martes, 6 de agosto de 2013

La fiesta del asno


La crisis tardó demasiado en llegar
o al menos eso creo


Personalmente considero que tardó demasiado en llegar;
que quizá debería agudizarse y perdurar,
porque sufriendo en carne propia,
igual se humaniza la humanidad.

No se estaba construyendo con sentido social
ni se pensaba en que otro mundo es posible;
porque se nos ha configurado una mente mercantilista,
creo que muy difícil de cambiar.

¡Oh, Don Dinero; poderoso caballero:
Cuántas cosas se llegan a realizar por vos!

Quizá sufriendo en carne propia,
lo que como anti-quijotes permitimos para otros,
acabemos por asumir la tan cacareada unión popular,
a que tantos poetas hacen referencia (ser el pueblo unido).

Nos hemos convertido en seres acomodaticios,
en seres religiosa y medicamento dopados,
con un cerebro tan lleno de porquería,
que ya no sirve para cumplir sus funciones...
de pensar y ejecutar consecuentemente.

Y como estamos invalidados a tales efectos,
el pensar y ejecutar se lo encomendamos rei-te-ra-da-mente,
a quienes rei-te-ra-da-mente nos defraudan;
con un empecinamiento realmente admirable,
por la mayor parte de nosotros:

Yo sólo emití tres votos,
pero dos invalidados por sendas notas.

Ustedes no se corten y continúen así;
que antes o después volverá a haber elecciones.
No dejen ustedes de votar,
que es para quitarse el sombrero.

Y por favor no se olviden, que todos son populares,
pese a que no utilicen las mismas siglas.
Por lo que lo tienen ustedes fácil,
y no precisan pensar mucho, pues da igual a quienes voten.


Y ahora también yo me voy a leer el Quijote,
porque también a mí se me apetece reírme un poco,
después de cosas tan serias, que...
casi, casi, lagrimeo.

¡Ah!, mi dulce corazón,
Cuánto os quiere,
y qué poco me correspondéis, ¡Coño!


Y mientras que vosotros soléis reíros,
de la desventura o infortunio ajenos,
de los que son más débiles o desafortunados,
y no pensáis como Quijotes, Curros Jiménez, etc.;

La mayor parte de nuestros "políticos",
en el transcurso de sus más diversas lecturas del Quijote,
con toda seguridad piensan...
que nosotros somos más débiles,
y que nos van a pisar,
todas y cada una de las veces que se les apetezca;

Y que cuando no les resulte,
mediante el juego seudodemocrático,
lo harán golpeándonos.

Por lis-tontos.
Así que, o perdéis la tontería...
y cambiáis vuestras formas sociales;
¡oh! ¡A joderse toca!; ¡Compañeros!

Quedó bastante bien este trabajito: ¿No?