martes, 27 de noviembre de 2012

Conste, claramente, que soy anticatólico

Por ello, voy a darles duro y a la cabeza, para evitar en lo posible que la levanten tanto, por procedimientos siempre criminales, a costa del resto social y además respetados... so pena de las consecuencias (el carabinazo y palo contra nosotros, y además jurídicamente protegidos). Con toda la dureza posible (equivale a decir también que noblemente). Y ojalá que pudiera ser mayor que la que estoy en disposición de emplear, ya que así estaría indicado; pero no tengo más armas que el teclado y mi limitada inteligencia. Pese a ello, allá voy... católicos:

Hubo mafia jurídica que se hizo cargo del asesinato de Sadam Hussein, para revestir éste de legalidad, tras de que en el transcurso de la ilegal guerra en contra de Irak, avalada por nuestra maravilloso Consejo General de las Naciones Unidas, apresaran al presidente iraquí.

Es ya sabido que, tan tremenda guerra, fue justificada en base a crímenes diversos; como fue la manipulación de hechos por los fascistas norteamericanos de turno al frente del poder político y los asesinatos por ellos mismos, de varios miles de connacionales trabajadores de las "Torres gemelas". Los asesinatos de sus propios connacionales lo fueron, primero el 11-S en las mismas Torres Gemelas y posteriormente por las enfermedades causadas por la inhalación o contacto de la ciudadanía, con el polvo y demás materiales altamente cancerígenos, con los que se habían construido dichas torres, que se esparcieron por la ciudad a causa de los derribos controlados mediante Nanotermite (una nueva formula de Termite de que nos informa el químico Niels Harrit, que formó parte de un equipo científico de nueve personas dedicadas a la investigación del polvo de los edificios colapsados). Cuya criminal destrucción, por las mafias norteamericanas del poder, les sirvió para enriquecerse (podría decirse que paradójicamente, si no se diese el hecho de que la humanidad vivimos en el imperio mundial del revés; en el reino de la mentira, a cargo de los católicos del mundo en sus diversas formas o manifestaciones, para que "del carro" tiren a modo de bueyes los rebaños humanos moralizados por las más diversas religiones al servicio de las plutocracias fascistas -entre cristiano y buey, alguien nos supo informar, que hay "una nada"-; radicalmente inmorales estos mafiosos, aunque al pueblo nos moralicen en vez de armarnos doctrinalmente mediante la buena ética antigua). Y ello sucedió en connivencia con la mafia judicial de allí, que no sólo se cerró a la investigación de los hechos, sino que resolvió favorablemente a efectos de resarcir a los defraudadores organizados desde el estado a tales efectos. (Destrucción que, de otra forma, les hubiera supuesto desembolsos ingentes para el saneamiento de tan costosos edificios; sin duda que propiedad de las mafias plutocráticas norteamericanas, a las que también se les da excelentemente desde el poder político, el rescate de bancos, a fin de surtir por estos procedimientos a sus latrocinios. Desde esa perspectiva, no veo que sean tan innovadores nuestros supuestos representantes políticos.) Y es sabido que se las quitaron de en medio, por tan criminales procedimientos (destruyéndolas desde dentro y no como nos pretendieron hacer creer), por haber sido construidas con materiales altamente insalubres, a las que por ello modernas normativas legales obligaban al saneamiento; condiciones que, se deduce que por ser cada vez más conocidas por los posibles inquilinos, hacían aún menos rentable su sostenimiento, debido a lo caro de su mantenimiento y su cada vez más baja ocupación.
  • Aparte la desaparición de documentación de las más grandes estafas plutocráticas, que destruyeron con el tercer derribo, efectuado precisamente a tales efectos.
  • Y siguen vivos y respetados, porque el ente popular de occidente no somos nada: deconstruido como estamos, por la puta moralina que se nos impartió por estos mafiosos, a cargo de sus hombres de iglesia, durante milenios.

Y de sus propios crímenes se sirvieron, asimismo, para justificar esa otra criminal e ilegal invasión: la guerra de Afganistán. Para la que, estos supuestos libertadores, utilizaron de argumentos morales con que adormecer la conciencia popular (en lucha contra no sé qué violencia de género, practicada por los afganos en contra de sus féminas: que no me consta que hayan pedido ni mucho menos su intervención, sino por el contrario). Valoraciones con que arguyeron, de cara a los imbéciles o los meramente sojuzgados por la indefensión en que nos hallamos, para justificar sus crímenes de lesa humanidad también allí, en contra de otra cultura diferente, únicamente por el interés estratégico que suponía Afganistán para estos mafiosos (todo lo de ellos son argucias y jamás argumentos, con que nos manipulan).
  • Son una gente excelente(!). Nos tienen preparado un enorme reino en el "cielo" para después de nuestra muerte -los diversos católicos del mundo-, que a modo de consorcio gestionan en la tierra. Nuestros maravillosos benefactores no quieren que podamos llegar a perder nuestras "almas" y, consecuentemente, nos condenemos a no entrar en el reino de los cielos... que ellos gestionan tan eficientemente en la tierra, desde las más diversas culturas (¡y al margen del enorme negocio que hacen con sus cuentos, en connivencia con sus congéneres al frente o cargo de los demás poderes, que los amparan sin duda de que a fin de poder disponer de rebaños humanos para su beneficio mafioso: ¿Recuerdan las cruzadas y la conversión de "infieles" de oriente, cuando no los mafiosos de oriente en contra de los "infieles" de occidente?)
  • No importa que también a la Guerra de Afganistán la hayan dado visos de legalidad, desde el marco de nuestras instituciones, pretendiendo que así dieron cumplimiento a nobles normativas (dormido tendría que estar, también yo, para creérmelo): Son los católicos del mundo; toda una panda de bandidos y criminales, parásitos que, por lo que en realidad contribuyen para con el resto social, deberían, en el más benigno de los supuestos, ser relegados a las más bajas labores sociales, como premio o castigo por los crímenes a que contribuyeron. (Por supuesto que algunos no deberían seguir viviendo; y tampoco deberían tener una muerte dulce, ni mucho menos.)
  • Me duele pensar que también la España de Aznar participó en tales crímenes y que estos siguen impunes. Para más inri, con gente de aquel gobierno al frente del fascista gobierno actual. Me duele, porque yo tengo la nacionalidad española; y el que gente inmadura de otras nacionalidades pueda pensar que todos los españoles somos iguales, me resulta sumamente doloroso.

Más recientemente, con otro presidente mafioso al frente del gobierno norteamericano, se invadió el Líbano, con excusas asimismo fabricadas: Guerra de Libia_ Jesús Quintero, entrevista a Isabel Pisano. Se volvió a ejercer, así, la piratería de estado, por los católicos norteamericanos (allí bajo la denominación de protestantes), con fondos y demás medios públicos. Por supuesto que para beneficio de los capitalistas norteamericanos que, usando del aparato del estado con fines privados, realizan crímenes de lesa majestad contra la humanidad indefensa (cabe destacar que ya desde "Las Cruzadas"; asimismo piratería superior mediante cabras, gansos y cruzados mentecatos bajo órdenes de sus señores de entonces, autodenominados de nobles).


*          *
*

El silencio en torno a todo esto, como con respecto a cualquier otra cuestión trascendental, con el que evitan posicionarse (comprometerse con lo justo), es la norma por nuestros mandamás y el resto del mundo católico, que saben admirablemente evitar hablar de lo que no quieren que sea cuestionado. Y la cosa es así. No va de coña, sino que es realmente así; y lo es porque, tristemente, nosotros tragamos prácticamente por todo. Todos ellos deciden a espaldas del pueblo alienado y después nos pasan el cuento de que estamos en democracia. ¡Mentira! Y también lo es el que estemos en una sociedad de derechos. En realidad se hace de las instituciones todas, objeto de negocio particular por esta gente. A la justicia suele caérsele la venda ante los grandes crímenes (de estado, grandes estafas, etc.), al amparo de una supuesta separación de poderes; que sólo sirve para que todos ellos puedan obrar como lo hacen: Sin corregirse entre sí, ya que el hacerlo supondría fuertes limitaciones a estas formas de proceder, o incluso el fin de esta forma de hacer "negocios".


*          *
*

Gabriela Bravo, en el vídeo que me sirvió de base para la entrada 45 de mi blog (nos visita Julio Anguita y la portavoz del C.G.P.J. en "Pido la palabra de Canal Sur"), me crea enorme confusión cuando asevera lo siguiente sobre el CGPJ:

«Es un órgano constitucional, que tiene unas funciones encomendadas por la constitución, y no es que no sea sensible con los problemas de los ciudadanos, ni con las necesidades de modificar las leyes, muchas veces puestas de manifiesto por los propios jueces.
  • Muy dulce. Diría que adormecedor. De hecho casi me adormezco también yo, pese a que mi personalidad adulta se caracteriza por ser sumamente despierta. No vaya a ser que a nadie le dé por darme de muerto, precisamente a mí, un genio político en el más alto grado. ¿Y para qué más leyes: señora portavoz, si después no se cumplen, a no ser para machacar, más todavía, a los ya oprimidos y débiles? ¿Si como mucho tan sólo se hace la pantomima de que se vigila su cumplimiento por instituciones, y otras instituciones por encima de las anteriores? Baste con esto para aquí, pero no porque no se pueda argumentar más sobre tales excelencias.

»Vivimos en un estado de derecho, y creo que estos 35 años de vida democrática y de constitución, han sido un paso importantísimo en la configuración de esta sociedad madura, que es la sociedad española (afirmación que considero demagógica; y creo difícil que se me pueda desmentir, si consideramos que también se dio el hecho, por ella, de que en algún otro contexto habló de populismo: En referencia, me imagino, a los no corderos que hipotéticamente pudiésemos levantar la voz al margen de la "democracia" de sus salones u olimpos. Democracia no lo es, dado que el pueblo, históricamente, jamás hemos participado para nada que no sea el sometimiento a "impuestos" injustos, tantas veces de forma cruenta. Si hubiésemos de atender a lo que nos relata Balzac, lo que se da en sus salones, no es sino que tráfico de influencias puro y duro). Pero: continúa Gabriela Bravo, también es cierto que muchas veces, al "calor" de determinados acontecimientos, de determinado populismo, el legislador pretende reformar leyes o hacer propuestas que pueden llevar a la limitación de determinados derechos fundamentales (¿Más aún, por ejemplo, de cara a esos lunáticos sin trabajo y sin techo, de esta maravillosa y madura sociedad de derechos de que disfrutamos algunos? ¿Quizá para evitar que los llorones creyentes del frustrado desarrollo sostenible nos salpiquen con sus lágrimas; sirviéndose para ello de la ley, además de mediante los guardianes del orden constitucional desde el marco de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, a tales efectos? Vea usted el desacuerdo que manifiestan algunos:
Moriremos diciendo a los nietos que no confíen en los bancos.
La Policía retiene a una cámara de laSexta Noticias y requisa su grabación.
Los trabajadores de TVE denuncian "prácticas intimidatorias" de la dirección de informativos.
La cámara detenida mientras grababa una manifestación, en libertad con cargos: "Fui la primera detenida y no se habían producido altercados".

»Yo: continúa, de las propuestas de reforma del Código Penal, cuyo anteproyecto se está tramitando en este momento, y precisamente el CGPJ tiene que hacer/emitir un informe que tenemos que aprobar por votación en el pleno, no puedo hacer comentarios: porque de alguna forma estaría invalidando mi posición y el cumplimiento de mi función en el momento en que este informe vaya al pleno. Pero no obstante, como reflexión, sí que me gustaría decirte que cualquier medida legislativa que conlleve una restricción de un derecho fundamental, hay que pensarla, reflexionarla y ponderarla muy bien: para evitar una fractura del estado de derecho (ignoro de qué democracia estará hablando, al margen de la que ellos puedan ejercer en sus olimpos o salones; e ignoro también, a qué estado de derecho a preservar se refiere, como no sea el actual orden plutocrático-fascista en que en realidad vivimos, que amparan con todo tipo de secretos y restricciones -cuando no de meros pero muy finos cuentos-; evitando así posicionarse abierta, democrática y en consecuencia noblemente ante los más diversas cuestiones: Cosa que, por contraposición, yo no hago en el marco de mis más diversos trabajos, con los que me posiciono en contra del orden histórico, impuesto abusiva e incluso criminalmente a los pueblos del mundo, por los católicos de las más diversas naciones, para beneficio de los que por estos procedimientos se convierten en amos de lo nuestro).

»Además quiero señalar que dejó incompleta su estupenda respuesta a lo preguntado a las 1:38hs del vídeo, con respecto que si creía que había otras formas para que "esa gente" pudiese reinsertarse rehabilitada en la sociedad civil».
  • Si hubiese respondido que no y se legislase en consecuencia, no tendrían razón de ser los presupuestos que a tales efectos se destinan. Y no sólo a través de II.PP. propiamente dichas, sino que también aquellos otros, asimismo ingentes, que de forma bastante encubierta se manejan a los mismos efectos. Ya que la cárcel (II.PP.), que debiera bastar para el logro de las reinserciones sociales efectivas (sobre la base del respeto a los derechos fundamentales y el establecimiento de una renta básica o ingreso mínimo de ciudadanía: por el que nadie tendría justificada la necesidad de ninguna forma de carĭtas -administrada por falsos santurrones que en realidad nos vampirizan económica y espiritualmente-, ni tampoco de delinquir), cuando les conviene a efectos de apoderarse de más dinero público, les resulta insuficiente y por ello precisaron inventar más formas: enmascaradas de carĭtas (para cuya definición remito a esta web), pero con la decidida voluntad de comérselos sin que surtan por aquello a que se los destina. Hecho que pararía en un total y absoluto contrasentido: el educar a la población carcelaria, mientras que al pueblo se lo aliena.
  • No basta hacer leyes, si además no se vigila para que se cumplan. Y esta viene siendo precisamente la tónica. Porque a los internos en prisiones, se les estuvieron vulnerando sistemáticamente sus derechos, al amparo de la opacidad de cara al resto social y pusilanimidad del pueblo así espoliado. Pueblo contra el que ahora también se atreven desde diversos marcos del poder (en connivencia, los diversos poderes, bien sea por acción o por omisión, en el cumplimiento de sus respectivos oficios). Porque todo es y tiene que ser dinero y más dinero para los amos de lo nuestro; además de cuentos, más o menos bonitos, que se nos pasan a fin de que durmamos tranquilos.
  • Y ya que la señora portavoz no respondió a esa cuestión, voy a hacerlo yo, por si con lo dicho en mis anteriores entradas no quedó suficientemente claro lo que en realidad sucede, en connivencia con la judicatura de las más diversas instancias, que nada hacen para que se cumpla la ley a tales efectos. Pues, por Instituciones Penitenciarias, no se hace lo debido a fin de lograr tales reinserciones; sino que como norma se abusa de los internos en la mayor parte de las prisiones españolas, en las que se les mantiene a muchos dopados por medicamentos y drogas, que circulan con una libertad impresionante a tales efectos; mientras el funcionariado asume que así conviene a dichos efectos (cuando se es hábil hablando, se pueden obtener opiniones así, que agradezco) y despreocupadamente tienen por norma mirar para otro lado (leer el periódico, chabacanear con los internos), mientras que a la vista de las cámaras de que disponen a efecto de controlar lo que sucede en los patios desde sus cabinas (de las que por cierto, salen para mezclarse con los internos, siempre que se les apetece), se fuma, se inyectan o se pasan droga de unos patios a otros, arrojándola por encima de los muros. Sin duda que porque así se les requiere por quienes tienen por encima, en el escalafón de mando.
  • Ello creo que se podría ilustrar con el siguiente caso: Presencié el hecho de un interno que, habiendo descubierto una trama de tráfico en prisiones, en la que estaban implicados internos y funcionarios, a partir de la delación, vivía en el terror y la desprotección por el funcionariado; que para más inri lo daban de chivato, para que lo atacaran los internos psíquicamente más desequilibrados. Llegó incluso a recibir, en mi presencia, un patadón en los testículos que lo desmayó y causó daños genitales, que implicaron denuncias posteriores: a instancias del servicio médico, desatendidas por la judicatura (de eso sufrimos Mónica y yo en propia carne, en el ámbito de lo civil, previamente a que optase por jugármela junto a ella por mejorar en lo posible nuestras miserables y desventuradas vidas: ¡Y no era un caso complicado de resolver el mío de Mieres o el de Mónica en Gijón, previo a que tomásemos dicha decisión, señora portavoz!).
  • Y aun así, confieso estar agradecido a mi entera vida de desventuras, que me sirvió para despertar y conocer como ningún otro la historia fascista en que vivimos.

Por favor, no mienta usted en nombre de su colectivo, porque si los poderosos quisierais, nada de cuanto sucede en el mundo actual, sucedería.
  • Me gustaría saber que opina usted, señora portavoz, sobre el capítulo primero de esta entrada. De los hechos que, por acción u omisión de la justicia internacional, continúan impunes. Suponiendo que no se quiera negarlos como improbados; suponiendo que no le impida el manifestarse por ejemplo ese aséptico retraerse de hablar sobre hechos que no se quieran cuestionar, con motivo de algún interés inconfesable o difícil de disfrazar ante mí, que no creo en una "democracia" basada en olimpos al margen del poder popular. Aunque tan disminuido que, por mucho que se le busque con ahinco, no es posible hallar por parte alguna su voluntad de poder, debidamente constituida para hacerse respetar (están alienados; fueron convertidos en ovejas y borregos por esos delincuentes que se encargaron de moralizarlos de forma tan infamante, y los pobres se creen que por hablarle al corazón o conciencia de quienes carecen de ellos, puedan obtener resultados mediante el estúpido pacifismo propio de la puta moralina cristiana de que están imbuidos, sin ni siquiera saberlo muchos de ellos por considerarse ateos).
  • Ignoro dónde estará esa necesaria voluntad de poder, ya que mediante la tecnología propia de la era telemática que vivimos con la que trato de contactarla, no obtengo prácticamente resultado alguno. Y me temo que, si no me apresuro ha hacerlo por medios digamos que más clásicos, voy a tener que ir a buscar esa posible voluntad de poder, en los individuos que componen el atomizado ente popular, por múltiples "ranchitos" de lata, a los que tendrán que ir a morir la mayor parte de la ciudadanía, si no se le pone remedio a esta situación, desde una cierta terribilidad (posiblemente en alguno de ellos encuentre también a mis hijos).
  • Porque, con toda seguridad, decididamente, ustedes no van a contribuir a solucionar la actual situación de supuesta crisis. ¿Quizá porque asumiendo, mayoritariamente, que ya somos demasiados los que les sobramos a los amos de lo nuestro -a fin de sanear la insania de todo tipo a que se nos llevó precisamente por los fascistas que se brindaron sistemáticamente como representantes del poder popular-, hayan contribuido a la crisis desde sus altas responsabilidades, cegadas sus retinas por el símbolo del dolar (o euro si lo prefieren); y la voluntad de prevalecer por encima del resto social, si se diese ese exterminio masivo que por tales medios y otros posibles entiendo se pretende? (Con respecto a las posibles resoluciones con que revertir tanto abuso, me juego diez contra uno a que no se darán; y no me juego 1.000 o 10.000 con motivo de que soy muy pobre y entonces nada ganaría apostando así.)
  • 1:48:55hs del vídeo, pregunta: ¿Hasta qué punto son los jueces imparciales? Sobre su respuesta, Gabriela, debo aclarar que: "Se ha contemplado mal la vida, cuando no se ha visto la mano que, de forma indulgente, mata".

Personalmente, no puedo ni quiero ir de angelito también yo, ante una situación que requiere de rayos y centellas contra quienes viven por encima de sus merecimientos, a costa de un pueblo con sus derechos pisoteados. Ante una situación que, por entes realmente populares (al modo en que yo lo soy, que no al modo en que lo vienen siendo quienes pasan por tales en esas cuevas de Alí Babá que son el Parlamento y otros "nichos" de poder), se debe tratar de solucionar con realismo (consecuentemente con riñones por parte de los varones, y de lo que las féminas tengan de suyo). Incluso con medios de estado bajo control popular. Medios actualmente al servicio de las mafias del poder que nos llevaron a la actual situación: Amparándonos, la constitución, a palos (se podrían traer aquí múltiples ejemplos históricos, pasados como actuales); y no descarto que lleguen a hacerlo, nuevamente, a base de carabinazos.

Y si me dirijo a ustedes, es con motivo de que ustedes son los supuestos guardianes del derecho constitucional al uso, a todas luces insuficiente (al margen de que se nos estuviese pisoteando; que indudablemente se nos vulneró y pisoteó, en enorme e inaceptable medida, ya desde los inicios de este último intento de hacer sociedad de derecho). A todas luces insuficiente sociedad de derecho, la que se pretendía con la constitución de 1978 (incluida, por supuesto, la luz histórica; de la que a su manera trató Picasso en su Guernica); si tenemos en consideración el hecho de que, todo lo que tienen los amos de lo nuestro "lo mordieron con dientes robados". Pues hasta los criminales y golpistas de que se surten en todo tiempo para las cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, van a costa de quienes trabajan en positivo en pro de esos delincuentes, que deberíamos desaparecerlos del marco social, mediante una escisión histórica que nos ponga en disposición de ser el pueblo el motor y artífice de nuestra propia historia. Cueste lo que cueste, y aunque nos lleve tiempo salir de la disminución política en que se nos sumió al pueblo: por la alienación del pan y circo a cambio de que nos desentendiésemos de la política (y ahora para muchos, ya ni siquiera eso, como premio por haberse desentendido de sus asuntos).
  • Con respecto al "Guernica de Picasso", haré un tutorial posicionándome a favor de la lucha por el poder, para tratar de cambiar la historia actual a cargo de los católicos del mundo (pese a la destrucción y el horror que pueda acarrear el que dicha lucha acabase en una necesaria guerra). Ya que nuestros males son históricos, debidos a quienes manejan la historia en su pro; y una solución definitiva de estos, implicará, necesariamente, un cambio de historia. Al que, por supuesto, se van a oponer las mafias del poder (los fascistas que nos trasquilan sistemáticamente como a ovejas y borregos; que montan sobre el machito o asno en que convirtieron al pueblo usando de sus religiones), usando para mantener el "statu quo" de todos los medios a su alcance, y no dudo que utilizando del terror y el crimen en la medida de sus posibilidades (usando del terror religioso, mediático, bélico...); a fin de mantenerse como amos de lo nuestro y a nosotros como esclavos suyos, por el procedimiento de la desigualdad social y de la corrupción.
Por tanto:
  • 1. «Si admitir el agravio o atender reclamaciones injustas, conlleva despreocupación y estupidez cobardes, servilismo» (y no es que hayamos admitido el agravio, sino que cuando hemos tratado de obtener satisfacciones por vías pacíficas, nos han reprimido artera e incluso violentamente).
  • 2. «Si entendemos que la paciencia es una virtud, excepto cuando se trata de apartar inconvenientes» (y el inconveniente no es otro que la historia que padecemos, a cargo de los católicos del mundo. Ya que nos han esquilmado y vapuleado a modo de constante histórica. Y actualmente, a base de vulneraciones y recortes a nuestros derechos constitucionales, se demostraron dispuestos incluso a hacernos morir en la inanición por millones).
  • 3. «Si el amor al prójimo es secundario y arbitrario con respecto al temor; si nadie ataca a un león cuando está el campo lleno de ovejas»... Entonces, para poder hacernos respetar, tendremos que cesar de ser ovejas y borregos, hermanos, y comportarnos de una puñetera vez como leones, a fin de acabar con nuestros enemigos históricos (el mundo católico de que os hablo en mis trabajos). Y a quienes se opongan, debería mandárselos al cielo cuanto antes, al modo en que hacía el excelentísimo Nerón (cuya memoria nuestros esclavistas ensuciaron, usando de bulos morales; con que de alguna forma justificaron de cara a los imbéciles su criminal proceder, con que nos quitaron la luz y la posibilidad de ser el pueblo los motores o artífices de nuestra propia historia, que ellos mangonean en su pro: Al principio de esta historia, dando de herejes al mundo científico y quemándolos vivos a la vista del pueblo cagón, al que así atemorizaron; más recientemente y a la vista de la eficacia del poder mediático para el logro de sus fines, se dio una falsa apertura democrática y consecuente restitución al pueblo del poder político: ¡Mentira cochina!).
  • «Si entendemos como justa la guerra para quienes es necesaria, y santas las armas cuando no hay otra esperanza»... Entonces, tendremos que ir pensándola o, por el contrario, resignarnos a lo que el mundo católico quiera hacer de nosotros.