domingo, 25 de noviembre de 2012

Traigo rosas y claveles

Traigo rosas y claveles para ciertos afectados por esta mal llamada crisis, acaecida precisamente cuando somos -o se nos debería considerar- socialmente más ricos, gracias al desarrollo tecnológico: ¡Vean ustedes, que bien huelen!

Todo lo que está sucediendo en base a esta mal denominada crisis, se debe al hecho de haberse dedicado por muchos a ganar el cielo durante milenios, en vez de la tierra para nosotros la gente del pueblo real (que no de los falsos populares que dicen representarnos, desde que el pueblo se desentendió de la política a cambio de pan y circo). ¡Que se jodan; por imbéciles!

Aunque también se debe a aquellos que, desde una perspectiva de imbecilidad, en época más reciente se dedicaron a dar víctores al Real Madrid o al Barcelona, o que al modo de animales de piara se dedicaron a hocicar en vidas ajenas, etc. ¡Igualmente: Que se jodan!

Asimismo, también se debe a aquellos listos que, sin creer en nada de todo esto, lo fomentaron al modo de comparsas y lameculos de este inicuo sistema capitalista que padecemos. Muchos de ellos, al parecer, también les va a tocar irse a la marginación si, por un cambio de sistema político, no se le pone remedio a esta mal llamada crisis: Por la que los ricos son infinitamente más ricos a costa de lo producido por el resto, y a los de abajo nos han dejado sin lo nuestro mediante malas artes. ¡Igualmente: Que se jodan!

Y estas verdades y exclamaciones, que sirvan para evitar que pueda haber "riñones" capaces de darme a mí de demagogo. No coqueteo, ni siquiera con Dios si en él creyese. Y menos con un Dios como el que pintan los fascistas, capaz de permitir estos sucedidos; todopoderoso que, en su infinita bondad tiene un infierno para muchos, que desde su infinito poder hubiera podido evitar. Un Dios así, de existir habría que eliminarlo. Cualquier cosa, menos rendirle pleitesía; ni a él ni a quienes gestionan a modo de consorcio en la tierra el cielo; sin duda alguna que, para su enriquecimiento a costa de los imbéciles o necios.
  • Incluso por Justicia e Interior se sirven de estas bondadosas "estampitas" a efectos de una falsa reinserción social de los internos en prisiones, por la que de hecho no trabajan ni remotamente (II.PP. y Judicatura, en connivencia con los demás poderes: inclusive el partido seudo socialista la última vez que alcanzó el poder político, teniendo como ministro del interior a José Antonio Alonso Suárez si mal no recuerdo, al respecto no hicieron sino que un golpe de efecto que paró en más de lo mismo: Entiendo que por meter las manos en la harina también ellos desde el poder político, tan pronto como doblegaron a los que desde el marco de II.PP. se creían poder ningunearlos, a efectos de tener para ellos toda la harina), para desviar más dinero público en pro de una falsa reinserción social de los internos en prisiones, que no se da ni remotamente (porque ni remotamente trabajan para ella, sino que por el contrario y pese al empeño en mantenerlo opaco, se me hizo ver que era horrible lo que se les impartía a modo de tratamiento para la reinserción). Dicho sea a modo de adelanto de lo que viene más abajo.


*          *
*

Se podría ir a un cambio de sistema, en el que todos podrían y deberían trabajar en una gran reconstrucción del marco social. Pero para la vida de todos, en vez de para el suicidio de ésta, orquestado por la mafia católica mayoritaria en el marco de las más diversas instituciones y sus comparsas lameculos del poder mediático. Repito; estamos en el reino del revés; en el reino de la mentira, de la manipulación y el crimen; en el que precisamente son los grandes delincuentes quienes mejor viven. Aquellos que, al amparo de la corrupción institucional, medran a costa del resto social. Yo nada tengo en contra de la existencia de las instituciones que sean realmente necesarias y de la buena normativa que en enorme medida exista para regirlas. Pero tener a la zorra al cuidado de las gallinas en el marco de éstas, jamás podrá traer buenas consecuencias; y buena prueba de ello debería serlo esta mal llamada crisis.


*          *
*

En las cárceles españolas: en la mayor parte de éstas (parece que no así, o al menos no en tan gran medida en el País Vasco y Cataluña), no se reeduca a los internos para la reinserción social (ni tampoco por el clero que meten en ella para chupar más dinero. Hechos demostrables, o nada diría al respecto), aunque se abusa vulnerándoles a muchos sus derechos (y de eso no sólo participan muchos jueces de vigilancia penitenciaria, sino que también aquellas otras instancias judiciales a quienes se "elevan" quejas, que generalmente son desatendidas). Puedo dar fe del hecho, ya que lo he vivido largo tiempo y hube de padecerlo, junto con muchísimos otros internos de las clases más desfavorecidas (no duden de que también allí hay clases y de que la manipulación documental, desfavorable para con los desfavorecidos, no lo es así para quienes se pueden comprar la libertad. Incluso están mejor el tiempo que les toque en prisión, que el resto). De esto se podría dar fe por extenso, pero también al detalle si fuese preciso (aunque todo ello preferiblemente mediante ese Observatorio Nacional de Prisiones que preconizo, por el que se podría dar a la luz todo cuanto asevero). Así que, debo mantener (y más, tal y como pueden ver) el hecho de que Gabriela Bravo, portavoz del CGPJ, miente en nombre de todo un colectivo, desde una posición informada. Un hecho muy grave, entre otros que nos toca padecer a los pueblos de occidente bajo domino católico (judíos, protestantes son más de lo mismo); mafia criminal que son quienes santificaron desde hace milenios el reino del revés: En el que lo que está santificada es la mentira y, de hecho, se le da carta de derecho a ésta, al amparo de las mal llamadas libertades (de expresión, de prensa y religiosa, entre otras; que ampara nuestra mediocre Constitución española de 1978, tan vulnerada en lo que a los derechos mínimos de los de abajo se refiere); libertades que en realidad sirven para amparar libertinajes fascistas.
  • Uno de ellos, que cabe destacar y que es sumamente indignante: Se estigmatiza implícitamente, mediante el seudo arte fascista, en su mayor parte norteamericano, de maricones a la población penitenciaria masculina (pueden verse multitud de escenas cinematográficas de este tipo), para mejor generar así un rechazo social contra los ex-presidiarios y tratar de impedir aún más su reinserción social efectiva (que por supuesto jamás fue la norma, y menos aún a partir de la crisis). Sabedores, los fascistas, de que la gente no reinsertada socialmente de forma efectiva y marginada por estos procedimientos, es más probable que vuelvan a delinquir; hecho que les vendrá de "perilla" a dichos fascistas que, al amparo de la corrupción de la sociedad de derechos, por estos procedimientos se enriquecen por encima de sus percepciones salariales. Ya que de la población penitenciaria, por mor de la corrupción y la apropiación indebida por los más altos responsables de presupuestos a ella destinada (que son ingentes), sirve para su enriquecimiento ilícito (los sacan de la comida, etc., etc.). Sin embargo tengo el convencimiento, de que hay más alto porcentaje de machos entre la población penitenciaria, que entre la civil de aquellos que jamás hayan ingresado en prisiones.


Estamos viviendo la corrupción más generalizada de la sociedad de derechos, que querían y estaban elaborando para nosotros nuestros nobles antepasados; antes de que la mafia católica atentase con éxito en contra del pueblo, para imponernos el desarme doctrinal y bélico: El doctrinal, mediante lo que ellos llaman doctrina cristiana y su puta moralina para niños y esclavos; con que sustituyeron la buena ética antigua, que enseñaba que se debe respetar o en su defecto atenerse a las consecuencias, ante pueblos armados con armas de la más alta tecnología.

Los herederos del franquismo están mayoritariamente al frente de las más diversas instituciones, disfrazados de progres y/o angelitos en todas las formas posibles, pero a mí ya no es posible engañarme. Y quiero ser baluarte, supremo y excelentísimo yo, para que tampoco a ustedes se les pueda engañar. Y yo no miento al modo en que lo hacen los católicos de las más diversas religiones: a fin de amansar a los pueblos y podernos trasquilar impunemente como a ovejas y borregos; y así tener esclavos baratos, al modo sacerdotal judío, por sus imitadores occidentales (católicos y protestantes), por ejemplo. Pues soy hombre de honor, y eso es algo que jamás se me podrá desmentir en base a hecho alguno.

Dicho lo cual, mantengo que la portavoz del CGPJ, Gabriela Bravo, miente en nombre de todo un colectivo, desde una posición informada. Y además como sabedora, al igual que el colectivo al que representa, de que estaba mintiendo. Dos milenios bajo este tipo de poderes, para mí fueron ya demasiado y entiendo que debe acabarse, caiga quien caiga. Se les debe parar tanta mentira y tanto abuso en contra del pueblo manso, como también de los que somos bravos. Debemos ir a un orden o sistema político para la vida de todos; libre, totalmente libre de parásitos de cualquier tipo. Y eso es lo que estamos alimentando; y además permitiéndoles que vivan mucho mejor que el pueblo al que burlan y explotan miserablemente.