viernes, 7 de septiembre de 2012

El desarrollo sostenible, implica decrecimiento

En vez del juego y de la prostitución en sus innumerable formas, en vez del vicio y del estúpido y contraindicado consumismo actuales, en su lugar austeridad y vida saludable.
  • Desde el buen gobierno popular (por nosotros, el pueblo en general, desde la plaza pública erigida en parlamento al modo greco-latino) y a efectos de dicho “Decrecimiento hasta lo sostenible”, entre otras actuaciones gubernamentales se debería acabar con la producción y el consumo de productos inadecuados para la salud (como lo son el consumo de alcohol que no sea recetado por otro tipo de médicos que sustituya a los actuales, mayoritariamente al servicio de farmaindustria; así como la producción y consumo del tabaco, excepto que lo sea para usos medicamentosos como por ejemplo combatir la malaria o sus efectos).
  • La tierra y sus recursos (energéticos, técnicos y humanos), debería dedicarse a la obtención de productos agropecuarios, mediante procedimientos biológicos que posibilitasen erradicar en enorme o total medida el uso de la química y de los transgénicos. (Consumo actualmente fomentado para el enriquecimiento de la industria, en detrimento tanto de potenciar la salud humana al máximo, como de la biodiversidad e incluso de la autonomía del campesinado: al que parece ser que actualmente se hace o trata de hacer dependiente hasta con respecto a la obtención de semillas para nuevos cultivos. Pero también a expensas de las economías locales que, en aras de una auténtica economía y por ello no capitalista -que en realidad tiene muchísimo de antieconomía-, deberían abastecernos en lo posible a fin de hacer economía real, al tiempo de preservar la ecología: evitando tanto vehículo en carretera.)
  • Quienes sepan un poco de agricultura o incluso de agronomía, sabrán que a tales efectos se deberá fomentar la rotación científica de los cultivos (a fin de obtener la máxima productividad, reduciendo los tiempos de barbecho), así como la biodiversidad en cuestión de productos hortofrutícolas (en sustitución de tanto monocultivo; para que, por ejemplo, los paraguayos y similares se llenen de mariquitas, a fin de que éstas controlen el pulgón de las hortalizas sin necesidad de utilizar productos químicos o usando productos que respeten la vida de las mariquitas, que sólo así prestarían tan buen servicio a la horticultura biológica). Hecho que asimismo implicaría una reforestación en pro de una nutrición de calidad, en sustancial medida frugívora (sería fundamental consumir a diario frutos de nuez, con que sustituir sustancialmente tanta carne y los lácteos mejor si al 100%, en pro de una mayor salud cardiovascular, ósea y muscular: por el magnesio, vitamina-E e higiene dietética que ello supondría a efectos de disminuir el ácido úrico y patologías asociadas).
  • La leche debería de ser únicamente para los lactantes, y estos lactar tan sólo de hembras de su especie, hasta su destete no prematuro. Y la poca carne que deberíamos comer, debería serlo de animales criados en régimen mixto (estabulación y pastoreo), hasta una edad en que ésta fuese la más adecuada, gastronómica como nutricionalmente (ni de lechones ni de animales de carne ya demasiado vieja y dura: cuando de vacuno se tratase; y así con el resto de producción animal).

Decrecimiento sostenible, claro que sí, pues no se puede seguir derrochando recursos finitos, según el falso desarrollo que postulaban nuestros arteros predecesores en la política, todos ellos asimismo falsos populares. En realidad gobernantes al servicio de la plutocracia fascista y por ello meros mafiosos si considerados desde la perspectiva realmente popular. Pues razonando en base a la realidad -y no en base a los cuentos con que quieran entretenernos o engañarnos-, está muy claro que no nos tienen en consideración sino que a efectos de explotarnos a base de todo tipo de impuestos: a la fuerza o por cojones, como única(s) alternativa(s). Impuestos sociales, pero no a efectos de hacer política social, sino para utilizarlos en beneficio de todos ellos a expensas del resto social, que engrosa el erario público tan sólo para alimentar la corrupción de la sociedad de derechos, que jamás podrá llegar a ser efectiva por estos procedimientos (procedimientos vampíricos, propios de cucos, a los que se les debe plantar nuestros huevos, en vez de sacarles arriba nosotros a sus crías).
Igual me llaman comunista por esto, estos h.d.p. (sapos venenosos) que, a base de mala baba a cargo del prostituido poder mediático al uso, descalifican arteramente a sus opositores a efectos de mantener el “statu quo” (los dragones guardianes del “statu quo” de que habla Fernando Savater). Realmente son genios en el arte de producir ignorantes 'cualificados' para ser utilizarlos a modo de animales de carga a su servicio (asnos doctos e indoctos a su servicio, si prefieren este otro término). Usando del poder mediático arteramente a fin de producir hombres incompletos (plebe enferma en decir de Tito Libio), imposibilitan la igualdad a que todos tenemos derecho a que no haya información reservada por la que diferenciase artificialmente del resto estos h.d.p mafiosos (ya que básica o esencialmente todos somos iguales, en nuestro sentir o padecer y necesidad de saber), en vez de a ser disminuidos por estos genios y sus procedimientos.

Son muchos los excesos que por mercantilismo se cometieron contra la ecología, el bienestar y la salud humana, a los que cabría poner fin en pro de otro mejor futuro. Y ello no es cometido para ningún dios de los predicados por ninguna de las religiones, de los que por inexistentes nada cabe esperar. Y quienes pretenden vivir de esos cuentos y se resistiesen a desaparecer por medios pacíficos, deberían ser recluidos a cadena perpetua (por no abogar aquí a favor del tratamiento que Nerón quería para ellos); a fin de que podamos respirar en esta tierra, también en cuestión de espiritualidad, un aire más puro. Y quienes creen en la vida eterna predicada por las religiones, harían bien en ni siquiera ocupar espacios físicos aquí, donde las cosas son más terrícolas o planetarias. Tierra en la que estos cuentos no representan sino que un obstáculo o rémora para el buen discurrir de la generalidad de las cosas humanas (que no con respecto al interés de unos pocos interesados en disponer de esclavos baratos, que ni siquiera perciban que lo son y por consiguiente funcionen sin ni siquiera necesidad de látigo, al que fácilmente podrían llegar a rebelarse). En cuanto que la ignorancia fomentada por estos genios en el quehacer obscurantista (menudos comediantes algunos de ellos -más bien que menudos grandes, enormes-, con toda su pompa y boato), es sin duda que un perjuicio que se nos causa al ente popular, al que por esos procedimientos deconstruyen causándole retrasos irrecuperables con respecto a la recta intelección de las cosas humanas.

Roto el ciclo natural del agua, retenida ésta por el embalse generalizado en multitud de embalses por todo el planeta:
- Cambio Climático. Ciclo del Agua. Juan Antonio Ortega Núñez ;
amén de otras prácticas que se detectan y que tras ser comprobadas se denuncian por el único medio que todavía no han podido controlar al igual que la radio-prensa-televisión al uso (Internet):
- No LLUEVE y las rayas de los aviones en el cielo y placas solares, Chemtrails: ¿Nos estan envenenado y no nos damos cuenta ? ¤ [Verdad Revelada]
- China perfecciona la técnica para evitar la lluvia durante los JJ OO de2008 - 20minutos.es
- Modificación climática España - Geoingeniería oculta tras servicios públicos
- ¿Que se oculta tras las estelas del cielo? Algo está ocurriendo en el cielo a espaldas del ciudadano ;
no es de extrañar el cambio climático y la sequía generalizados. Y siendo esto sumamente lógico, en caso de concluir que es el principal o uno de los principales motivos, habría que volver a soltarlas y, junto con otro tipo de agricultura enfocada a maximizar en lo posible la autosuficiencia local, cuya reforma se debería emprender a la mínima demora, tratar de regenerar la tierra y de recuperar para ésta toda la biodiversidad posible, a fin de convertirla en un vergel como quizá nunca llegó a serlo.
  • Y esta forma de hablar me hace gracia incluso a mí mismo y se me ocurre que soy algo así como el apóstol de lo imposible, recordando lo que se me reiteró por muchos con respecto a que es imposible cambiar el curso de la historia para que cante de una puñetera vez el gallo del pueblo, en vez del astuto y sigiloso gallo fascista en navidades (según su misa del gallo). Pero me mueve una gran fe, además de cierto regocijo cuando pienso que sabiendo querer los medios ello no es imposible (todo pasa por hablar; de ahí que mi próxima entrada en preparación se llamará: "37. Opinad libremente, esclavos"), desde el momento en que son los propios fascistas quienes siempre temieron la llegada de “El Anticristo”, como aquél que alguna vez tendrá que llegar y acabe son su rollito o montaje en torno a la manipulación que de cara al ente popular y su religiosidad se hizo de la vida de Cristo).
  • Ellos lo temen y, hasta ahora, al margen de la existencia de ese político realista que fue Cristo, sólo hubo que ideas modernas que pusieran en peligro el orden de cosas establecido (o “statu quo”), y Cristo murió demasiado joven por poner en evidencia la falsedad de los fariseos (los católicos del pueblo judío), como para poder crear una alternativa política válida (ya existía gracias al mundo greco-latino: La “Sociedad de derechos” que a los entendidos hace decir que “Todos los caminos conducen a Roma”).
  • Desde una mayor experiencia histórica, eso es lo que mantengo y que se debe acabar con el sistema capitalista. Y ello a fin de poder crear la sociedad de derechos más auténtica de entre las posibles, con bienestar generalizado, para una humanidad reconstruida que se lo merezca (como no es el caso para la actual), que por amor al futuro y sus hijos deberá querer servir de puente hacia una humanidad superior a la actual y luchar por todo ello.
Un saludo