jueves, 27 de septiembre de 2012

No estamos en democracia

La desfachatez de los fachas es... ¡Impresionante! Por mucho que se disfracen, hace ya mucho tiempo que a mí no me engañan. Desde el inicio de esta nueva etapa falsamente democrática, se incumple sistemáticamente con los derechos mínimos recogidos en la Constitución de 1978, desde los diversos poderes del estado. Es un juego seudo democrático reiterado sistemáticamente, que cuando ya no surte nos golpean para después volverlo a retomar (nadie me ha traído el cuento, pues no soy dado a tratar si no es con los inmortales, consecuentemente a mí me habla la historia).

Se incumple con todo. Por ejemplo, mediante el Plan Avanza supuestamente se pretendía hacer realidad la administración telemática, que hace ya mucho debería de serlo al 100%. Pero no pasó de ser otra forma más de desviar fondos del erario público, para el beneficio de más funcionariado parásito a cargo de su desarrollo, que supuestamente hubieran debido hacer efectivo el plan.

Con respecto a la Democracia 4.0, se coartó su posible desarrollo por nuestros falsos representantes, asimismo falsos demócratas. Inclusive en plan dictatorial según cabe deducir de lo que se expone en el siguiente párrafo: «Lo explicamos mejor: En un principio, se permitía hacer entrega de la petición por una Democracia 4.0 en cualquier registro de una administración pública. Por eso, desde la web Guía para registrar la Petición “Democracia 4.0” en el Congreso de los Diputados, animábamos a la gente a hacerla efectiva en las Delegaciones de Gobierno. Curiosamente, a partir del verano de 2011, el Ministerio de Administraciones Públicas (con Manuel Chávez a la cabeza), prohibió que se siguiesen aceptando peticiones (quizá comenzaban a llegar demasiadas), forzando a la gente a hacer la entrega personándose en el Registro del Congreso de los Diputados o enviándola por correo certificado al mismo»; extractado de este inteligente y muy cualificado trabajo: #25S, ¿cómo tomar el Congreso de verdad y que no puedan desalojar?

Consejo que, si se intentase realizar, no dudo de que para impedirlo editarían otra norma u orden similar; a fin de tratar de mantener arteramente esta seudo democracia parlamentaria, confiando en que pase este temporal al igual que pasaron tantos otros en todas la épocas. Sin descararse como los dictadores que en realidad son; falsos demócratas que sólo supuestamente nos representan, dedicados a jugar a legisladores en su cueva de Alí Babá (que se resistirán a desalojar por todos los medios a su alcance, que no son pocos), pero no a vigilar seriamente a que se cumpla lo poco que de bueno tengamos legislado para una libertad generalizada (de ahí que, estos señores que a efectos de ser los amos de lo nuestro optaron por mantener a las naciones a modo de feudos para su lucro, no hayan querido una unión europea en lo político, desde la que simplificar la administración de la cosa pública, fiscalizándolo todo debidamente desde unas cortes generales únicas y rindiéndonos cuentas claras a la ciudadanía, a la que estos señores -en realidad feudales- nos quieren en la alienación de todo tipo). Y entretanto a lucrarse todos ellos a costa del resto social.

Resulta que ya aconteció lo que suponía:

Estamos en el marco de una dictadura universal, a cargo de entes sumamente arteros, que nos quieren únicamente a modo de esclavos. Similarmente a como lo son sus hombres de iglesia, que tan impúdicamente se disfrazan de corderitos, y nos 'pasan' sus cuentos con una pompa y boato que impresionan (lobos de la misma camada de que se sirvieron para imponernos -primero- y después mantener, esta historia que recientemente entra en su tercer milenio). Impresionante es en realidad la desfachatez de todos los fachas; a los que se les da igual de bien el fabular sobre todo tipo de cuestiones, como el callar sobre aquello que no les interese cuestionar.
  • Todos ellos van de gente bien, cuando en realidad son criminales históricos, cuyos crímenes de todo tipo continúan impagados: Inclusive lo que, disfrazados (para ocultar lo que en realidad son), nos han ido expoliando al pueblo, producto de nuestro trabajo realmente social, a lo largo de estos dos milenios (la razón de ser de esta historia de feudalismos más o menos evidentes, impuesta y conservada por finos mafiosos). Crímenes, abusos de poder, latrocinios de todo tipo... inaceptables para quienes tenemos la conciencia en la cabeza, en vez de en Marte o en la basura mediática a discreción con que nos la "comen" (la cabeza). Siempre obraron protegiéndose entre sí los diversos poderes del estado, porque son ralea que se coordinan y protegen estupendamente, y como nos quieren a modo de esclavos para su exclusivo bienestar y seguridad, nada les importa que el pueblo estemos engordando inconmensurablemente a toda una pléyade de parásitos (ellos), mientras sobrevivimos en la precariedad y mediocridad de todo tipo.

Yo no entiendo a qué viene tanto rollito legal por parte de los expoliados de nuestros mínimos derechos (la gente de abajo, el pueblo más elemental y sin dobleces), cuando al enemigo 'se la trae pendulona' el cumplimiento de la legalidad por su parte. Y menos aún el ir a pedirles nada a esos arteros amos de lo nuestro, que no sea el someterlos por un ultimátum a un cambio de sistema político, desde una posición real de fuerza de todo tipo (para lo que se requiere ir a un rearme doctrinal y bélico del pueblo). Pero lo tenemos muy difícil, porque ellos son un poder fáctico realmente fuerte, que nos quieren sometidos por sus tretas, leyes y fuerzas (armados psicológica y bélicamente como nunca); en tanto que nosotros como conjunto no alcanzamos ni remotamente sus niveles de inteligencia... (Jamás podremos alcanzarlos sometidos como estamos al régimen de alienación y carencia de tiempo y medios para formarnos en la praxis política, a menos que nos decidamos a formar un nuevo partido y obrar en el sentido en que yo lo preconizo a lo largo de mis trabajos.) ¡Y para más inri estamos con las manos vacías!; ¡en conjunto, no pasamos de ser algo así como un enorme Juan el soñador de la justicia y demás cosas bonitas!

De nada nos sirve al pueblo el que se hagan leyes, sin vigilar que se cumplan, por los más altos responsables en estas labores (excepto cuando de leyes represivas de la igualdad jurídico política de derechos y de la justicia real se trata, porque precisamente en ello tienen sus intereses a nuestra costa las mafias del poder). Por todo lo expuesto en mis otros trabajos, este sistema político -capitalista- está, para mí, más que visto para sentencia, sentenciado a muerte. Y si una mayoría popular con entes suficientemente cualificados para acometer un cambio de sistema político así lo quisiera, y hubiese que luchar inteligentemente en contra de estas mafias para imponer una democracia real: en pro de ese futuro de belleza y bienestar generalizados que preconizo, sin duda alguna se podría contar conmigo.

Saludos cordiales
Pero tan sólo para la gente noble y valerosa,
que no se preserva cuando se trata de luchar...
por nuestro bienestar, seguridad y belleza futuros.

viernes, 21 de septiembre de 2012

La política es lo que importa

Definámosla: Actividad del que interviene en las cosas del gobierno y negocios del Estado; de quienes rigen o aspiran a regir los asuntos públicos; del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.
  • Prácticamente todo es política. Y quienes manifiestan que pasan de la política, es porque o son imbéciles por la alienación, o cobardes, o gente partidaria del “statu quo” que artera e inteligentemente elude el cuestionarlo (como una forma, entre otras, de poder preservar el orden de cosas que a ellos interesa).

El pueblo deberíamos gobernarnos por nosotros mismos, y eso sería hacer política. Y la forma de gobernarnos no debe ser mediante representantes, sino tomando nuestras decisiones por nosotros, en el marco de la plaza pública... y, por supuesto, vigilando para que se cumplan. Sino todo volverá a ser más o menos lo mismo: con motivo de que el pueblo seguirá educado en la alienación en vez de en la praxis política... y, consecuentemente, lo sepamos o no, tengamos o no conciencia de ello, sometidos por criminales, esclavizados en su pro. Vean este otro vídeo, de similar interés a cuantos hasta ahora les remití, a fin de documentar los temas tratados:
La doctrina del shock. (Documental,completo-Español)

Si no los desarmamos, si no terminamos con la "cultura" de la alienación de masas, si no nos erigimos en fuerza dispuesta a toda terribilidad a fin de hacernos respetar, si no nos decidimos a gobernamos nosotros desde la asamblea... serán ellos quienes sigan burlando nuestros intereses políticos, quienes nos golpeen y quienes nos seguirán esquilmando como a ovejas y borregos.

Apóyenme para que podamos formar ese tan necesario partido único, a fin de poder comenzar a gobernarnos cuanto antes (a fin de que, una vez objetivadas nuestras problemáticas, tomar las decisiones correctas... y vigilar para hacer que se cumplan). Y si yo estuviese equivocado, entonces díganme ustedes: qué esperan, o a qué esperan, o por qué están esperando.

A mi humilde entender, no es de recibo lo que nos están infligiendo por todo el mundo estos mafiosos. Deberíamos proponernos el reducirlos a cualquier costo, pero empleando en lo posible nuestra disminuida inteligencia. Porque a las generaciones actuales nos han causado retrasos irrecuperables, sólo reparables en generaciones futuras si, con coraje y decisión, tomásemos sobre nosotros toda responsabilidad política (decidiendo el porqué y para qué de las cosas, fijando valores -en vez de permitir que fluctúen indefinidamente-; supervisando todo y haciendo que se cumpla).

*          *
*

Julio Anguita, en su conferencia del día 19 a las 19 horas: Frente Cívico "Somos Mayoría", soltó al menos un exabrupto: Cuando habló de la gente dependiente, usando del símil del perro lamiscón (los pobres animalitos dependen de sus amos y lo saben, te entregan su amor casi incondicionalmente: soportándonos incluso alguna que otra desconsideración o mal trato, e incluso te menean la cola en señal de que no se nos guarda rencor por ello, con motivo de que a mi entender saben perfectamente lo que se hacen). 

También dijo al menos un inconveniente, cuando creó expectativas a mi entender disparatadas, al aseverar que los americanos van por delante de nosotros con motivo de sus intenciones de tratar de hacer posible la vida humana en Marte. Suponiendo que los animales terrestres (nosotros incluidos), pudiésemos adaptarnos a las fuerzas naturales que rigen ese planeta (temperaturas, gravedad, tempestades, etc.), siempre quedaría pendiente de resolución el problema del crecimiento exponencial que Anguita tocó muy por encima. Suponiendo, asimismo, que la pretensión para mí inasumible de que los americanos -u otros terrestres- hicieran posible la vida en humana en Marte de forma satisfactoria, sucedería que por esa metódica, que no resuelve racionalmente el problema del crecimiento exponencial, también allí muy pronto se requiriese de soluciones. Por lo que yo me limito a proponer toda solución a nuestra problemática actual, centrándonos en el planeta tierra, como el único factible de albergar vida humana en nuestro sistema solar de la mejor de las formas posible. ¡Y por qué no intentar toda solución a nivel global ahora, dado que en la era actual estamos todos interconectados de forma más que suficiente como para que sea de lo más razonable quererlo así?
  • Además, con respecto a la supuesta excelencia de los americanos, no supo ver ni parece estar al tanto de la intención, por quienes desde Norteamérica controlan el sistema capitalista, de reducir sustancialmente esos 7.000.000.000 de humanos (siete mil millones), por los motivos aducidos en mi blog. A lo que parece, los guardianes -cancerberos- del orden capitalista mundial, que con motivo de lo expuesto mereció sus loas, no piensan que la solución al problema del crecimiento demográfico pase por colonizar otros planetas o sistemas solares, sino que se centran en lo que tenemos y, a su manera, van a solucionar lo que entiendan como problemas (éste como de mayor importancia; por aquello del desarrollo tecnológico que no precisa ya de tanta mano de obra; por la necesidad de un decrecimiento en vez del tan cacareado desarrollo sostenible por nuestros indeseables politicastros; y la asimismo necesidad de preservar para sí los actuales recursos no renovables que, por el crecimiento exponencial de la población y el consecuente crecimiento exponencial del consumo, se agotarían muy pronto: De ahí que traten de remediarlo por los recortes, y quizá otras actuaciones más drásticas en proyecto, que no cabe descartar si atendemos a la incondicional voluntad de inmoralismo a colegir de sus hechos sistemáticos);
  • Es por ello que deberíamos decidirnos a tomar sobre nosotros (lo que de pueblo auténtico todavía persista), la responsabilidad de solucionar la más diversa problemática política, de la forma en que entendamos como más conveniente. Cosa que independientemente de que nos decidamos o no por la labor, probablemente nos vaya a costar mucha sangre, sudor y lágrimas (que si lo hacemos bien deberían de ser mayoritariamente las suyas, para que cante de una vez por todas el gallo del pueblo, en lugar del gallo de la zorra al cuidado de las gallinas que son los fascistas en sus misas del gallo por navidades), y... con esto estamos entrando ya en el quid de la cuestión.

Anguita me parece excesivamente convencional, y ello aunque vaya de chocador. No hay más que ver la forma en que se refirió al tema religioso (pasando por encima lo principal o esencial de la cuestión, sin señalar lo que de impedimento tiene para la liberación del ente popular); precisamente él, todo un licenciado en historia por la Universidad de Barcelona, que tan partidario se mostró de la liberación del ente popular cuando utilizó a tales efectos como lo hizo del símil del perro lambiscón; así como lo que de antieconómico y deleznable por sumamente estúpido nos resulta al pueblo alimentar a tales farsantes, acaparadores por excelencia de lo nuestro, si para fundamentar mi aserto nos atenemos a los hechos y no a los dichos prodigados por estos mafiosos disfrazados de angelitos (que al igual que sus compinches de la política se llevan a la boca todos los grandes conceptos: de Amor, Paz, Justicia social, etc., para incumplirlos sistemáticamente). Como afortunadamente todavía no han conseguido hacer de Internet otra basura similar al poder mediático al uso, en su mayor parte controlado por ellos, pueden ver en los siguientes vídeos la razón que no sólo me asiste, sino que me sobra:
La sexta columna (completos). Iglesia y crisis
Iglesia y crisis: los intocables de Rouco. Sexta Columna [KalidadeT@ni] 2012.

Asimismo manifestó Anguita que, habiendo muchos partidos políticos, no ve como indicado crear uno más, y... con esto ya estamos de lleno en la cuestión. He de coincidir con Anguita en que, efectivamente hay demasiados partidos, para una humanidad que independientemente del número no dejamos de ser una, con muchos problemas en común independientemente de dónde estemos ubicados sobre el planeta. La pedagogía del oprimido implica el tener que educarlo en la praxis política en vez de en la alienación, hecho que sólo será posible acabando con las fábulas religioso-mediáticas según preconizo en mis propuestas políticas y... a efectos del buen gobierno, retrotrayéndonos a las venerables prácticas antiguas a fin de gobernarnos desde la asamblea. En cuanto que Anguita, pese a ver como inconveniente la proliferación de partidos, tampoco supo señalar la ineludible necesidad de gobernarnos desde las asambleas, desde un partido único al modo en que yo preconizo, en lugar de mediante seudo-representantes parlamentarios.

Para finalizar decirle al mismo Anguita que deberíamos de hablar entre nosotros, a fin de examinar si lo que preconizo merecería o no el beneplácito popular necesario para ponerse a caminarlo cuanto antes, y de ser así tratar de conseguir todos los apoyos posibles a la mínima demora; suponiendo... que en mis propuestas queden recogidas sus aspiraciones de crecer a las bases desde la implicación de todos en el quehacer político, y ello de la mejor forma de entre las posibles; suponiendo... que por mi boca hable la divinidad antropomórfica (en el sentido de las verdades últimas y por tanto vinculantes) y que no sea yo un mero presuntuoso que esté rebuznando al modo de los alienados y no me dé cuenta de tan lamentable hecho. (Si así fuera, a él como a cualquier otro profesor -de historia, economía, etc.- les estaría sumamente agradecido por que se me corrigiese. Porque no me resigno a ser menos que dios en lo que a verdad filosófica se refiere, ya que a ello entregué mi vida siendo todavía muy joven y, estando más bien seguro -que no meramente convencido- de haber alcanzado esa verdad... si se me demostrase que estoy equivocado...) En verdad, yo sólo quiero para mí a esa clase de enemigos, capaces de derribarme de mis equivocaciones, para que sus victorias se conviertan en mis victorias (en vez de los enemigos malvados al uso, entre el populacho como en la política, generalmente por las ideas. Que como bien supo ver Anguita, suelen ser las del amo, imbuidas en gente miserablemente imbécil, pero malevolente hasta el extremo. Sin duda que del tipo de quienes durante la represión franquista propiciaron tanto asesinato -de forma similar a la caza de brujas efectuada en Europa para eliminar por millones a gentes infinitamente más valiosas que estos indeseables-, sin olvidar aquí a las nauseabundas viejas que al inicio de esta historia arrimaban leña para la quema de 'herejes', la pucha que los echó a todos ellos).

Por todo esto, metidos como sin quererlo en el tema de la selección (pues de selección se trata y no de ninguna otra cosa, hecho que no deja de ser una constante histórica, pero de modo contrapuesto al que se intentó por Nerón), entiendo que se debería de ir la cría y selección de mejores gentes para habitar la tierra, por nosotros el pueblo auténtico; selección con que sustituir a la innumerable porquería o ignorancia producida por los genios de que nos habla Larralde, en vez de la aniquilación indiscriminada de masas de población por quienes actualmente nos mangonean desde el poder, con el beneplácito o apoyo de este tipo de indeseables comparsas lameculos (que, a lo que parece, tampoco ellos van a estar a salvo de la que se avecina, de la que se nos está echando ya encima, si los mejores de entre nosotros no conseguimos imponer soluciones de forma más suave y racional a como pretenden realizarlo las actuales mafias del poder). Y que no se piense que con esto estoy disparatando, que no estoy historiando yo de la mejor de las maneras. (Tomando, como debería ser la tónica habitual, partido al hacerlo -aunque ello me pueda llegar a costar el tener que soportar la mala baba de los sapo-dragones guardianes del "statu quo" o cosas peores-; que no al modo de los eunucos del poder mediático actual e imitadores que, en el mejor de los supuestos, se limitan a poner sus sillas como entre un pro y un contra y a eso le llaman objetividad informativa. Pues tampoco en el poder mediático predominan los varones, dado que los varones somos como una especie a exterminar en pro preservar a la mediocridad para beneficio de sus amos, que así pueden disponer de esclavos baratos más o menos documentados o analfabetos.)

Es todo para aquí. Un saludo

domingo, 9 de septiembre de 2012

Opinad libremente, esclavos

Voy a comenzar con un alarde de sabiduría, proveniente de ese simpático pueblo que son los andaluces, asumida por mí hace ya tiempo: "to er mundo e güeno". Traduciendo: resulta que como nosotros somos los buenos y normales; los vagos, sinvergüenzas, putas o maricones, lo son los vecinos. Dicho sea para que no quepan dudas de la paradójica sabiduría andaluza, con respecto a una cuestión que yo considero moral. Pues, a mi entender, en eso consisten precisamente todas las valoraciones morales; que cuando dos o tres personas meramente morales se juntan, generalmente acaba muriendo a manos de ellas una tercera o cuarta persona, en la forma arriba descrita (y ello para consignar que, por contraposición a lo que sean sus asertos, ellos son los buenos, normales, etc.). Pero eso no es opinar, sino comportarse como animales de piara, hozando en vidas ajenas, y para más inri generalmente de forma muy poco objetiva o veraz (pues suelen basarse más en rumores que en la comprobación de las realidades, por gente carente de psicología real; cuando no en mera malevolencia del rebaño, dirigida en contra de quienes se destacan por alguna cualidad).

Yo arengaría a esa clase de gente diciéndoles: "Hay que opinar, cagoncetes". Y si queréis podéis hacerlo en contra de los trabajos de mi blog, estigmatizándolo como mejor os parezca: ya que conmigo no correréis el peligro de que se os despida ni que se deje de contrataros. (Al menos de momento, ya que no está en mi ánimo ninguna actividad otra empresarial, que no sea la gran empresa de tratar sobre cómo se debe obrar a efectos de cambiar el sistema político, para el logro de un mejor y más conveniente futuro; así como el logro de una humanidad muy superior a la actual en inteligencia y valentía, en lugar de mera masa aborregada, que deberá ser creada mediante una alimentación espiritual acorde al logro de una selección: mediante una adecuada utilización del arte, al venerable modo greco latino que creó aquellos leones que fueron los hombres de la antigüedad clásica.) Y si a mi blog no le abrí la opción de los comentarios a tales efectos, fue porque sería incapaz de atenderlos en caso de que surgieran: desbordado como estoy madurando ideas en pro de la creación de otro futuro realmente democrático y popular, además de por labores más prosaicas inherentes al día a día.

Hay que opinar, cagoncetes:
  • Pero en la plaza pública; habilitada ésta a modo de parlamento universal; a pecho descubierto; y sin ampararse astutamente en esos arteros inventos que son el secreto de voto y la democracia representativa (si la democracia nos es participativa, ya no cabe aceptar que sea democracia).
  • Herramientas éstas (la democracia representativa y el secreto de voto: entre otras basadas en la fuerza e incluso el crimen), de que se sirven nuestros opresores para el mantenimiento del "statu quo". Opresores generalmente encubiertos: porque son muy arteros, astutos y sigilosos, al tiempo que muy técnicos en el arte de dominarnos para su beneficio. Y ello, porque les es más rentable obrar así, en vez de como descarados dictadores: cosa esta última que se reservan para cuando alguna generación ya no se deja engañar y menos aún seguir mangoneando. (Nadie me soltó el cuento; a mí me habla la historia, a partir de que la nobleza romana cayó a manos de las mafias del poder romanas -a manos de la parte malvada del imperio- que, a efectos de esclavizarnos, optaron por imitar del pueblo judío de aquel entonces, su organización sacerdotal.)

*          *
*

Se debería forzar a la gente a que opine; a que tema más al no opinar, que al hacerlo; y fomentar, por ese y todos los medios posibles a nuestro alcance, esa unión que tanto necesitamos el pueblo para poder plantar cara eficazmente a nuestros opresores.

Si no debatimos entre nosotros nuestra problemática política, a fin de poderla objetivar y darle aquella solución que más nos convenga al ente popular (más allá de la manipulación fascista, usando a tales efectos de la alienación religiosa y del poder mediático al uso, por retóricos hábiles en el arte de manipular toda realidad); si callamos cobarde y estúpidamente... ello supondrá que continuamos obrando como viles esclavos, en perjuicio de nuestra descendencia, que permanecerá en la esclavitud hasta que en alguna generación se tome la decisión de comportarse inteligente y por ello valientemente (con viril hombría, u ovarios las féminas), frente a nuestros opresores.

Mejor cuanto antes lo hagamos (si os decidieseis a ello). No vaya a ser que algún día la visión histórica (la visión real de la historia en que vivimos, esta que os proporciono mediante los diversos trabajos de mi blog): visión de la que la gran mayoría carece por vivir continuamente en la alienación, se os obscurezca totalmente:
- bien sea porque también Internet acabase irremediable y totalmente bajo el poder fascista (cosa que están intentando por todos los medios a su alcance, que por cierto no son pocos);
- o por un mayor empobrecimiento general, que le vetase a mucha más gente el acceso a Internet;
- o porque las mafias del poder dificultasen o imposibilitasen totalmente el acceso a cuanto no les convenga de lo que tengamos en Internet (borrándolo,
por ejemplo, al amparo de leyes similares a la llamada Ley Sinde, pensadas a tales efectos);
- porque privatizasen al máximo lo que Internet tenga interés y, por contraposición a cuanto acabo de exponer, nos sigan inundando con lo que les interese a fin de mantenernos en la alienación (basura mediática no' más, a fin de hacer un Internet popular similar a la radio-televisión occidentales), al margen de toda información de interés real.
- o porque nos lo vetasen con leyes cada vez más restrictivas para con los económicamente desamparados (al modo de la penalización de ciertas descargas peer-to-peer), que así carecerían de incluso el derecho a distraerse, de sus duras o cuando menos tediosas jornadas laborales, con algo de arte mejor que aquel que se nos prodiga al pueblo por el poder fascista (interesado, como no, en mantener vivo u operativo el sistema capitalista, y para ello imponiéndole al pueblo por todo tipo de procedimientos abusivos, el consumo de basura espiritual en forma de
seudo arte: mediante todo tipo de restricciones, prohibiciones e impedimentos para con los de abajo);
- y que, por todo ello y otras cosas que ahora no se me ocurren, fuese imposible comprender la historia en que vivimos y asimismo imposible la salida.


La cobardía, y consecuente estupidez, deberían estigmatizarse como la causa que en su momento posibilitó que se nos fuese esclavizando a los pueblos del mundo al modo sacerdotal (que no sólo a nosotros los occidentales hace ya dos milenios por el mundo católico). Esa cobardía implica, asimismo, la estupidez por la que actualmente se nos impide a los más clarividentes, o al menos retrasa, poder emprender la liberación del ente popular que nosotros somos, frente a nuestros opresores. La cobardía, que nos impide hasta el opinar políticamente, debería penalizarse.
  • En vez de fomentar la estupidez al modo fascista, con juegos como el abrir cajas con premios y otros concursos seudo intelectuales que centran el interés de los drogodependientes mediáticos en imágenes y actuaciones nihilistas: por serlo éstas al margen de nuestros intereses políticos (pues esencialmente somos animales políticos, aunque la ignorancia producida por los genios haya hecho de muchos de nosotros animales de piara y otros especímenes, que hasta al mono de seguro que dejarán perplejo).
  • Se debería forzar a la valentía, similarmente a como en caso de guerras se fuerza a obedecer a los generales. Y además, con la voluntad explícita de que a los cagones se les prohibiría la procreación, una vez liberados de la actual esclavitud de cara a las mafias del poder (económico, político, jurídico, militar y mediático; así como para con sus pilares, las magistraturas fijas o movibles: que con sus actuaciones posibilitaron en todo tiempo nuestro sometimiento, ayuntamientos: que no son sino que políticos en potencia y están a lo mismo que sus mayores, iglesia: para la alienación con toda pompa y boato del ente popular que nosotros somos, y la administración: pero de la miseria para con el pueblo). Pues considero que se les deberían imponer las más bajas labores, a cambio de la mera subsistencia, al modo romano (que no la pena de muerte al modo de los generales modernos); reduciéndoles, por estúpidos, la calidad de vida todo lo posible (entiendo que, todos los cobardes incapaces de arriesgar nada por su libertad, se merecerían ese trato).
  • Cuando no se teme a la muerte, se la hace penetrar en las filas enemigas: dejó dicho "El rayo de la guerra" (Napoleón). El hombre (por educado como estamos en la trabazón de elementos pasivos; últimamente incluso bárbaros, por la rentabilidad que ello les supone a quienes hacen de nosotros y de las instituciones todas objeto de negocio particular), "por no atreverse, se atreve a cosas tremendas" (según nos hace ver José Larralde y yo acabo de detallar en este mismo párrafo); me cago en "la pucha que los echó" (en decir de Horacio Guarany).

Si les echásemos las cuentas a nuestros opresores de los gastos realizados en obras públicas de todo tipo (por no tratar aquí de los reflotes de banca y similares), pensando que este tipo de gastos hubieran debido realizarse a interés cero (a base de fondos o dinero público; que no en base al dinero privado a-grandes-intereses, a fin de engordar desmesuradamente a nuestros parásitos), hallaríamos que hubo un latrocinio superlativo y algo más todavía: Que esta burla es sistemática; que forma parte de una constante histórica, de la que sólo podremos librarnos si imponemos, a base de coraje y valentía, un cambio de sistema, pensado para que impida la corrupción de la sociedad de derechos. (Yo no soy idealista, sino el más grande realista al modo greco latino; y es por ello que no asumo ideas modernas, de corta experiencia histórica, como lo son los falsos popularismos al uso, por nuestros más falsos aún representantes políticos de todo cuño.)

Como el sistema capitalista siempre propició la corrupción y no cabe esperar de él otra cosa, se debería acabar con ese anciano y poner en su lugar un joven y bien pensado sistema anticapitalista. Sería de lo más conveniente e indicado, a efectos de impedir la corrupción, sin necesidad para ello de fiscalizaciones ni de enormes, ineficaces y para más inri corruptos aparatos judiciales. Parte, sin duda, del criminal sistema al que se nos impone contribuir (en interés de nuestros parásitos), como si para el logro y mantenimiento de una más auténtica sociedad de derechos, no hubiera sistemas alternativos más nobles y deseables (similarmente a como lo fue el imperio inca).

*          *
*

Y ahora algo más, para que penséis si debéis o no apoyar la alternativa política que os propongo: ¿Qué nos están fumigando?: Chemtrails, y ello está confirmado por las analíticas realizada sobre los terrenos y de lo que nos están lloviendo del cielo mediante aviones, parece que en los países de la OTAN (materiales tóxicos para la vida en general; que equivale a decir, tanto para la ecología, como para la vida animal en sus diversas manifestaciones. Y me parece bueno recordar aquí que, si España está en la OTAN, lo es por mor del quehacer político del Felipito González que, al igual que el resto de la ralea política, subió al poder prometiendo para después incumplir; a este respecto prometiendo que no entraríamos en la OTAN). Nos llueven tóxicos desde las alturas: por quienes nos mangonean desde el poder, en vez de gobernar acordemente a nuestros intereses políticos (jamás lo hicieron, estos fascistas). El ciclo natural del agua está impedido por multitud de embalses por todo el mundo, según lo ya expuesto por mí en: El desarrollo sostenible, implica decrecimiento; y por ello, quizá más que por ninguna otra razón, tenemos establecido un cambio climático. Cambio que, razonablemente, sólo cabe atajar implementando nuevamente las soluciones que nos enseña la madre naturaleza como las más adecuadas para la vida, y en lo posible aquellas energías renovables que se nos vetaron a fin de seguir liberándose los amos de lo nuestro, a base de acumular capital: ¿Quien mato al coche electrico? El sistema capitalista es, pues, el culpable de los males que están sufriendo los pueblos del mundo (incluida la obsolescencia programada). Y ello para que los amos de lo nuestro se liberen, al amparo de este anciano sistema (que sobrevive sólo con motivo de la tontería de muchos y el interés de muy pocos), a costa del trabajo ajeno. Trabajo que, en vista a los frutos obtenidos en base a cualquier esfuerzo productivo, debería considerarse como una bendición; pero que desde esta perspectiva de la desconsiderada explotación fascista del ente popular que nosotros somos, sólo cabe y debe considerarse como un gran mal.
Saludos cordiales, aunque no para los enemigos

viernes, 7 de septiembre de 2012

El desarrollo sostenible, implica decrecimiento

En vez del juego y de la prostitución en sus innumerable formas, en vez del vicio y del estúpido y contraindicado consumismo actuales, en su lugar austeridad y vida saludable.
  • Desde el buen gobierno popular (por nosotros, el pueblo en general, desde la plaza pública erigida en parlamento al modo greco-latino) y a efectos de dicho “Decrecimiento hasta lo sostenible”, entre otras actuaciones gubernamentales se debería acabar con la producción y el consumo de productos inadecuados para la salud (como lo son el consumo de alcohol que no sea recetado por otro tipo de médicos que sustituya a los actuales, mayoritariamente al servicio de farmaindustria; así como la producción y consumo del tabaco, excepto que lo sea para usos medicamentosos como por ejemplo combatir la malaria o sus efectos).
  • La tierra y sus recursos (energéticos, técnicos y humanos), debería dedicarse a la obtención de productos agropecuarios, mediante procedimientos biológicos que posibilitasen erradicar en enorme o total medida el uso de la química y de los transgénicos. (Consumo actualmente fomentado para el enriquecimiento de la industria, en detrimento tanto de potenciar la salud humana al máximo, como de la biodiversidad e incluso de la autonomía del campesinado: al que parece ser que actualmente se hace o trata de hacer dependiente hasta con respecto a la obtención de semillas para nuevos cultivos. Pero también a expensas de las economías locales que, en aras de una auténtica economía y por ello no capitalista -que en realidad tiene muchísimo de antieconomía-, deberían abastecernos en lo posible a fin de hacer economía real, al tiempo de preservar la ecología: evitando tanto vehículo en carretera.)
  • Quienes sepan un poco de agricultura o incluso de agronomía, sabrán que a tales efectos se deberá fomentar la rotación científica de los cultivos (a fin de obtener la máxima productividad, reduciendo los tiempos de barbecho), así como la biodiversidad en cuestión de productos hortofrutícolas (en sustitución de tanto monocultivo; para que, por ejemplo, los paraguayos y similares se llenen de mariquitas, a fin de que éstas controlen el pulgón de las hortalizas sin necesidad de utilizar productos químicos o usando productos que respeten la vida de las mariquitas, que sólo así prestarían tan buen servicio a la horticultura biológica). Hecho que asimismo implicaría una reforestación en pro de una nutrición de calidad, en sustancial medida frugívora (sería fundamental consumir a diario frutos de nuez, con que sustituir sustancialmente tanta carne y los lácteos mejor si al 100%, en pro de una mayor salud cardiovascular, ósea y muscular: por el magnesio, vitamina-E e higiene dietética que ello supondría a efectos de disminuir el ácido úrico y patologías asociadas).
  • La leche debería de ser únicamente para los lactantes, y estos lactar tan sólo de hembras de su especie, hasta su destete no prematuro. Y la poca carne que deberíamos comer, debería serlo de animales criados en régimen mixto (estabulación y pastoreo), hasta una edad en que ésta fuese la más adecuada, gastronómica como nutricionalmente (ni de lechones ni de animales de carne ya demasiado vieja y dura: cuando de vacuno se tratase; y así con el resto de producción animal).

Decrecimiento sostenible, claro que sí, pues no se puede seguir derrochando recursos finitos, según el falso desarrollo que postulaban nuestros arteros predecesores en la política, todos ellos asimismo falsos populares. En realidad gobernantes al servicio de la plutocracia fascista y por ello meros mafiosos si considerados desde la perspectiva realmente popular. Pues razonando en base a la realidad -y no en base a los cuentos con que quieran entretenernos o engañarnos-, está muy claro que no nos tienen en consideración sino que a efectos de explotarnos a base de todo tipo de impuestos: a la fuerza o por cojones, como única(s) alternativa(s). Impuestos sociales, pero no a efectos de hacer política social, sino para utilizarlos en beneficio de todos ellos a expensas del resto social, que engrosa el erario público tan sólo para alimentar la corrupción de la sociedad de derechos, que jamás podrá llegar a ser efectiva por estos procedimientos (procedimientos vampíricos, propios de cucos, a los que se les debe plantar nuestros huevos, en vez de sacarles arriba nosotros a sus crías).
Igual me llaman comunista por esto, estos h.d.p. (sapos venenosos) que, a base de mala baba a cargo del prostituido poder mediático al uso, descalifican arteramente a sus opositores a efectos de mantener el “statu quo” (los dragones guardianes del “statu quo” de que habla Fernando Savater). Realmente son genios en el arte de producir ignorantes 'cualificados' para ser utilizarlos a modo de animales de carga a su servicio (asnos doctos e indoctos a su servicio, si prefieren este otro término). Usando del poder mediático arteramente a fin de producir hombres incompletos (plebe enferma en decir de Tito Libio), imposibilitan la igualdad a que todos tenemos derecho a que no haya información reservada por la que diferenciase artificialmente del resto estos h.d.p mafiosos (ya que básica o esencialmente todos somos iguales, en nuestro sentir o padecer y necesidad de saber), en vez de a ser disminuidos por estos genios y sus procedimientos.

Son muchos los excesos que por mercantilismo se cometieron contra la ecología, el bienestar y la salud humana, a los que cabría poner fin en pro de otro mejor futuro. Y ello no es cometido para ningún dios de los predicados por ninguna de las religiones, de los que por inexistentes nada cabe esperar. Y quienes pretenden vivir de esos cuentos y se resistiesen a desaparecer por medios pacíficos, deberían ser recluidos a cadena perpetua (por no abogar aquí a favor del tratamiento que Nerón quería para ellos); a fin de que podamos respirar en esta tierra, también en cuestión de espiritualidad, un aire más puro. Y quienes creen en la vida eterna predicada por las religiones, harían bien en ni siquiera ocupar espacios físicos aquí, donde las cosas son más terrícolas o planetarias. Tierra en la que estos cuentos no representan sino que un obstáculo o rémora para el buen discurrir de la generalidad de las cosas humanas (que no con respecto al interés de unos pocos interesados en disponer de esclavos baratos, que ni siquiera perciban que lo son y por consiguiente funcionen sin ni siquiera necesidad de látigo, al que fácilmente podrían llegar a rebelarse). En cuanto que la ignorancia fomentada por estos genios en el quehacer obscurantista (menudos comediantes algunos de ellos -más bien que menudos grandes, enormes-, con toda su pompa y boato), es sin duda que un perjuicio que se nos causa al ente popular, al que por esos procedimientos deconstruyen causándole retrasos irrecuperables con respecto a la recta intelección de las cosas humanas.

Roto el ciclo natural del agua, retenida ésta por el embalse generalizado en multitud de embalses por todo el planeta:
- Cambio Climático. Ciclo del Agua. Juan Antonio Ortega Núñez ;
amén de otras prácticas que se detectan y que tras ser comprobadas se denuncian por el único medio que todavía no han podido controlar al igual que la radio-prensa-televisión al uso (Internet):
- No LLUEVE y las rayas de los aviones en el cielo y placas solares, Chemtrails: ¿Nos estan envenenado y no nos damos cuenta ? ¤ [Verdad Revelada]
- China perfecciona la técnica para evitar la lluvia durante los JJ OO de2008 - 20minutos.es
- Modificación climática España - Geoingeniería oculta tras servicios públicos
- ¿Que se oculta tras las estelas del cielo? Algo está ocurriendo en el cielo a espaldas del ciudadano ;
no es de extrañar el cambio climático y la sequía generalizados. Y siendo esto sumamente lógico, en caso de concluir que es el principal o uno de los principales motivos, habría que volver a soltarlas y, junto con otro tipo de agricultura enfocada a maximizar en lo posible la autosuficiencia local, cuya reforma se debería emprender a la mínima demora, tratar de regenerar la tierra y de recuperar para ésta toda la biodiversidad posible, a fin de convertirla en un vergel como quizá nunca llegó a serlo.
  • Y esta forma de hablar me hace gracia incluso a mí mismo y se me ocurre que soy algo así como el apóstol de lo imposible, recordando lo que se me reiteró por muchos con respecto a que es imposible cambiar el curso de la historia para que cante de una puñetera vez el gallo del pueblo, en vez del astuto y sigiloso gallo fascista en navidades (según su misa del gallo). Pero me mueve una gran fe, además de cierto regocijo cuando pienso que sabiendo querer los medios ello no es imposible (todo pasa por hablar; de ahí que mi próxima entrada en preparación se llamará: "37. Opinad libremente, esclavos"), desde el momento en que son los propios fascistas quienes siempre temieron la llegada de “El Anticristo”, como aquél que alguna vez tendrá que llegar y acabe son su rollito o montaje en torno a la manipulación que de cara al ente popular y su religiosidad se hizo de la vida de Cristo).
  • Ellos lo temen y, hasta ahora, al margen de la existencia de ese político realista que fue Cristo, sólo hubo que ideas modernas que pusieran en peligro el orden de cosas establecido (o “statu quo”), y Cristo murió demasiado joven por poner en evidencia la falsedad de los fariseos (los católicos del pueblo judío), como para poder crear una alternativa política válida (ya existía gracias al mundo greco-latino: La “Sociedad de derechos” que a los entendidos hace decir que “Todos los caminos conducen a Roma”).
  • Desde una mayor experiencia histórica, eso es lo que mantengo y que se debe acabar con el sistema capitalista. Y ello a fin de poder crear la sociedad de derechos más auténtica de entre las posibles, con bienestar generalizado, para una humanidad reconstruida que se lo merezca (como no es el caso para la actual), que por amor al futuro y sus hijos deberá querer servir de puente hacia una humanidad superior a la actual y luchar por todo ello.
Un saludo