martes, 27 de noviembre de 2012

Conste, claramente, que soy anticatólico

Por ello, voy a darles duro y a la cabeza, para evitar en lo posible que la levanten tanto, por procedimientos siempre criminales, a costa del resto social y además respetados... so pena de las consecuencias (el carabinazo y palo contra nosotros, y además jurídicamente protegidos). Con toda la dureza posible (equivale a decir también que noblemente). Y ojalá que pudiera ser mayor que la que estoy en disposición de emplear, ya que así estaría indicado; pero no tengo más armas que el teclado y mi limitada inteligencia. Pese a ello, allá voy... católicos:

Hubo mafia jurídica que se hizo cargo del asesinato de Sadam Hussein, para revestir éste de legalidad, tras de que en el transcurso de la ilegal guerra en contra de Irak, avalada por nuestra maravilloso Consejo General de las Naciones Unidas, apresaran al presidente iraquí.

Es ya sabido que, tan tremenda guerra, fue justificada en base a crímenes diversos; como fue la manipulación de hechos por los fascistas norteamericanos de turno al frente del poder político y los asesinatos por ellos mismos, de varios miles de connacionales trabajadores de las "Torres gemelas". Los asesinatos de sus propios connacionales lo fueron, primero el 11-S en las mismas Torres Gemelas y posteriormente por las enfermedades causadas por la inhalación o contacto de la ciudadanía, con el polvo y demás materiales altamente cancerígenos, con los que se habían construido dichas torres, que se esparcieron por la ciudad a causa de los derribos controlados mediante Nanotermite (una nueva formula de Termite de que nos informa el químico Niels Harrit, que formó parte de un equipo científico de nueve personas dedicadas a la investigación del polvo de los edificios colapsados). Cuya criminal destrucción, por las mafias norteamericanas del poder, les sirvió para enriquecerse (podría decirse que paradójicamente, si no se diese el hecho de que la humanidad vivimos en el imperio mundial del revés; en el reino de la mentira, a cargo de los católicos del mundo en sus diversas formas o manifestaciones, para que "del carro" tiren a modo de bueyes los rebaños humanos moralizados por las más diversas religiones al servicio de las plutocracias fascistas -entre cristiano y buey, alguien nos supo informar, que hay "una nada"-; radicalmente inmorales estos mafiosos, aunque al pueblo nos moralicen en vez de armarnos doctrinalmente mediante la buena ética antigua). Y ello sucedió en connivencia con la mafia judicial de allí, que no sólo se cerró a la investigación de los hechos, sino que resolvió favorablemente a efectos de resarcir a los defraudadores organizados desde el estado a tales efectos. (Destrucción que, de otra forma, les hubiera supuesto desembolsos ingentes para el saneamiento de tan costosos edificios; sin duda que propiedad de las mafias plutocráticas norteamericanas, a las que también se les da excelentemente desde el poder político, el rescate de bancos, a fin de surtir por estos procedimientos a sus latrocinios. Desde esa perspectiva, no veo que sean tan innovadores nuestros supuestos representantes políticos.) Y es sabido que se las quitaron de en medio, por tan criminales procedimientos (destruyéndolas desde dentro y no como nos pretendieron hacer creer), por haber sido construidas con materiales altamente insalubres, a las que por ello modernas normativas legales obligaban al saneamiento; condiciones que, se deduce que por ser cada vez más conocidas por los posibles inquilinos, hacían aún menos rentable su sostenimiento, debido a lo caro de su mantenimiento y su cada vez más baja ocupación.
  • Aparte la desaparición de documentación de las más grandes estafas plutocráticas, que destruyeron con el tercer derribo, efectuado precisamente a tales efectos.
  • Y siguen vivos y respetados, porque el ente popular de occidente no somos nada: deconstruido como estamos, por la puta moralina que se nos impartió por estos mafiosos, a cargo de sus hombres de iglesia, durante milenios.

Y de sus propios crímenes se sirvieron, asimismo, para justificar esa otra criminal e ilegal invasión: la guerra de Afganistán. Para la que, estos supuestos libertadores, utilizaron de argumentos morales con que adormecer la conciencia popular (en lucha contra no sé qué violencia de género, practicada por los afganos en contra de sus féminas: que no me consta que hayan pedido ni mucho menos su intervención, sino por el contrario). Valoraciones con que arguyeron, de cara a los imbéciles o los meramente sojuzgados por la indefensión en que nos hallamos, para justificar sus crímenes de lesa humanidad también allí, en contra de otra cultura diferente, únicamente por el interés estratégico que suponía Afganistán para estos mafiosos (todo lo de ellos son argucias y jamás argumentos, con que nos manipulan).
  • Son una gente excelente(!). Nos tienen preparado un enorme reino en el "cielo" para después de nuestra muerte -los diversos católicos del mundo-, que a modo de consorcio gestionan en la tierra. Nuestros maravillosos benefactores no quieren que podamos llegar a perder nuestras "almas" y, consecuentemente, nos condenemos a no entrar en el reino de los cielos... que ellos gestionan tan eficientemente en la tierra, desde las más diversas culturas (¡y al margen del enorme negocio que hacen con sus cuentos, en connivencia con sus congéneres al frente o cargo de los demás poderes, que los amparan sin duda de que a fin de poder disponer de rebaños humanos para su beneficio mafioso: ¿Recuerdan las cruzadas y la conversión de "infieles" de oriente, cuando no los mafiosos de oriente en contra de los "infieles" de occidente?)
  • No importa que también a la Guerra de Afganistán la hayan dado visos de legalidad, desde el marco de nuestras instituciones, pretendiendo que así dieron cumplimiento a nobles normativas (dormido tendría que estar, también yo, para creérmelo): Son los católicos del mundo; toda una panda de bandidos y criminales, parásitos que, por lo que en realidad contribuyen para con el resto social, deberían, en el más benigno de los supuestos, ser relegados a las más bajas labores sociales, como premio o castigo por los crímenes a que contribuyeron. (Por supuesto que algunos no deberían seguir viviendo; y tampoco deberían tener una muerte dulce, ni mucho menos.)
  • Me duele pensar que también la España de Aznar participó en tales crímenes y que estos siguen impunes. Para más inri, con gente de aquel gobierno al frente del fascista gobierno actual. Me duele, porque yo tengo la nacionalidad española; y el que gente inmadura de otras nacionalidades pueda pensar que todos los españoles somos iguales, me resulta sumamente doloroso.

Más recientemente, con otro presidente mafioso al frente del gobierno norteamericano, se invadió el Líbano, con excusas asimismo fabricadas: Guerra de Libia_ Jesús Quintero, entrevista a Isabel Pisano. Se volvió a ejercer, así, la piratería de estado, por los católicos norteamericanos (allí bajo la denominación de protestantes), con fondos y demás medios públicos. Por supuesto que para beneficio de los capitalistas norteamericanos que, usando del aparato del estado con fines privados, realizan crímenes de lesa majestad contra la humanidad indefensa (cabe destacar que ya desde "Las Cruzadas"; asimismo piratería superior mediante cabras, gansos y cruzados mentecatos bajo órdenes de sus señores de entonces, autodenominados de nobles).


*          *
*

El silencio en torno a todo esto, como con respecto a cualquier otra cuestión trascendental, con el que evitan posicionarse (comprometerse con lo justo), es la norma por nuestros mandamás y el resto del mundo católico, que saben admirablemente evitar hablar de lo que no quieren que sea cuestionado. Y la cosa es así. No va de coña, sino que es realmente así; y lo es porque, tristemente, nosotros tragamos prácticamente por todo. Todos ellos deciden a espaldas del pueblo alienado y después nos pasan el cuento de que estamos en democracia. ¡Mentira! Y también lo es el que estemos en una sociedad de derechos. En realidad se hace de las instituciones todas, objeto de negocio particular por esta gente. A la justicia suele caérsele la venda ante los grandes crímenes (de estado, grandes estafas, etc.), al amparo de una supuesta separación de poderes; que sólo sirve para que todos ellos puedan obrar como lo hacen: Sin corregirse entre sí, ya que el hacerlo supondría fuertes limitaciones a estas formas de proceder, o incluso el fin de esta forma de hacer "negocios".


*          *
*

Gabriela Bravo, en el vídeo que me sirvió de base para la entrada 45 de mi blog (nos visita Julio Anguita y la portavoz del C.G.P.J. en "Pido la palabra de Canal Sur"), me crea enorme confusión cuando asevera lo siguiente sobre el CGPJ:

«Es un órgano constitucional, que tiene unas funciones encomendadas por la constitución, y no es que no sea sensible con los problemas de los ciudadanos, ni con las necesidades de modificar las leyes, muchas veces puestas de manifiesto por los propios jueces.
  • Muy dulce. Diría que adormecedor. De hecho casi me adormezco también yo, pese a que mi personalidad adulta se caracteriza por ser sumamente despierta. No vaya a ser que a nadie le dé por darme de muerto, precisamente a mí, un genio político en el más alto grado. ¿Y para qué más leyes: señora portavoz, si después no se cumplen, a no ser para machacar, más todavía, a los ya oprimidos y débiles? ¿Si como mucho tan sólo se hace la pantomima de que se vigila su cumplimiento por instituciones, y otras instituciones por encima de las anteriores? Baste con esto para aquí, pero no porque no se pueda argumentar más sobre tales excelencias.

»Vivimos en un estado de derecho, y creo que estos 35 años de vida democrática y de constitución, han sido un paso importantísimo en la configuración de esta sociedad madura, que es la sociedad española (afirmación que considero demagógica; y creo difícil que se me pueda desmentir, si consideramos que también se dio el hecho, por ella, de que en algún otro contexto habló de populismo: En referencia, me imagino, a los no corderos que hipotéticamente pudiésemos levantar la voz al margen de la "democracia" de sus salones u olimpos. Democracia no lo es, dado que el pueblo, históricamente, jamás hemos participado para nada que no sea el sometimiento a "impuestos" injustos, tantas veces de forma cruenta. Si hubiésemos de atender a lo que nos relata Balzac, lo que se da en sus salones, no es sino que tráfico de influencias puro y duro). Pero: continúa Gabriela Bravo, también es cierto que muchas veces, al "calor" de determinados acontecimientos, de determinado populismo, el legislador pretende reformar leyes o hacer propuestas que pueden llevar a la limitación de determinados derechos fundamentales (¿Más aún, por ejemplo, de cara a esos lunáticos sin trabajo y sin techo, de esta maravillosa y madura sociedad de derechos de que disfrutamos algunos? ¿Quizá para evitar que los llorones creyentes del frustrado desarrollo sostenible nos salpiquen con sus lágrimas; sirviéndose para ello de la ley, además de mediante los guardianes del orden constitucional desde el marco de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, a tales efectos? Vea usted el desacuerdo que manifiestan algunos:
Moriremos diciendo a los nietos que no confíen en los bancos.
La Policía retiene a una cámara de laSexta Noticias y requisa su grabación.
Los trabajadores de TVE denuncian "prácticas intimidatorias" de la dirección de informativos.
La cámara detenida mientras grababa una manifestación, en libertad con cargos: "Fui la primera detenida y no se habían producido altercados".

»Yo: continúa, de las propuestas de reforma del Código Penal, cuyo anteproyecto se está tramitando en este momento, y precisamente el CGPJ tiene que hacer/emitir un informe que tenemos que aprobar por votación en el pleno, no puedo hacer comentarios: porque de alguna forma estaría invalidando mi posición y el cumplimiento de mi función en el momento en que este informe vaya al pleno. Pero no obstante, como reflexión, sí que me gustaría decirte que cualquier medida legislativa que conlleve una restricción de un derecho fundamental, hay que pensarla, reflexionarla y ponderarla muy bien: para evitar una fractura del estado de derecho (ignoro de qué democracia estará hablando, al margen de la que ellos puedan ejercer en sus olimpos o salones; e ignoro también, a qué estado de derecho a preservar se refiere, como no sea el actual orden plutocrático-fascista en que en realidad vivimos, que amparan con todo tipo de secretos y restricciones -cuando no de meros pero muy finos cuentos-; evitando así posicionarse abierta, democrática y en consecuencia noblemente ante los más diversas cuestiones: Cosa que, por contraposición, yo no hago en el marco de mis más diversos trabajos, con los que me posiciono en contra del orden histórico, impuesto abusiva e incluso criminalmente a los pueblos del mundo, por los católicos de las más diversas naciones, para beneficio de los que por estos procedimientos se convierten en amos de lo nuestro).

»Además quiero señalar que dejó incompleta su estupenda respuesta a lo preguntado a las 1:38hs del vídeo, con respecto que si creía que había otras formas para que "esa gente" pudiese reinsertarse rehabilitada en la sociedad civil».
  • Si hubiese respondido que no y se legislase en consecuencia, no tendrían razón de ser los presupuestos que a tales efectos se destinan. Y no sólo a través de II.PP. propiamente dichas, sino que también aquellos otros, asimismo ingentes, que de forma bastante encubierta se manejan a los mismos efectos. Ya que la cárcel (II.PP.), que debiera bastar para el logro de las reinserciones sociales efectivas (sobre la base del respeto a los derechos fundamentales y el establecimiento de una renta básica o ingreso mínimo de ciudadanía: por el que nadie tendría justificada la necesidad de ninguna forma de carĭtas -administrada por falsos santurrones que en realidad nos vampirizan económica y espiritualmente-, ni tampoco de delinquir), cuando les conviene a efectos de apoderarse de más dinero público, les resulta insuficiente y por ello precisaron inventar más formas: enmascaradas de carĭtas (para cuya definición remito a esta web), pero con la decidida voluntad de comérselos sin que surtan por aquello a que se los destina. Hecho que pararía en un total y absoluto contrasentido: el educar a la población carcelaria, mientras que al pueblo se lo aliena.
  • No basta hacer leyes, si además no se vigila para que se cumplan. Y esta viene siendo precisamente la tónica. Porque a los internos en prisiones, se les estuvieron vulnerando sistemáticamente sus derechos, al amparo de la opacidad de cara al resto social y pusilanimidad del pueblo así espoliado. Pueblo contra el que ahora también se atreven desde diversos marcos del poder (en connivencia, los diversos poderes, bien sea por acción o por omisión, en el cumplimiento de sus respectivos oficios). Porque todo es y tiene que ser dinero y más dinero para los amos de lo nuestro; además de cuentos, más o menos bonitos, que se nos pasan a fin de que durmamos tranquilos.
  • Y ya que la señora portavoz no respondió a esa cuestión, voy a hacerlo yo, por si con lo dicho en mis anteriores entradas no quedó suficientemente claro lo que en realidad sucede, en connivencia con la judicatura de las más diversas instancias, que nada hacen para que se cumpla la ley a tales efectos. Pues, por Instituciones Penitenciarias, no se hace lo debido a fin de lograr tales reinserciones; sino que como norma se abusa de los internos en la mayor parte de las prisiones españolas, en las que se les mantiene a muchos dopados por medicamentos y drogas, que circulan con una libertad impresionante a tales efectos; mientras el funcionariado asume que así conviene a dichos efectos (cuando se es hábil hablando, se pueden obtener opiniones así, que agradezco) y despreocupadamente tienen por norma mirar para otro lado (leer el periódico, chabacanear con los internos), mientras que a la vista de las cámaras de que disponen a efecto de controlar lo que sucede en los patios desde sus cabinas (de las que por cierto, salen para mezclarse con los internos, siempre que se les apetece), se fuma, se inyectan o se pasan droga de unos patios a otros, arrojándola por encima de los muros. Sin duda que porque así se les requiere por quienes tienen por encima, en el escalafón de mando.
  • Ello creo que se podría ilustrar con el siguiente caso: Presencié el hecho de un interno que, habiendo descubierto una trama de tráfico en prisiones, en la que estaban implicados internos y funcionarios, a partir de la delación, vivía en el terror y la desprotección por el funcionariado; que para más inri lo daban de chivato, para que lo atacaran los internos psíquicamente más desequilibrados. Llegó incluso a recibir, en mi presencia, un patadón en los testículos que lo desmayó y causó daños genitales, que implicaron denuncias posteriores: a instancias del servicio médico, desatendidas por la judicatura (de eso sufrimos Mónica y yo en propia carne, en el ámbito de lo civil, previamente a que optase por jugármela junto a ella por mejorar en lo posible nuestras miserables y desventuradas vidas: ¡Y no era un caso complicado de resolver el mío de Mieres o el de Mónica en Gijón, previo a que tomásemos dicha decisión, señora portavoz!).
  • Y aun así, confieso estar agradecido a mi entera vida de desventuras, que me sirvió para despertar y conocer como ningún otro la historia fascista en que vivimos.

Por favor, no mienta usted en nombre de su colectivo, porque si los poderosos quisierais, nada de cuanto sucede en el mundo actual, sucedería.
  • Me gustaría saber que opina usted, señora portavoz, sobre el capítulo primero de esta entrada. De los hechos que, por acción u omisión de la justicia internacional, continúan impunes. Suponiendo que no se quiera negarlos como improbados; suponiendo que no le impida el manifestarse por ejemplo ese aséptico retraerse de hablar sobre hechos que no se quieran cuestionar, con motivo de algún interés inconfesable o difícil de disfrazar ante mí, que no creo en una "democracia" basada en olimpos al margen del poder popular. Aunque tan disminuido que, por mucho que se le busque con ahinco, no es posible hallar por parte alguna su voluntad de poder, debidamente constituida para hacerse respetar (están alienados; fueron convertidos en ovejas y borregos por esos delincuentes que se encargaron de moralizarlos de forma tan infamante, y los pobres se creen que por hablarle al corazón o conciencia de quienes carecen de ellos, puedan obtener resultados mediante el estúpido pacifismo propio de la puta moralina cristiana de que están imbuidos, sin ni siquiera saberlo muchos de ellos por considerarse ateos).
  • Ignoro dónde estará esa necesaria voluntad de poder, ya que mediante la tecnología propia de la era telemática que vivimos con la que trato de contactarla, no obtengo prácticamente resultado alguno. Y me temo que, si no me apresuro ha hacerlo por medios digamos que más clásicos, voy a tener que ir a buscar esa posible voluntad de poder, en los individuos que componen el atomizado ente popular, por múltiples "ranchitos" de lata, a los que tendrán que ir a morir la mayor parte de la ciudadanía, si no se le pone remedio a esta situación, desde una cierta terribilidad (posiblemente en alguno de ellos encuentre también a mis hijos).
  • Porque, con toda seguridad, decididamente, ustedes no van a contribuir a solucionar la actual situación de supuesta crisis. ¿Quizá porque asumiendo, mayoritariamente, que ya somos demasiados los que les sobramos a los amos de lo nuestro -a fin de sanear la insania de todo tipo a que se nos llevó precisamente por los fascistas que se brindaron sistemáticamente como representantes del poder popular-, hayan contribuido a la crisis desde sus altas responsabilidades, cegadas sus retinas por el símbolo del dolar (o euro si lo prefieren); y la voluntad de prevalecer por encima del resto social, si se diese ese exterminio masivo que por tales medios y otros posibles entiendo se pretende? (Con respecto a las posibles resoluciones con que revertir tanto abuso, me juego diez contra uno a que no se darán; y no me juego 1.000 o 10.000 con motivo de que soy muy pobre y entonces nada ganaría apostando así.)
  • 1:48:55hs del vídeo, pregunta: ¿Hasta qué punto son los jueces imparciales? Sobre su respuesta, Gabriela, debo aclarar que: "Se ha contemplado mal la vida, cuando no se ha visto la mano que, de forma indulgente, mata".

Personalmente, no puedo ni quiero ir de angelito también yo, ante una situación que requiere de rayos y centellas contra quienes viven por encima de sus merecimientos, a costa de un pueblo con sus derechos pisoteados. Ante una situación que, por entes realmente populares (al modo en que yo lo soy, que no al modo en que lo vienen siendo quienes pasan por tales en esas cuevas de Alí Babá que son el Parlamento y otros "nichos" de poder), se debe tratar de solucionar con realismo (consecuentemente con riñones por parte de los varones, y de lo que las féminas tengan de suyo). Incluso con medios de estado bajo control popular. Medios actualmente al servicio de las mafias del poder que nos llevaron a la actual situación: Amparándonos, la constitución, a palos (se podrían traer aquí múltiples ejemplos históricos, pasados como actuales); y no descarto que lleguen a hacerlo, nuevamente, a base de carabinazos.

Y si me dirijo a ustedes, es con motivo de que ustedes son los supuestos guardianes del derecho constitucional al uso, a todas luces insuficiente (al margen de que se nos estuviese pisoteando; que indudablemente se nos vulneró y pisoteó, en enorme e inaceptable medida, ya desde los inicios de este último intento de hacer sociedad de derecho). A todas luces insuficiente sociedad de derecho, la que se pretendía con la constitución de 1978 (incluida, por supuesto, la luz histórica; de la que a su manera trató Picasso en su Guernica); si tenemos en consideración el hecho de que, todo lo que tienen los amos de lo nuestro "lo mordieron con dientes robados". Pues hasta los criminales y golpistas de que se surten en todo tiempo para las cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, van a costa de quienes trabajan en positivo en pro de esos delincuentes, que deberíamos desaparecerlos del marco social, mediante una escisión histórica que nos ponga en disposición de ser el pueblo el motor y artífice de nuestra propia historia. Cueste lo que cueste, y aunque nos lleve tiempo salir de la disminución política en que se nos sumió al pueblo: por la alienación del pan y circo a cambio de que nos desentendiésemos de la política (y ahora para muchos, ya ni siquiera eso, como premio por haberse desentendido de sus asuntos).
  • Con respecto al "Guernica de Picasso", haré un tutorial posicionándome a favor de la lucha por el poder, para tratar de cambiar la historia actual a cargo de los católicos del mundo (pese a la destrucción y el horror que pueda acarrear el que dicha lucha acabase en una necesaria guerra). Ya que nuestros males son históricos, debidos a quienes manejan la historia en su pro; y una solución definitiva de estos, implicará, necesariamente, un cambio de historia. Al que, por supuesto, se van a oponer las mafias del poder (los fascistas que nos trasquilan sistemáticamente como a ovejas y borregos; que montan sobre el machito o asno en que convirtieron al pueblo usando de sus religiones), usando para mantener el "statu quo" de todos los medios a su alcance, y no dudo que utilizando del terror y el crimen en la medida de sus posibilidades (usando del terror religioso, mediático, bélico...); a fin de mantenerse como amos de lo nuestro y a nosotros como esclavos suyos, por el procedimiento de la desigualdad social y de la corrupción.
Por tanto:
  • 1. «Si admitir el agravio o atender reclamaciones injustas, conlleva despreocupación y estupidez cobardes, servilismo» (y no es que hayamos admitido el agravio, sino que cuando hemos tratado de obtener satisfacciones por vías pacíficas, nos han reprimido artera e incluso violentamente).
  • 2. «Si entendemos que la paciencia es una virtud, excepto cuando se trata de apartar inconvenientes» (y el inconveniente no es otro que la historia que padecemos, a cargo de los católicos del mundo. Ya que nos han esquilmado y vapuleado a modo de constante histórica. Y actualmente, a base de vulneraciones y recortes a nuestros derechos constitucionales, se demostraron dispuestos incluso a hacernos morir en la inanición por millones).
  • 3. «Si el amor al prójimo es secundario y arbitrario con respecto al temor; si nadie ataca a un león cuando está el campo lleno de ovejas»... Entonces, para poder hacernos respetar, tendremos que cesar de ser ovejas y borregos, hermanos, y comportarnos de una puñetera vez como leones, a fin de acabar con nuestros enemigos históricos (el mundo católico de que os hablo en mis trabajos). Y a quienes se opongan, debería mandárselos al cielo cuanto antes, al modo en que hacía el excelentísimo Nerón (cuya memoria nuestros esclavistas ensuciaron, usando de bulos morales; con que de alguna forma justificaron de cara a los imbéciles su criminal proceder, con que nos quitaron la luz y la posibilidad de ser el pueblo los motores o artífices de nuestra propia historia, que ellos mangonean en su pro: Al principio de esta historia, dando de herejes al mundo científico y quemándolos vivos a la vista del pueblo cagón, al que así atemorizaron; más recientemente y a la vista de la eficacia del poder mediático para el logro de sus fines, se dio una falsa apertura democrática y consecuente restitución al pueblo del poder político: ¡Mentira cochina!).
  • «Si entendemos como justa la guerra para quienes es necesaria, y santas las armas cuando no hay otra esperanza»... Entonces, tendremos que ir pensándola o, por el contrario, resignarnos a lo que el mundo católico quiera hacer de nosotros.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Traigo rosas y claveles

Traigo rosas y claveles para ciertos afectados por esta mal llamada crisis, acaecida precisamente cuando somos -o se nos debería considerar- socialmente más ricos, gracias al desarrollo tecnológico: ¡Vean ustedes, que bien huelen!

Todo lo que está sucediendo en base a esta mal denominada crisis, se debe al hecho de haberse dedicado por muchos a ganar el cielo durante milenios, en vez de la tierra para nosotros la gente del pueblo real (que no de los falsos populares que dicen representarnos, desde que el pueblo se desentendió de la política a cambio de pan y circo). ¡Que se jodan; por imbéciles!

Aunque también se debe a aquellos que, desde una perspectiva de imbecilidad, en época más reciente se dedicaron a dar víctores al Real Madrid o al Barcelona, o que al modo de animales de piara se dedicaron a hocicar en vidas ajenas, etc. ¡Igualmente: Que se jodan!

Asimismo, también se debe a aquellos listos que, sin creer en nada de todo esto, lo fomentaron al modo de comparsas y lameculos de este inicuo sistema capitalista que padecemos. Muchos de ellos, al parecer, también les va a tocar irse a la marginación si, por un cambio de sistema político, no se le pone remedio a esta mal llamada crisis: Por la que los ricos son infinitamente más ricos a costa de lo producido por el resto, y a los de abajo nos han dejado sin lo nuestro mediante malas artes. ¡Igualmente: Que se jodan!

Y estas verdades y exclamaciones, que sirvan para evitar que pueda haber "riñones" capaces de darme a mí de demagogo. No coqueteo, ni siquiera con Dios si en él creyese. Y menos con un Dios como el que pintan los fascistas, capaz de permitir estos sucedidos; todopoderoso que, en su infinita bondad tiene un infierno para muchos, que desde su infinito poder hubiera podido evitar. Un Dios así, de existir habría que eliminarlo. Cualquier cosa, menos rendirle pleitesía; ni a él ni a quienes gestionan a modo de consorcio en la tierra el cielo; sin duda alguna que, para su enriquecimiento a costa de los imbéciles o necios.
  • Incluso por Justicia e Interior se sirven de estas bondadosas "estampitas" a efectos de una falsa reinserción social de los internos en prisiones, por la que de hecho no trabajan ni remotamente (II.PP. y Judicatura, en connivencia con los demás poderes: inclusive el partido seudo socialista la última vez que alcanzó el poder político, teniendo como ministro del interior a José Antonio Alonso Suárez si mal no recuerdo, al respecto no hicieron sino que un golpe de efecto que paró en más de lo mismo: Entiendo que por meter las manos en la harina también ellos desde el poder político, tan pronto como doblegaron a los que desde el marco de II.PP. se creían poder ningunearlos, a efectos de tener para ellos toda la harina), para desviar más dinero público en pro de una falsa reinserción social de los internos en prisiones, que no se da ni remotamente (porque ni remotamente trabajan para ella, sino que por el contrario y pese al empeño en mantenerlo opaco, se me hizo ver que era horrible lo que se les impartía a modo de tratamiento para la reinserción). Dicho sea a modo de adelanto de lo que viene más abajo.


*          *
*

Se podría ir a un cambio de sistema, en el que todos podrían y deberían trabajar en una gran reconstrucción del marco social. Pero para la vida de todos, en vez de para el suicidio de ésta, orquestado por la mafia católica mayoritaria en el marco de las más diversas instituciones y sus comparsas lameculos del poder mediático. Repito; estamos en el reino del revés; en el reino de la mentira, de la manipulación y el crimen; en el que precisamente son los grandes delincuentes quienes mejor viven. Aquellos que, al amparo de la corrupción institucional, medran a costa del resto social. Yo nada tengo en contra de la existencia de las instituciones que sean realmente necesarias y de la buena normativa que en enorme medida exista para regirlas. Pero tener a la zorra al cuidado de las gallinas en el marco de éstas, jamás podrá traer buenas consecuencias; y buena prueba de ello debería serlo esta mal llamada crisis.


*          *
*

En las cárceles españolas: en la mayor parte de éstas (parece que no así, o al menos no en tan gran medida en el País Vasco y Cataluña), no se reeduca a los internos para la reinserción social (ni tampoco por el clero que meten en ella para chupar más dinero. Hechos demostrables, o nada diría al respecto), aunque se abusa vulnerándoles a muchos sus derechos (y de eso no sólo participan muchos jueces de vigilancia penitenciaria, sino que también aquellas otras instancias judiciales a quienes se "elevan" quejas, que generalmente son desatendidas). Puedo dar fe del hecho, ya que lo he vivido largo tiempo y hube de padecerlo, junto con muchísimos otros internos de las clases más desfavorecidas (no duden de que también allí hay clases y de que la manipulación documental, desfavorable para con los desfavorecidos, no lo es así para quienes se pueden comprar la libertad. Incluso están mejor el tiempo que les toque en prisión, que el resto). De esto se podría dar fe por extenso, pero también al detalle si fuese preciso (aunque todo ello preferiblemente mediante ese Observatorio Nacional de Prisiones que preconizo, por el que se podría dar a la luz todo cuanto asevero). Así que, debo mantener (y más, tal y como pueden ver) el hecho de que Gabriela Bravo, portavoz del CGPJ, miente en nombre de todo un colectivo, desde una posición informada. Un hecho muy grave, entre otros que nos toca padecer a los pueblos de occidente bajo domino católico (judíos, protestantes son más de lo mismo); mafia criminal que son quienes santificaron desde hace milenios el reino del revés: En el que lo que está santificada es la mentira y, de hecho, se le da carta de derecho a ésta, al amparo de las mal llamadas libertades (de expresión, de prensa y religiosa, entre otras; que ampara nuestra mediocre Constitución española de 1978, tan vulnerada en lo que a los derechos mínimos de los de abajo se refiere); libertades que en realidad sirven para amparar libertinajes fascistas.
  • Uno de ellos, que cabe destacar y que es sumamente indignante: Se estigmatiza implícitamente, mediante el seudo arte fascista, en su mayor parte norteamericano, de maricones a la población penitenciaria masculina (pueden verse multitud de escenas cinematográficas de este tipo), para mejor generar así un rechazo social contra los ex-presidiarios y tratar de impedir aún más su reinserción social efectiva (que por supuesto jamás fue la norma, y menos aún a partir de la crisis). Sabedores, los fascistas, de que la gente no reinsertada socialmente de forma efectiva y marginada por estos procedimientos, es más probable que vuelvan a delinquir; hecho que les vendrá de "perilla" a dichos fascistas que, al amparo de la corrupción de la sociedad de derechos, por estos procedimientos se enriquecen por encima de sus percepciones salariales. Ya que de la población penitenciaria, por mor de la corrupción y la apropiación indebida por los más altos responsables de presupuestos a ella destinada (que son ingentes), sirve para su enriquecimiento ilícito (los sacan de la comida, etc., etc.). Sin embargo tengo el convencimiento, de que hay más alto porcentaje de machos entre la población penitenciaria, que entre la civil de aquellos que jamás hayan ingresado en prisiones.


Estamos viviendo la corrupción más generalizada de la sociedad de derechos, que querían y estaban elaborando para nosotros nuestros nobles antepasados; antes de que la mafia católica atentase con éxito en contra del pueblo, para imponernos el desarme doctrinal y bélico: El doctrinal, mediante lo que ellos llaman doctrina cristiana y su puta moralina para niños y esclavos; con que sustituyeron la buena ética antigua, que enseñaba que se debe respetar o en su defecto atenerse a las consecuencias, ante pueblos armados con armas de la más alta tecnología.

Los herederos del franquismo están mayoritariamente al frente de las más diversas instituciones, disfrazados de progres y/o angelitos en todas las formas posibles, pero a mí ya no es posible engañarme. Y quiero ser baluarte, supremo y excelentísimo yo, para que tampoco a ustedes se les pueda engañar. Y yo no miento al modo en que lo hacen los católicos de las más diversas religiones: a fin de amansar a los pueblos y podernos trasquilar impunemente como a ovejas y borregos; y así tener esclavos baratos, al modo sacerdotal judío, por sus imitadores occidentales (católicos y protestantes), por ejemplo. Pues soy hombre de honor, y eso es algo que jamás se me podrá desmentir en base a hecho alguno.

Dicho lo cual, mantengo que la portavoz del CGPJ, Gabriela Bravo, miente en nombre de todo un colectivo, desde una posición informada. Y además como sabedora, al igual que el colectivo al que representa, de que estaba mintiendo. Dos milenios bajo este tipo de poderes, para mí fueron ya demasiado y entiendo que debe acabarse, caiga quien caiga. Se les debe parar tanta mentira y tanto abuso en contra del pueblo manso, como también de los que somos bravos. Debemos ir a un orden o sistema político para la vida de todos; libre, totalmente libre de parásitos de cualquier tipo. Y eso es lo que estamos alimentando; y además permitiéndoles que vivan mucho mejor que el pueblo al que burlan y explotan miserablemente.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Gabriela Bravo, usted miente

Acabo de escuchar las aseveraciones de la Portavoz del Consejo General del Poder Judicial, Gabriela Bravo (que se inició como Fiscal en la Fiscalía de Cádiz en 1989 y fue Presidente de la Unión Progresista de Fiscales hasta 2008), cuya intervención comenzó a partir del minuto 1:23hs del vídeo: Nos visita Julio Anguita y la portavoz del C.G.P.J. en "Pido la palabra de Canal Sur"

Usted, señora portavoz, miente a partir de las 1:34.40 horas del vídeo, cuando nos dice: «Pero yo, le puedo asegurar que, los casi 5.000 jueces de este país, trabajan con todo el rigor, con el máximo respeto a la "Ley" y desde principios básicos, que además son los que inspiran la esencia del poder judicial: que es la imparcialidad y la independencia. Por tanto, creo, que el que a veces los ciudadanos no compartan determinadas resoluciones, no significa que la justicia esté politizada ni que los jueces estén al servicio de otros poderes públicos. Los jueces de este país están al servicio de los ciudadanos y al servicio de la ley. Se lo puedo asegurar».

Por contraposición yo puedo asegurar y aseguro -y ello sin importarme los riesgos que conlleva enfrentar, desde una posición real de indefensión, al poder plutocrático en una de sus más injustas e inicuas formas o manifestaciones (concretamente para este caso al poder judicial)-, que usted, señora portavoz, miente desde una posición informada. Lo que hace que el hecho sea sumamente grave. Hecho que redunda en mis aseveraciones de que quienes nos gobiernan desde este y demás poderes, son mafias, que están haciendo objeto de negocio particular de las instituciones todas. (Además, por mor de los calificados como de buenos abogados, no sólo se demora la resolución de las causas, señora Portavoz; sino que se pintan hechos a conveniencia de quienes se lucran por el reparto de lo obtenido por grandes delitos económicos o pagos, para que a la justicia se le caiga la venda: con una frecuencia que puedo asegurar que es más bien norma que excepción). La pregunta sobre la separación de poderes que está a la base de sus aseveraciones que aquí cuestiono, que repito desmiento categóricamente, es indiferente cuando la cuestión de fondo sería: en qué paró nuestra supuesta sociedad de derechos mínimos que se pretendía con la Constitución de 1978, con la que para más inri no se pretendía ir a un mundo sin amos de lo nuestro y por tanto a una sociedad de derechos igualitaria, tomando como base de partida para ella la justicia histórica y no la mera investigación de los crímenes del franquismo que le costó el cargo a Baltasar Garzón.)

Miente usted, señora Portavoz. Y esto en boca de una "Fiscal" desde 1989, que además fue "Presidente de la Unión Progresista de Fiscales" hasta 2008, me parece un hecho, además de sumamente grave, clarificador del porqué esos derechos mínimos que cuestiono les fueron impunemente vulnerados a tantos compatriotas: Ahora en el paro, porque esas oportunidades que hubieran debido ser prioritariamente para ellos (para nuestros compatriotas, Don Julio Anguita), están siendo ocupadas por millones de extranjeros: a los que les manifiesto todo mi respeto desde aquí (yo mismo soy hijo de emigrantes a la Argentina), pero sin quitar coma alguna de lo dicho.

Usted, señora, miente. Y esto se podría demostrar con sólo instituir, por ejemplo, el "Observatorio Nacional de Prisiones" que preconizo en mis trabajos de este blog: <Guía Política Antifascista>, en el que pese a los riesgos de ser encausado en indefensión o incluso llegar a ser asesinado como lo fueron muchos otros de mi especie anteriormente, expongo la verdad histórica: Única que puede permitirnos al pueblo superar el actual contexto histórico, en pro de una sociedad de derechos futura auténtica (que no la burla actual), regida por el pueblo educado en la praxis política, en vez de por mafias del poder diversas al servicio de la plutocracia (a la que pertenecen). Y así acabar con tanto parasitismo como debemos soportar los de abajo (similar a una enorme plaga de langostas por los sembrados). Acabar así con esta mafiosa su-cie-dad (que no sociedad) que se nos impone por el mundo católico, incluso cruenta y reiteradamente a los de abajo (es un hecho histórico, de una larga actualidad de dos milenios), por ustedes los poderosos (bien sea por acción u omisión: ¡Señora Portavoz!). Y cuanto asevero lo hago pese a que tengo sumamente claro de que existe un corporativismo bestial entre ustedes los juristas: y de que difícilmente iba a encontrar ayuda jurídica con la que poder afrontar mi defensa con un mínimo de posibilidades, para el supuesto de que se quisiera imponerme más abusos por ustedes los juristas, encausándome en base a estas mis aseveraciones. Y ello, por supuesto, sin avenirse a realizar, ni remotamente, las comprobaciones a que en mis trabajos invito: con motivo de esa figura de delito penal que es la manipulación documental, que asevero que ustedes protegen sistemáticamente y yo denuncio; porque soy un hombre que lo vivió y no un gusano que se arrugue, cualesquiera sean los riesgos de mantener la verdad, al modo por ejemplo en que lo hizo ese otro precursor mío que fue Jesucristo.

Gran parte de ustedes están haciendo objeto de negocio particular de las instituciones todas, y en ese sentido no existe separación de poderes. Pero la cuestión para mí es bien otra. ¡Por qué no se le sometió al Poder Político a un Código de Ética y Deontología Profesional" y a ustedes a una Ley de X firmas (un número razonable de firmas), por usuarios de la justicia descontentos con sus resoluciones, o diligencia en practicarlas desde sus olimpos? Olimpos, por otra parte, de los que se les debería desalojar en pro de emplazarlos en la plaza pública para impartir justicia con toda transparencia; según mis tesis o ideas políticas expuestas en el citado blog: <Guía Política Antifascista>, que trataré de ampliar en otro con el mismo título editado con WordPress.

Es todo para aquí, señora portavoz, doña Gabriela Bravo. Usted miente, y ello se podría demostrar instituyendo los medios con los que poder impedir tanta manipulación y abuso como se están dando por parte de ustedes los poderosos.

Solo o acompañado, estaré aquí para lo que sea. Aunque barrunto que quizá no se me vaya a responder, porque quizá no les interese arriesgarse a hacer de mí un mártir de una causa santa, como es la mía (que no es sino que la de la antigua nobleza romana, contrapuesta a la de Gran Ramera que es la Roma actual, señora portavoz). Puede que les convenga retraerse de responder, pese al enorme poder obscurantista y manipulador mediático al servicio de la plutocracia (lo que para mí, que no tengo vocación de mártir, sino de hombre el más veraz, me vendría mucho mejor que ser nuevamente sometido a sus abusos, por los que hube de penar largo tiempo en base a una resolución evidentemente injusta, reiteradamente recurrida, y asimismo reiteradamente desatendida por el poder judicial en muy diversas instancias). Puede que les convenga retraerse de responder, para así evitar la luz de quien como yo pueda darla con respecto a la verdad que usted no puso de manifiesto. Me es indiferente que respondan como mejor entiendan o que se callen, pero que a mí no se me engaña, me permito ponerlo de manifiesto con total honradez, debidamente motivado, señora portavoz.


*          *
*


Y en este otro capítulo, ya muy por encima. Pues visto lo anterior ya sé ante qué situación me hallo y no creo que deba "sopesar" y "ponderar" hasta el infinito, ante una realidad política que urge de un cambio: Hacia una sociedad de derechos auténtica, por la que retirarles tantas prerrogativas como se concedieron a sí; y por ello bajo nuestro control y no de tecnócratas, como hasta ahora, que son los que viven a costa del resto.

Ante la intervención de Fabricio a las 1:36:15hs, nos asevera que estamos en un estado de derecho (no en una inconmensurable trampa fascista), con una sociedad española madura (pura demagogia). Pura demagogia, si tenemos en consideración que con el rollito del populismo nos ningunea (por lo que se contradice de forma más que evidente). No puede hacer comentarios, porque así amparan mediante no sé que normas "ad hoc" el silencio y opacidad de cara al resto social, a su conveniencia. También nos pasa otro caramelito, con respecto a que las posibles resoluciones con respecto a la libertad de expresión, deben ser pensadas..., ponderadas..., para evitar fracturas del estado de derecho (que se permite aseverar existe. Y ello pese a la vulneración precisamente de tantos derechos a tantísimos ciudadanos; de la expropiación del producto del trabajo altrui, por mor de los impuestos y latrocinios en torno, de que se nutren, está muy claro que incluso abusivamente, todos ellos).

Con motivo de la intervención de Jorge Javier Ramos (a 1:37hs del vídeo), debo decir que hasta la pena de muerte aprobaría yo, en contra de los grandes delincuentes, cuyos latrocinios/estafas suponen -o puedan volver a suponer-, la vida laboral entera de cientos de trabajadores. (Pero sin poner al cargo del cumplimiento de ninguna normativa, a este tipo de mafias del poder). Aseveró que se dispone de medios para luchar contra la delincuencia; sin embargo siguen robándole impunemente al pueblo, desde los diversos poderes al uso (económico, político, judicial, etc.), bienes y dignidad, a modo de constante histórica, señora portavoz. (Y tengo en propia casa el caso de una estafa, que acabó siendo protegida por la judicatura, que al entender de algunos debería de perseguir de oficio este tipo de hechos y sin embargo les confiere impunidad: Con motivo, se me informó por un letrado que lo vivió desde dentro, de que detrás de algunas de esas estafas inmobiliarias, están directamente ellos mismos, cuando no disfrutando del reparto del botín a cargo de inmobiliarias "de facto").

Manuel Eloy a 1:42hs. Los textos prelegislativos deberían ser aportados por... (y nos enumeró desde la "A" a la "Z", por todos menos por el pueblo. Al respecto en algún momento aseveró que nada de populismo: ¡Ojo al dato!). 1:45hs, también nos habla del respeto a las valoraciones todas por mor de la libertad de expresión: Consecuentemente -diría yo para evitar lagunas informativas-, sin importar que impliquen manipulación y que por mor de ellas se prevarique, como sucede a modo de constante histórica, por nuestros esclavistas (este tipo de poderes que cuestiono). Rematando su "pasada" con el tema de la justicia efectiva (no creo que se refiera a la que tienen nuestros casi 6.000.000 de parados: ¿Verdad señora?). Y pregunto: ¿Dónde estuvo la "justicia" -de la que nos dice "que no se debe parar"-, ante tantos afectados en sus derechos fundamentales -señora portavoz-, por esta mal llamada crisis? (Llamar crisis a un expolio cínico y mafioso, que es lo que está al origen de lo que se acepta en llamar crisis, lo pinten como lo pinten ustedes, es como para ir a la guerra: Por si pudiésemos dar la vuelta a la situación de una puñetera vez y, después de más de dos milenios bajo dominio católico, comenzar a disfrutar el pueblo de una sociedad de derechos igualitaria y auténtica, en vez de esta burla mafiosa por la que nos tienen de esclavos baratos los católicos, al modo sacerdotal judío. ¡Ma-fio-sa!, señora portavoz.)

No mienta usted, que aquí no cuela nada. Porque, en soledad, que no me falta, lo cribo todo y no se me puede traer sistemáticamente como novedad cuanto ya digerí como basura. ¡De qué tutela judicial efectiva está usted hablando? ¡De qué imparcialidad de los jueces? No nos mienta usted.

¿Normal que al respeto a las tendencias sexuales desviadas se le pueda conferir el rango de matrimonio legal? Primero yo preguntaría lo que ya algunos respondieron, puede que de forma totalmente científica: ¿Por qué tanta homosexualidad innata? Más que probable consecuencia, entre otras consecuencias graves, de las vacunaciones masivas, señora (a cargo de la mafia médica). Y aunque el que la padece no tiene por qué ser acosado por nadie, no es normal dar categoría de normalidad a un contrasentido fisiológico: como sin duda lo es el que una hembra tenga una mente femenina o viceversa. Y no veo progreso alguno en normalizar legalmente tal anormalidad, si no es para astutamente dárselas de progresistas, al modo en que lo hicieron también nuestros falsos populares del seudo-socialismo y metérnosla a todos como nos la metieron. (Si se me permite hablar coloquialmente, a fin de abreviar y no reiterar lo de mafiosos, corruptos y demás calificativos técnicos que deberían emplearse, porque sino igual se gastan y después no surten para lo que se los pensó: calificar hechos muy graves, a los que se les debería meter mano. Y ya que no lo hace la judicatura -y ello sin lugar a dudas-, hacerlo por el pueblo. Que sólo si optase por comportarse con la gallardía que a mí me caracteriza en estos trabajos -en la cárcel me callé, porque supe del peligro de ser asesinado infructuosamente allí y que en torno se fingiese un suicidio más-, podremos llegar a ser soberanos. Porque ser valientes no va en los genes, sino que es una opción: la de comerse el miedo y plantar cara a tanta mierda.)
 

lunes, 19 de noviembre de 2012

Un adelanto de lo que estoy realizando sobre WordPress

En forma de tres pantallazos, adjunto la parte visible de cuanto realicé hasta la fecha en WordPress en modo local, que publicaré cuando resuelva cuestiones técnicas que me permitan trabajar con el blog ya alojado en Internet.

Bajo el manuscrito subyace el hipervínculo a mi blog de Google: http://is.gd/SQWdvp, aunque al pasarle por encima el ratón lo que aparece es: "Las entradas de mi primer blog" (éste), imagen que al pinchar lleva a lo que en este blog llamo "INDICE", en el que voy incluyendo los hipervínculos a las diversas entradas a medida que las realizo.

Las imágenes se pueden descargar y visualizar tan grandes como se deseé, haciendo scroll con el ratón sobre ellas, para después enfocar el texto en la ventana subiéndolo o bajándolo con la barra lateral. Aunque en pruebas realizadas a posteriori, he comprobado que de 8, 12 y 15 MB de mis originales, la calidad de las descargadas baja a tan sólo algunos KB (alrededor de 0,5 MB), lo que dificulta mucho su lectura.





sábado, 17 de noviembre de 2012

Los fascistas contraatacan

Creo que me están amenazando psiquiátricamente. Ayer efectuaron a mi teléfono varias llamadas (desde el Telf. 963 408 049), que cuando descuelgo no responden. Y ello entiendo que apunta en esa dirección.

Me explico: Hace alrededor de 30 años me impusieron un sedante (la máfia médica, en el Hospital Álvarez Buylla de Mieres, Asturias), como para tumbar a un elefante. Y ello atendiendo indicaciones de la mafia judicial (como si dijéramos, por orden judicial. Lo que resulta espeluznante, al tiempo que clarificador sobre el tipo de medicina que padecemos: Medicina para esclavos -no se trata de esa medicina hipocrática que juran al titularse, sino la que sirve para enriquecer, a costa del erario público, a farmaindustria y obtener ellos parte de ese latrocinio: Con el tómese usted esto, venga usted pasado mañana, ¿se encuentra usted bien?, pues a trabajar para engordar a nuestros parásitos: Parásitos que a nosotros nos tienen muy bien considerados por nuestros servicios a su favor, que gustosamente prestamos en vista a los beneficios, sin importarnos para nada nuestro juramento en pro de la auténtica medicina; la que sin hacer milagros obra milagros, la que hemos jurado en vano, la que damos de lado impunemente. Todavía recuerdo que Aznar había prometido importantes reformas en ese sentido, que después quedaron en la miserable burla de los genéricos, me imagino que a cambio de mucho dinero para sí y sus acólitos). Mafia (la judicial), contra la que previamente había manifestado mi desacuerdo por su proceder, al paso de mi salida de visitar al agente judicial (al que fui a ver inmediatamente después de recoger una citación en Correos, al lado de los Juzgados). Todo ello con motivo de un caso de agresiones reiteradas contra mi persona, por un vecino alcohólico al que había denunciado hasta tres veces, infructuosamente, ante la Guardia Civil; por lo que acabé mandándolo al hospital en un último intento por él de agredirme. (Y después se me perdonaba por el juez el haberme defendido, por lo que indignado manifesté que la culpa era de ellos por haber desatendido mis denuncias previas al enfrentamiento, motivo de la mencionada citación: Como asimismo fue culpa de ellos el homicidio por mí en Gijón, cuando atendía a mi compañera de entonces, que se ocultaba en mi vivienda para protegerse del proxeneta que la explotaba con suma violencia, sabedora de que denunciarlo si seguía mis consejos no serviría de nada y además después el proxeneta la iba a maltratar todavía de peor forma. Estos mafiosos que nos vulneran nuestros derechos y nos dejan en el máximo desamparo; para proteger los suyos son veloces como el rayo, en cuanto para perseguir sus latrocinios o los latrocinios de los que no dudo obtienen participación, las tortugas a su lado parecen galgos). Y estando en ese sufrimiento por dicho abuso psiquiátrico, vi en dicho hospital la muerte de una señora a la que, la tarde/noche anterior, le habían inyectado medicación de ese tipo: de lo que gustosamente hablaré más adelante relacionado con el criminal proceder por la psiquiatría en ciertos centros y/o psiquiátricos. Pues no me van a acallar estos hijos de la Gran ramera (la Roma moderna, el mundo católico).

Como ayer llamaban de forma reiterada sin responder, me cagué en sus putos muertos, aseveré que fueron demasiado pocos: con motivo de que de la especie a la que barruntaba que pertenecían no hubiera debido quedar ninguno; les llamé cobardes: aseverando que esa forma de proceder era cobarde y que si algo tenían a favor o en contra mío, lo correcto era llamar para expresarse, en vez de proceder como lo hacían. Y me despedí con un "me cago hasta en la puta madre que os parió, cabrones, a ver si dejáis de tocar los cojones de una puñetera vez". Después me quedé tan pancho hasta hoy en que, con tiempo y ganas de saber la procedencia de las llamadas (que podrán comprobar pinchando sobre el número de arriba), entiendo que encierran o conllevan amenazas encubiertas, de cuya ejecución supuestamente se encargaría la mafia médica (a no ser que apunten a querer validarme y dejarme sin pensión de invalidez). Pero como podéis ver no voy a callar.

Sé perfectamente lo que son los sedantes y el enorme sufrimiento que implican cuando se utilizan a tales efectos (por banderilleros). También sé cómo se usa por los más diversos estados de la psiquiatría: para anular e incluso asesinar a sus oponentes, pero no voy a callar lo que considero la única alternativa realmente inteligente al sistema fascista que padecemos el pueblo real (el actual sistema capitalista pensado para beneficio de todos esos falsos populares que dicen representarnos desde el ámbito de la política, gestión bancaria, etc., etc.).

Yo sé perfectamente que no valgo para convivir entre el vulgo enfermo por la alienación, y es por ello que no tengo prácticamente vida social alguna, como forma de que mis nervios estén tranquilos sin necesidad de medicación psiquiátrica que me atonte y acorte sustancialmente la vida. Prefiero esto, ya que convivir con este tipo de gente supondría para mí tener todo el tiempo la cabeza a vueltas: Envenenado por la insania y en una especie de delirio esquizofrénico, que me impediría poder pensar entregado a la cosa que a mí me motivase, a fin de obrar lo más acertadamente posible desde mis limitaciones personales: para por ejemplo poder escribir algo así, guisar mis alimentos, etc.

De mi originalidad que no quepan dudas. Ni Anguita ni ningún otro, pese a sus titulaciones (historiadores, economistas, etc.; pero no filósofos, y hay que ser filósofo independiente y libre para estas cosas), preconizan como yo cambiar el sistema político. Que más que los individuos es, este anciano sistema que economistas como José Luis Sampedro entre otros reconocen que no surte a los efectos sociales para los que supuestamente se lo emplea (cada uno emplea para ello sus propios términos, pero vienen a decirnos esto), y nos predican la no violencia: Como si ésta fuese una herramienta válida en contra de quienes ejercen violencia institucional en nuestra contra, ignorante de que las malas acciones provienen de los poderosos y de los virtuosos -sin moralina, ¡eh!- y que sólo los débiles consienten. Y el pueblo, en esta larga actualidad católica, no hay duda de que estamos en estado de máxima debilidad, por habernos dejado desarmar, tanto bélica como doctrinalmente).
  • Mientras no acabemos con el dinero como factor de intercambio, no podremos frenar la corrupción y crímenes de todo tipo que por su existencia se continuarán cometiendo en todo tiempo.
  • Y esta es mi aportación para con el resto realmente social. Que no para los mafiosos disfrazados de gente bien, a los que sin duda mis tesis les disgustarán enormemente y por ello quizá me esté jugando la vida. Pero que le voy a hacer, si como Cristo estoy dispuesto a sostener la verdad, aunque ello me cueste la vida.

jueves, 15 de noviembre de 2012

Objetivo y muy sintético

Cuadro de actualidad


A la vista de la realidad, los fascistas están muy preparados para defender sus intereses. No hay más que ver que bien saben repartir leña.

Pero el pueblo también lo está para defender los suyos. Lo demuestran sacando sus cacerolas a la calle: panem_et_circenses. Lo malo es que comienza a no haber ya para todos ni siquiera el pan, con el que mantener los poderosos tranquilo al pueblo que se desentiende de la política. Esto me huele pero que muy mal.


miércoles, 7 de noviembre de 2012

La creación de otro futuro no vendrá del 15M

Para mí está totalmente claro que el número no hace creadores, y que 7.000.000 millones de ceros o semiceros, no equivalen a "Dios creador" alguno (y sino, hagan ustedes la cuenta).

Mantengo mis propuestas como el más valioso regalo que se le puede hacer al pueblo; pensado como creador y ente realmente popular, que no como funcionario que aspira a acomodarse en el actual sistema, al modo en que parece quererlo el movimiento 15M (movimiento hacia el "statu quo", si me permiten la broma). Ciertamente no veo que aspiren a otra cosa más que a acomodarse en las instituciones o en el poder, como supuestos moderados. Pero con el dinero de por medio, para el supuesto de que se salieran con la suya, a la vuelta de muy poco tiempo tendríamos más de lo mismo: No corrompe el poder, lo que corrompe a casi todo el mundo, es la existencia del poderoso caballero "Don Dinero", que debería ser barrido del marco social por otro sistema anticapitalista, de que les vengo hablando hace ya tiempo.

El sistema capitalista es el causante de los males que sufrimos los pueblos del mundo. Por él somos esclavos los de abajo y se liberan a costa del pueblo trabajador los de más arriba. Se prostituyen en forma de loros mediáticos un montón de charlatanes: más bien listos que realmente inteligentes. Se prostituyen nuestros supuestos representantes políticos, que deberían estar sometidos a un "Código de Ética y Deontología política": pena de muerte incluida al modo chino, por lo que implica de grave daño social la corrupción a tales niveles (ya que mediante una sola estafa, las mafias del poder se pueden adueñar del producto de la vida laboral entera de cientos de trabajadores); pero supervisada la administración de dicho código por el pueblo armado doctrinal y bélicamente, en vez de por el corrupto poder judicial que nos toca padecer. Se prostituyen asimismo las mujeres pobres (y no siempre pensando en satisfacer sus apetencias sexuales y al tiempo hacer dinero). Nos prostituimos nosotros mismos: como mano de obra barata que inconscientemente se presta a trabajar para los amos de lo nuestro, en esta selva capitalista que nos toca padecer (y que no me digan que esto que vivimos es sociedad es sociedad de derechos, porque tiene de todo menos de sociedad, por mucho que nos la quieran vender como tal).

Si no es por un cambio de sistema, al modo en que lo preconizo, no quiero saber de tonterías al modo de la "Toma del Congreso" y similares (tampoco de más guerras civiles sin estar previamente preparados para vencer de una puñetera vez a nuestros esclavistas). A toda esa gentuza no cabe pedirles nada mediante manifestaciones, a no ser el que desalojen sus cuevas de "Alí Babá" (parlamentos y demás entes públicos indebidamente privatizados: banca, etc., etc. que tan grave piratería efectuaron durante milenios en contra del ente popular). Pero desde una posición de fuerza, tras la pertinente preparación del pueblo, tomando como base un sistema de asambleas por el que acordar las debidas actuaciones para sacudirnos tan tremenda opresión que se nos impone por la fuerza (claro que utilizada ésta como última instancia, cuando ya no les surte la manipulación o alienación mediática, por la que permanecemos papando adormecedora porquería en nuestros domicilios; más poderoso opio todavía que anterior porquería religiosa, por la que pretenden administrar desde la tierra el cielo, en esta historia fascista que acaba de entrar en su tercer milenio). Y cuando digo que se nos impone, pienso asimismo en los impuestos de todo tipo, por los que engordar a tan tremenda plaga, peor de cara a nosotros que las plagas de langosta para el campo.

Pedirles asimismo, y ello sobremanera, que se coman su puto dinero (bien molido, el metal como el papel: ¡como no!), para el supuesto de que optásemos por un cambio de sistema (y ello debería de imponérselo a más de uno como su único alimento). Si acabásemos con el dinero, el resto social permanecería factible de ser conservado o reorganizado, y el afán de riqueza se limitaría a la acumulación de sabiduría: bien fuese para la vida generalista (filosofía), o facetas especializadas de ésta (ciencias y tecnología), y el ansia de inmortalizarse por sus obras geniales. Y si además limitásemos severamente la propiedad privada (volviendo a nacionalizar cuanto nos robaron a lo largo de estos dos milenios), no les serviría de nada a nuestros mafiosos de guante blanco habernos robado, pensando en liberarse ellos y su prole a costa de los demás.

Si no nos hacemos fuertes: por la formación en la praxis política y por tanto armados doctrinal y bélicamente; dispuestos a hacernos respetar en el marco de una sociedad de derechos auténtica, cueste lo que cueste; jamás seremos respetados por las mafias bajo cuyo yugo llevamos ya dos milenios, por mucho que nos manifestemos ante las cuevas -Alí Babás- de los encargados de llevar a cabo sus designios plutocráticos.

Por el sistema capitalista...
el pueblo jamás seremos libre de los actuales o futuros opresores.