Ovejuna. Flores, un fiel criado del Comendador, huye del palacio y va a avisar a los reyes de la revuelta. Estos mandan que un juez recoja información, con la que poder juzgar al pueblo. Pero el pesquisidor nada pudo sacar en claro; ya que, pese a torturar a todo el mundo: incluso a niños, a la pregunta de "quién mató al Comendador", siempre respondían "Fuente Ovejuna, señor". Tras estos hechos el juez vuelve a ver a los reyes, acompañado por todo el pueblo, para informarles de lo sucedido. A su vez, el pueblo les dice que sólo quieren ser sus vasallos, y de nadie más. Por lo que los reyes, admirando la valentía y respeto que les tenían, les perdonan y acogen bajo su protección.


*          *
*

Pero mucha atención al crecimiento exponencial de las problemáticas humanas (demografía, contaminación, carencias... y no precisamente dentro de una abundancia similar a la actual), que deberemos de solucionar por nosotros, sin que nos asesinen los fascistas a fin de hacerlo ellos a su manera (de la que en mis trabajos se les previene), optando quizás:
- o bien por una forma de vida (filosofía, entendida ésta como sabiduría aplicada a la forma o formas de vida), similar por ejemplo a la que parece ser que habían adoptado los indios de Norteamérica (vida de guerreros).
 - o bien por una regulación para el decrecimiento demográfico primero (dado que ya somos demasiados habitantes sobre la tierra, sobremanera si pensamos en mantener los modos de vida actuales) y para el equilibrio demográfico después.



Vean, extraído de este vídeo: <Aritmetica Población y Energía>, las siguientes opciones:




Y en vez de centrarse en el marujeo, al modo de los maricones y marujas TV (se supone que la plaga de homosexualidad que padecemos sea en enorme medida causada por la vacunación intensiva, a la que, en interés de farmaindustria, se sometió a la población mundial, con la necesaria cooperación de la ONU mediante la OMS, que inmisericordemente secundaron tan enormes intereses, según se refleja todo ello, implícita como explícitamente, en alguno de los diversos vídeos que están a la base de mi anterior trabajo: <Vacunación: ¿Arma para genocidas?>), vayan ustedes pensando soluciones (desde nuestra actual limitación para pensar: fomentada hasta el extremo por los obscurantistas para que seamos incapaces de hacerlo, educándonos para ello en la más radical alienación mediático-religiosa)...
- porque según la siguiente imagen no cabe que podamos llegar a vivir:




Y como lo que a muchos nos va a tocar padecer a partir de ahora, tampoco se le podría llamar vida, si no le ponemos humano remedio, mejor si pensado con amor y realismo... vayan pensando ustedes si conviene o no tomar el poder y decidir por nosotros qué soluciones adoptar a nuestras problemáticas a partir de cuanto antes. Por ejemplo: una nueva forma de conceder el derecho a la procreación, no de forma indiscriminada y para que haga negocio en base a ella leguleyo alguno al modo actual, sino porque aquellos que deban de procrear, de forma tan limitada como se estimase oportuna, estén preparados para esa responsabilidad como no lo estamos la humanidad actual (por supuesto que me refiero también a nuestros inhumanos opresores, y quizá ellos los que menos). Y esto es lo que debería comenzar a dilucidarse cuanto antes en la plaza pública, habilitada a modo de Parlamento Universal (fundamentalmente local, aunque también universal por relacionado virtual o telemática con el resto de localidades; porque la humanidad como conjunto tenemos mucha problemática en común sobre la que adoptar decisiones). Dicho sea considerando que nadie como la gente de cada localidad sabría asignar con máxima justicia el derecho a la procreación, a quienes en realidad estuviesen mejor capacitados para tener hijos y saber criarlos, sin hacerlos pasar por carencias psicológicas ni traumas debidos a separaciones de la pareja u otras problemáticas humanas. Por lo que entiendo que dichas parejas deberían demostrar, previo a la procreación, fundamentalmente su capacidad de bien avenidos, además de lo que se considerase pertinente a tales efectos.
  • Y estaríamos hablando de matrimonios basados en amor del bueno, que no de matrimonios por interés, que no son precisamente los que dan el más alto porcentaje de crías genéticamente mejor configuradas, según nos explica el teólogo de la liberación Paulo Freire, en su obra: "Pedagogía del oprimido". Y si no fuese en esta obra, vean esto que les digo en la de el también teólogo de la liberación Francisco Gutiérrez: "Educación Como Praxis Política". Y atendiendo las inmejorables indicaciones de este último, vayamos todos cuanto antes al parlamento de que les hablo, para educarnos como mejor procede: en la Praxis Política, en vez de contando manzanitas, hablando del sexo de los ángeles, o entretenidos por el marujeo y demás porquería mediática.

Es todo para este trabajo; quizá término, remate o consumación de mis exposiciones; ya que me encuentro cansado de escribir sin respuestas, que quizás obtenga mediante conversaciones en vivo (cierto que tampoco abrí esa opción en mi blog). Un saludo, y espero que en breve podamos comenzar a hablar sin las cortapisas con que comenzaron la gente de ese para mí sospechoso movimiento 15-M.


*          *
*

Aviso sobre este y mis demás trabajos, ya muy elaborados. No descarto retocar muchas otras de mis entradas, ya que no quiero limitarme a hablar al hoy. Y esta voz con que pretendo hablar para todos los tiempos, debe hacerlo lo mejor posible; a fin de que, debidamente fundamentados en la razón, nos decidamos a forzar esa necesaria unión para la humanidad futura, que acabe con toda la miseria y fealdad actuales, brotadas de la división imperante (que acabe con la inseguridad, incertidumbre y temores para nuestras vidas; en resumen, con la miserable división que nos separa y enfrenta en los más diversos ámbitos del obrar humano: religioso, político, por los nacionalismos, etc.). A fin de conseguir que la humanidad futura caminemos unidos, tanto en la forma de sentir como en la forma de interpretar la vida. Y ello porque esencialmente todos somos humanos, con las mismas necesidades y temores, y nos merecemos algo más que la basura que nos proporcionan a los de abajo (a los sometidos), las mafias que actualmente nos rigen desde las diversas formas del poder.

Gracias por escuchar