viernes, 21 de septiembre de 2012

La política es lo que importa

Definámosla: Actividad del que interviene en las cosas del gobierno y negocios del Estado; de quienes rigen o aspiran a regir los asuntos públicos; del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.
  • Prácticamente todo es política. Y quienes manifiestan que pasan de la política, es porque o son imbéciles por la alienación, o cobardes, o gente partidaria del “statu quo” que artera e inteligentemente elude el cuestionarlo (como una forma, entre otras, de poder preservar el orden de cosas que a ellos interesa).

El pueblo deberíamos gobernarnos por nosotros mismos, y eso sería hacer política. Y la forma de gobernarnos no debe ser mediante representantes, sino tomando nuestras decisiones por nosotros, en el marco de la plaza pública... y, por supuesto, vigilando para que se cumplan. Sino todo volverá a ser más o menos lo mismo: con motivo de que el pueblo seguirá educado en la alienación en vez de en la praxis política... y, consecuentemente, lo sepamos o no, tengamos o no conciencia de ello, sometidos por criminales, esclavizados en su pro. Vean este otro vídeo, de similar interés a cuantos hasta ahora les remití, a fin de documentar los temas tratados:
La doctrina del shock. (Documental,completo-Español)

Si no los desarmamos, si no terminamos con la "cultura" de la alienación de masas, si no nos erigimos en fuerza dispuesta a toda terribilidad a fin de hacernos respetar, si no nos decidimos a gobernamos nosotros desde la asamblea... serán ellos quienes sigan burlando nuestros intereses políticos, quienes nos golpeen y quienes nos seguirán esquilmando como a ovejas y borregos.

Apóyenme para que podamos formar ese tan necesario partido único, a fin de poder comenzar a gobernarnos cuanto antes (a fin de que, una vez objetivadas nuestras problemáticas, tomar las decisiones correctas... y vigilar para hacer que se cumplan). Y si yo estuviese equivocado, entonces díganme ustedes: qué esperan, o a qué esperan, o por qué están esperando.

A mi humilde entender, no es de recibo lo que nos están infligiendo por todo el mundo estos mafiosos. Deberíamos proponernos el reducirlos a cualquier costo, pero empleando en lo posible nuestra disminuida inteligencia. Porque a las generaciones actuales nos han causado retrasos irrecuperables, sólo reparables en generaciones futuras si, con coraje y decisión, tomásemos sobre nosotros toda responsabilidad política (decidiendo el porqué y para qué de las cosas, fijando valores -en vez de permitir que fluctúen indefinidamente-; supervisando todo y haciendo que se cumpla).

*          *
*

Julio Anguita, en su conferencia del día 19 a las 19 horas: Frente Cívico "Somos Mayoría", soltó al menos un exabrupto: Cuando habló de la gente dependiente, usando del símil del perro lamiscón (los pobres animalitos dependen de sus amos y lo saben, te entregan su amor casi incondicionalmente: soportándonos incluso alguna que otra desconsideración o mal trato, e incluso te menean la cola en señal de que no se nos guarda rencor por ello, con motivo de que a mi entender saben perfectamente lo que se hacen). 

También dijo al menos un inconveniente, cuando creó expectativas a mi entender disparatadas, al aseverar que los americanos van por delante de nosotros con motivo de sus intenciones de tratar de hacer posible la vida humana en Marte. Suponiendo que los animales terrestres (nosotros incluidos), pudiésemos adaptarnos a las fuerzas naturales que rigen ese planeta (temperaturas, gravedad, tempestades, etc.), siempre quedaría pendiente de resolución el problema del crecimiento exponencial que Anguita tocó muy por encima. Suponiendo, asimismo, que la pretensión para mí inasumible de que los americanos -u otros terrestres- hicieran posible la vida en humana en Marte de forma satisfactoria, sucedería que por esa metódica, que no resuelve racionalmente el problema del crecimiento exponencial, también allí muy pronto se requiriese de soluciones. Por lo que yo me limito a proponer toda solución a nuestra problemática actual, centrándonos en el planeta tierra, como el único factible de albergar vida humana en nuestro sistema solar de la mejor de las formas posible. ¡Y por qué no intentar toda solución a nivel global ahora, dado que en la era actual estamos todos interconectados de forma más que suficiente como para que sea de lo más razonable quererlo así?
  • Además, con respecto a la supuesta excelencia de los americanos, no supo ver ni parece estar al tanto de la intención, por quienes desde Norteamérica controlan el sistema capitalista, de reducir sustancialmente esos 7.000.000.000 de humanos (siete mil millones), por los motivos aducidos en mi blog. A lo que parece, los guardianes -cancerberos- del orden capitalista mundial, que con motivo de lo expuesto mereció sus loas, no piensan que la solución al problema del crecimiento demográfico pase por colonizar otros planetas o sistemas solares, sino que se centran en lo que tenemos y, a su manera, van a solucionar lo que entiendan como problemas (éste como de mayor importancia; por aquello del desarrollo tecnológico que no precisa ya de tanta mano de obra; por la necesidad de un decrecimiento en vez del tan cacareado desarrollo sostenible por nuestros indeseables politicastros; y la asimismo necesidad de preservar para sí los actuales recursos no renovables que, por el crecimiento exponencial de la población y el consecuente crecimiento exponencial del consumo, se agotarían muy pronto: De ahí que traten de remediarlo por los recortes, y quizá otras actuaciones más drásticas en proyecto, que no cabe descartar si atendemos a la incondicional voluntad de inmoralismo a colegir de sus hechos sistemáticos);
  • Es por ello que deberíamos decidirnos a tomar sobre nosotros (lo que de pueblo auténtico todavía persista), la responsabilidad de solucionar la más diversa problemática política, de la forma en que entendamos como más conveniente. Cosa que independientemente de que nos decidamos o no por la labor, probablemente nos vaya a costar mucha sangre, sudor y lágrimas (que si lo hacemos bien deberían de ser mayoritariamente las suyas, para que cante de una vez por todas el gallo del pueblo, en lugar del gallo de la zorra al cuidado de las gallinas que son los fascistas en sus misas del gallo por navidades), y... con esto estamos entrando ya en el quid de la cuestión.

Anguita me parece excesivamente convencional, y ello aunque vaya de chocador. No hay más que ver la forma en que se refirió al tema religioso (pasando por encima lo principal o esencial de la cuestión, sin señalar lo que de impedimento tiene para la liberación del ente popular); precisamente él, todo un licenciado en historia por la Universidad de Barcelona, que tan partidario se mostró de la liberación del ente popular cuando utilizó a tales efectos como lo hizo del símil del perro lambiscón; así como lo que de antieconómico y deleznable por sumamente estúpido nos resulta al pueblo alimentar a tales farsantes, acaparadores por excelencia de lo nuestro, si para fundamentar mi aserto nos atenemos a los hechos y no a los dichos prodigados por estos mafiosos disfrazados de angelitos (que al igual que sus compinches de la política se llevan a la boca todos los grandes conceptos: de Amor, Paz, Justicia social, etc., para incumplirlos sistemáticamente). Como afortunadamente todavía no han conseguido hacer de Internet otra basura similar al poder mediático al uso, en su mayor parte controlado por ellos, pueden ver en los siguientes vídeos la razón que no sólo me asiste, sino que me sobra:
La sexta columna (completos). Iglesia y crisis
Iglesia y crisis: los intocables de Rouco. Sexta Columna [KalidadeT@ni] 2012.

Asimismo manifestó Anguita que, habiendo muchos partidos políticos, no ve como indicado crear uno más, y... con esto ya estamos de lleno en la cuestión. He de coincidir con Anguita en que, efectivamente hay demasiados partidos, para una humanidad que independientemente del número no dejamos de ser una, con muchos problemas en común independientemente de dónde estemos ubicados sobre el planeta. La pedagogía del oprimido implica el tener que educarlo en la praxis política en vez de en la alienación, hecho que sólo será posible acabando con las fábulas religioso-mediáticas según preconizo en mis propuestas políticas y... a efectos del buen gobierno, retrotrayéndonos a las venerables prácticas antiguas a fin de gobernarnos desde la asamblea. En cuanto que Anguita, pese a ver como inconveniente la proliferación de partidos, tampoco supo señalar la ineludible necesidad de gobernarnos desde las asambleas, desde un partido único al modo en que yo preconizo, en lugar de mediante seudo-representantes parlamentarios.

Para finalizar decirle al mismo Anguita que deberíamos de hablar entre nosotros, a fin de examinar si lo que preconizo merecería o no el beneplácito popular necesario para ponerse a caminarlo cuanto antes, y de ser así tratar de conseguir todos los apoyos posibles a la mínima demora; suponiendo... que en mis propuestas queden recogidas sus aspiraciones de crecer a las bases desde la implicación de todos en el quehacer político, y ello de la mejor forma de entre las posibles; suponiendo... que por mi boca hable la divinidad antropomórfica (en el sentido de las verdades últimas y por tanto vinculantes) y que no sea yo un mero presuntuoso que esté rebuznando al modo de los alienados y no me dé cuenta de tan lamentable hecho. (Si así fuera, a él como a cualquier otro profesor -de historia, economía, etc.- les estaría sumamente agradecido por que se me corrigiese. Porque no me resigno a ser menos que dios en lo que a verdad filosófica se refiere, ya que a ello entregué mi vida siendo todavía muy joven y, estando más bien seguro -que no meramente convencido- de haber alcanzado esa verdad... si se me demostrase que estoy equivocado...) En verdad, yo sólo quiero para mí a esa clase de enemigos, capaces de derribarme de mis equivocaciones, para que sus victorias se conviertan en mis victorias (en vez de los enemigos malvados al uso, entre el populacho como en la política, generalmente por las ideas. Que como bien supo ver Anguita, suelen ser las del amo, imbuidas en gente miserablemente imbécil, pero malevolente hasta el extremo. Sin duda que del tipo de quienes durante la represión franquista propiciaron tanto asesinato -de forma similar a la caza de brujas efectuada en Europa para eliminar por millones a gentes infinitamente más valiosas que estos indeseables-, sin olvidar aquí a las nauseabundas viejas que al inicio de esta historia arrimaban leña para la quema de 'herejes', la pucha que los echó a todos ellos).

Por todo esto, metidos como sin quererlo en el tema de la selección (pues de selección se trata y no de ninguna otra cosa, hecho que no deja de ser una constante histórica, pero de modo contrapuesto al que se intentó por Nerón), entiendo que se debería de ir la cría y selección de mejores gentes para habitar la tierra, por nosotros el pueblo auténtico; selección con que sustituir a la innumerable porquería o ignorancia producida por los genios de que nos habla Larralde, en vez de la aniquilación indiscriminada de masas de población por quienes actualmente nos mangonean desde el poder, con el beneplácito o apoyo de este tipo de indeseables comparsas lameculos (que, a lo que parece, tampoco ellos van a estar a salvo de la que se avecina, de la que se nos está echando ya encima, si los mejores de entre nosotros no conseguimos imponer soluciones de forma más suave y racional a como pretenden realizarlo las actuales mafias del poder). Y que no se piense que con esto estoy disparatando, que no estoy historiando yo de la mejor de las maneras. (Tomando, como debería ser la tónica habitual, partido al hacerlo -aunque ello me pueda llegar a costar el tener que soportar la mala baba de los sapo-dragones guardianes del "statu quo" o cosas peores-; que no al modo de los eunucos del poder mediático actual e imitadores que, en el mejor de los supuestos, se limitan a poner sus sillas como entre un pro y un contra y a eso le llaman objetividad informativa. Pues tampoco en el poder mediático predominan los varones, dado que los varones somos como una especie a exterminar en pro preservar a la mediocridad para beneficio de sus amos, que así pueden disponer de esclavos baratos más o menos documentados o analfabetos.)

Es todo para aquí. Un saludo