jueves, 11 de julio de 2013

Código de Ética y Deontología Ge-né-ri-co

Eso es lo que se precisa: Un Código de Ética y Deontología Ge-né-ri-co, que aplicar a todo tipo de incumplimientos, provengan estos de las más altas responsabilidades profesionales, como de cualquier otro ámbito del obrar humano.

Por ahí iba la cosa hace ya dos milenios para nosotros los occidentales, pero los esclavistas de occidente, al igual que los demás pueblos del planeta también querían esclavos baratos: y como éramos la humanidad más avanzada por estar armados doctrinalmente (educados) por la buena ética antigua, para la libertad ge-ne-ra-li-za-da; y como el imponerle a la humanidad más avanzada que jamás había existido sobre el planeta el desarme doctrinal -a fin de hacer también de nosotros esclavos que trabajasen barato para sus amos-, no era tan fácil como el hacerlo contra hombres de más atrás en el devenir evolutivo y por tanto más factibles de manipulación y para lograrlo no bastaban los brujos de ninguna religión con sus cuentos o rollitos mágicos al uso; tuvieron que hacerlo por el terror y el crimen, después de haber asesinado a César y constatar que el pueblo estábamos sin líderes válidos que se les pudieran oponer en dicha labor. (Y cuando surgieron hombres veraces -o sea, científicos- simplemente los dieron de herejes y sin más los quemaron, porque la verdad al pueblo nos haría libres.) Y como el modelo que tomaron fue el judío; en consecuencia, lo que ahora vivimos los occidentales es una auténtica judaína (para la que se utilizó la figura política de Cristo manipulada hasta el extremo). Reforzada la judaína, eso sí, por la eficaz alienación mediática, propia de la actual era tecnológica.

Estimados señores. Para conseguir el hombre del futuro a nivel universal que fuimos en una medida ya considerable en los buenos tiempos greco-latinos, no procede sino que someter al conjunto humano a ese código que aquí se preconiza, con todas sus consecuencias. La primera de ellas es que sobra toda predicación moral, pues no se debe construir el ser de la humanidad futura sobre mentira o manipulación alguna y menos cuando detrás de toda moral se esconde la voluntad incondicional de inmoralismo; pues no deja de ser sumamente inmoral el querernos esclavos por una parte de la humanidad al resto. Otra de las consecuencias (y digo consecuencia, que no in-consecuencia), ya se dio en aquellos buenos tiempos antiguos, como lo fue el matar a malos reyes o emperadores por el pueblo, sin que a éste le acarrease otra cosa que beneficios (de ahí las ideas seudo-republicanas de que actualmente se disfrazan las mafias del poder americano, etc.).


Para Nicolás Maduro


¡Ay Nicolás! ¡Por qué vais en contra de la revolución armada de que hablaba Hugo Chávez en sus mejores tiempos? ¿Acaso tu tocayo, el llamado Maquiavelo, no tenía razón al preconizar que el pueblo debe estar armado para poderse defender de sus enemigos? De ahí que se le estigmatizase de maquiavélico por los manipuladores católicos; porque al ser un hombre realmente grande y con sentido realmente popular, tenían que desacreditarlo para que el vulgo se desentendiese de otro de sus guías y poder así mantenernos más fácilmente en la obscuridad y esclavitud inherente.

¡Y aparte de lo que hicieron de la figura política de Cristo; porqué al dios del Jardín (a Epicuro), estos marranos lo tildaron de cerdo? La verdad nos hace libres, digo en mi anterior entrada; pero eso es algo que no se pueden permitir nuestros esclavistas.

¿Por qué se asocian ustedes los "chavistas" con ellos? ¿Por qué se ponen de parte de los opresores con su obrar? Pues al margen de los cuentitos que se quieran pasar al vulgo (a la actual humanidad empequeñecida o afeminada por idealismos brotados del aborregamiento impartido a lo largo de milenios por las religiones), lo que da fe de quién es cada cual, son sus hechos. Se quejan ustedes para avalarse en su voluntad de desarmar al pueblo de un quantum de muertos, sin especificar qué tipo de gente o en qué tipo guerra cayeron o por qué se vienen dando esas muertes; sin querer ver que el pueblo debemos ser el cuerpo y fuerza de seguridad de nuestro propio estado de cosas y que por tanto lo que procedería sería el armarnos de la mejor manera posible y regular éticamente por nosotros mismos el uso que debemos hacer de las armas. ¿Es que acaso no lo está el pueblo americano en su mayor parte -pese al bestial desarme doctrinal en que viven-; no lo están los suizos; no lo estuvimos muchos pueblos en los buenos tiempos antiguos; sin que por ello pase ni pasase nada notable de qué escandalizarse?

A mí me lo podéis pintar como queráis, pero lo que yo veo es que vosotros los "chavistas", los herederos de la obra de Hugo Chávez, no parecéis quererlo desarmado tan sólo bélicamente, sino que también doctrinalmente. No parecéis querer al hombre del futuro armado doctrinalmente por la buena ética antigua y en disposición de defender por sí una sociedad de derechos auténtica; sino por el contrario entregáis al pueblo al poder fascista con vuestro obrar, para que lo continúen empequeñeciendo con las predicas morales que imparte el mundo católico a efectos de podernos trasquilar impunemente como a ovejas y borregos. Eso yo lo veo fatal, Nicolás y adláteres.

Cuando interesado fui a informarme sobre la figura de Nicolás Maduro y me encontré con esto, francamente entré en depresión, pues caí en una profunda tristeza y desencanto. Esto que aquí cuestiono, me recuerda de alguna manera al enemigo que Allende tenía al lado y que fue la causa de su suicidio, similarmente a como por coherencia con sus ideas se suicidó el Cristo (pues aunque Pilatos quiso salvarlo de morir a manos de los judíos, cuando Cristo optó por mantenerse en su verdad, Pilatos prefirió no arriesgar enfrentamientos que implicasen recursos pacificadores por un solo hombre; hecho muy poco noble por su parte, pero quizá necesario porque el imperio necesitase de estos recursos para pacificar a otros bárbaros, como lo eran los del norte de Europa). ¿Es que los hombres decentes no podemos tener cabida en este puñetero mundo, que se nos impone por un montón de liliputienses en todo tiempo? De nada sirve ser Gulliver, pues ni despierto puede uno en contra de tanto enano.

¡Es muy fuerte lo que digo, verdad? Y pese a ello me gustaría saber si, con motivo de lo avanzado y comprometido de las ideas políticas de este otro Cristo que de alguna manera yo soy, me viese o sintiese en la necesidad de intentar poner a salvo mi persona: ¿Se me concedería por vosotros "asilo humanitario", tal y como actualmente se lo ofrecéis a Edward Snowden?


Querido pueblo


Yo también preconizo el desarme bélico, total. Pero jamás el desarmar doctrinalmente al pueblo ni tampoco el desarme bélico al modo en que se pretende por los herederos de Chávez; pues ello supondría el volver a quedar indefensos ante más que posibles golpistas y no querer los medios para que podamos llegar a imponer ese desarme universal que preconizo. Desarme que pasaría por estar armados los pueblos del mundo (el pueblo universal que deberemos llegar a ser, en ese nuevo orden mundial que está por dilucidar si será fascista o realmente popular, cosa que dependerá de nuestra formación en la praxis política y voluntad de imponerlo), con armas de las más alta tecnología de uso personal; con que podernos defender como queda dicho e imponer, a nivel universal, el desarme de armas de destrucción masiva (químicas, biológicas, atómicas y toda la parafernalia de que se sirven para poder dirigir sus misiles sin prácticamente fallo alguno), previo al desarme total de que les hablo en anteriores trabajos de mi blog. El mundo entero todos a una, como en la "Fuenteovejuna" de Lope de Vega, para poder imponer dicho desarme y después y sólo después desarmarnos todos.