jueves, 27 de septiembre de 2012

No estamos en democracia

La desfachatez de los fachas es... ¡Impresionante! Por mucho que se disfracen, hace ya mucho tiempo que a mí no me engañan. Desde el inicio de esta nueva etapa falsamente democrática, se incumple sistemáticamente con los derechos mínimos recogidos en la Constitución de 1978, desde los diversos poderes del estado. Es un juego seudo democrático reiterado sistemáticamente, que cuando ya no surte nos golpean para después volverlo a retomar (nadie me ha traído el cuento, pues no soy dado a tratar si no es con los inmortales, consecuentemente a mí me habla la historia).

Se incumple con todo. Por ejemplo, mediante el Plan Avanza supuestamente se pretendía hacer realidad la administración telemática, que hace ya mucho debería de serlo al 100%. Pero no pasó de ser otra forma más de desviar fondos del erario público, para el beneficio de más funcionariado parásito a cargo de su desarrollo, que supuestamente hubieran debido hacer efectivo el plan.

Con respecto a la Democracia 4.0, se coartó su posible desarrollo por nuestros falsos representantes, asimismo falsos demócratas. Inclusive en plan dictatorial según cabe deducir de lo que se expone en el siguiente párrafo: «Lo explicamos mejor: En un principio, se permitía hacer entrega de la petición por una Democracia 4.0 en cualquier registro de una administración pública. Por eso, desde la web Guía para registrar la Petición “Democracia 4.0” en el Congreso de los Diputados, animábamos a la gente a hacerla efectiva en las Delegaciones de Gobierno. Curiosamente, a partir del verano de 2011, el Ministerio de Administraciones Públicas (con Manuel Chávez a la cabeza), prohibió que se siguiesen aceptando peticiones (quizá comenzaban a llegar demasiadas), forzando a la gente a hacer la entrega personándose en el Registro del Congreso de los Diputados o enviándola por correo certificado al mismo»; extractado de este inteligente y muy cualificado trabajo: #25S, ¿cómo tomar el Congreso de verdad y que no puedan desalojar?

Consejo que, si se intentase realizar, no dudo de que para impedirlo editarían otra norma u orden similar; a fin de tratar de mantener arteramente esta seudo democracia parlamentaria, confiando en que pase este temporal al igual que pasaron tantos otros en todas la épocas. Sin descararse como los dictadores que en realidad son; falsos demócratas que sólo supuestamente nos representan, dedicados a jugar a legisladores en su cueva de Alí Babá (que se resistirán a desalojar por todos los medios a su alcance, que no son pocos), pero no a vigilar seriamente a que se cumpla lo poco que de bueno tengamos legislado para una libertad generalizada (de ahí que, estos señores que a efectos de ser los amos de lo nuestro optaron por mantener a las naciones a modo de feudos para su lucro, no hayan querido una unión europea en lo político, desde la que simplificar la administración de la cosa pública, fiscalizándolo todo debidamente desde unas cortes generales únicas y rindiéndonos cuentas claras a la ciudadanía, a la que estos señores -en realidad feudales- nos quieren en la alienación de todo tipo). Y entretanto a lucrarse todos ellos a costa del resto social.

Resulta que ya aconteció lo que suponía:

Estamos en el marco de una dictadura universal, a cargo de entes sumamente arteros, que nos quieren únicamente a modo de esclavos. Similarmente a como lo son sus hombres de iglesia, que tan impúdicamente se disfrazan de corderitos, y nos 'pasan' sus cuentos con una pompa y boato que impresionan (lobos de la misma camada de que se sirvieron para imponernos -primero- y después mantener, esta historia que recientemente entra en su tercer milenio). Impresionante es en realidad la desfachatez de todos los fachas; a los que se les da igual de bien el fabular sobre todo tipo de cuestiones, como el callar sobre aquello que no les interese cuestionar.
  • Todos ellos van de gente bien, cuando en realidad son criminales históricos, cuyos crímenes de todo tipo continúan impagados: Inclusive lo que, disfrazados (para ocultar lo que en realidad son), nos han ido expoliando al pueblo, producto de nuestro trabajo realmente social, a lo largo de estos dos milenios (la razón de ser de esta historia de feudalismos más o menos evidentes, impuesta y conservada por finos mafiosos). Crímenes, abusos de poder, latrocinios de todo tipo... inaceptables para quienes tenemos la conciencia en la cabeza, en vez de en Marte o en la basura mediática a discreción con que nos la "comen" (la cabeza). Siempre obraron protegiéndose entre sí los diversos poderes del estado, porque son ralea que se coordinan y protegen estupendamente, y como nos quieren a modo de esclavos para su exclusivo bienestar y seguridad, nada les importa que el pueblo estemos engordando inconmensurablemente a toda una pléyade de parásitos (ellos), mientras sobrevivimos en la precariedad y mediocridad de todo tipo.

Yo no entiendo a qué viene tanto rollito legal por parte de los expoliados de nuestros mínimos derechos (la gente de abajo, el pueblo más elemental y sin dobleces), cuando al enemigo 'se la trae pendulona' el cumplimiento de la legalidad por su parte. Y menos aún el ir a pedirles nada a esos arteros amos de lo nuestro, que no sea el someterlos por un ultimátum a un cambio de sistema político, desde una posición real de fuerza de todo tipo (para lo que se requiere ir a un rearme doctrinal y bélico del pueblo). Pero lo tenemos muy difícil, porque ellos son un poder fáctico realmente fuerte, que nos quieren sometidos por sus tretas, leyes y fuerzas (armados psicológica y bélicamente como nunca); en tanto que nosotros como conjunto no alcanzamos ni remotamente sus niveles de inteligencia... (Jamás podremos alcanzarlos sometidos como estamos al régimen de alienación y carencia de tiempo y medios para formarnos en la praxis política, a menos que nos decidamos a formar un nuevo partido y obrar en el sentido en que yo lo preconizo a lo largo de mis trabajos.) ¡Y para más inri estamos con las manos vacías!; ¡en conjunto, no pasamos de ser algo así como un enorme Juan el soñador de la justicia y demás cosas bonitas!

De nada nos sirve al pueblo el que se hagan leyes, sin vigilar que se cumplan, por los más altos responsables en estas labores (excepto cuando de leyes represivas de la igualdad jurídico política de derechos y de la justicia real se trata, porque precisamente en ello tienen sus intereses a nuestra costa las mafias del poder). Por todo lo expuesto en mis otros trabajos, este sistema político -capitalista- está, para mí, más que visto para sentencia, sentenciado a muerte. Y si una mayoría popular con entes suficientemente cualificados para acometer un cambio de sistema político así lo quisiera, y hubiese que luchar inteligentemente en contra de estas mafias para imponer una democracia real: en pro de ese futuro de belleza y bienestar generalizados que preconizo, sin duda alguna se podría contar conmigo.

Saludos cordiales
Pero tan sólo para la gente noble y valerosa,
que no se preserva cuando se trata de luchar...
por nuestro bienestar, seguridad y belleza futuros.